Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Mi tesoro cálido

Mi fino tesoro, ese que diviso a través de mis ojos, mis ojos espejo de lo vivido y lo no vivido.
No se que paso, no se qué fue de mí.
Mi alma fragmentada en diversas ruinas, no me permito encontrar un nuevo propósito, ese nuevo propósito que sustituya el viejo porque si lo hago ¿Seguiré siendo yo mismo entonces?
De donde vienen estos versos y prosas desconozco, mi corta vida se ha proyectado muy rápido y lo inesperado ha llegado para mí.

La soledad me conecta con mi y no estoy seguro de si es de mi agrado de lo que si estoy seguro es de que me encuentro en un momento en que mis raíces se tornan en polvos y mis propósitos se olvidan de mí.
El brillante tesoro que guardo en mi corazón, el hermoso precepto de proteger aquello que ya este perdido.
La vida de la moral en medio de la indiferencia y el odio de los rostros que chocan con tu alma mientras caminas.

Las voces en tu cabeza te llevan al momento en que podrás llorar, llorar por la angustia de no saber llegar a ese punto ideal en que tu mente ha de descansar y tus ideas serán tan solo una visión general.
De momento camina como un pobre niño, que a veces alcanza a ser escuchado por sus superiores.
De un triste tonto que todos dejaron pensando en sí mismos.

Una triste historia de una perturbación, del más feliz corazón y es dicen que el hombre más embellecido por la alegría de su vida es el que más sufre, cuando el mal le quita ese preciado, el brillante y puro tesoro de su corazón que hace rato ya perdió.

Ahora pasa sus días aferrándose a su poca fuerza, tratando de creer en que perdió la batalla, mas no la guerra.
Tratando de creer en el bien sobre el mal en la preciada libertad, sendero de un loco desquiciado aferrado a las cenizas.


Vosotros podéis encontrar el camino al sol, solo tenéis que encontrar el punto de inflexión que os dirá en que debéis creer. El cielo os espera al fin y la vida que tanto nosotros hemos de desear.

El viento sopla tenue y el loco no deja de cerrar los ojos en un mundo en el que te dicen debes abrirlos. Los sueños son la verdadera realidad, el mundo es la mentira y vuestra mente moldea lo que queráis.
Hoy amigos utópicos, hoy os invito a no rendiros y a seguir por ese bello camino de plata, ese hermoso mundo de fantasía, ese que al final nos llevará a la esencia misma que ni en tu mejor momento conocías.

El tesoro de tu alma, restaurado en una ilusión.


Cuando te veo mi reflejo de niñez recuerdo la belleza de correr por le verdes campos, las cristalinas aguas manantiales que un niño tiene en su mente.
El bello tesoro y la intensidad con la que majemos las cosas, la completa libertad de poder soñar.
Las personas nos aman y nos inspiran amar, quizá eso nunca debería cambiar, quizá deberíamos ayudarnos los unos a los otros con la inocencia con la que ayudamos aun niño, quizá así recuperaríamos esa magia, esa del amor del olvidado corazón.
4
2comentarios 52 lecturas prosapoetica karma: 62
  1. #1   Muy bueno gab describes perdida y nostalgia de una manera unica y entrañable magnifico
    votos: 1    karma: 33
  2. #2   #1 gracias por tu hermoso analisis y lectura.
    votos: 0    karma: 13