Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Pero era el final...

Pero era el final, lo reconozco,
tenía que acabar y concluir
con esa etapa agridulce.

Sequé las lágrimas y miré adelante, al infinito,
había que volver a la vida nuevamente,
y eso hice.

Empecé a caminar y hasta una canción, olvidada,
vino a mis labios, sin pensarlo.

Las piernas comenzaron a moverse despacio
y luego fueron cobrando velocidad,
como intentando recuperar
el tiempo perdido.

Los ojos se fijaron en un punto en la distancia
y creyeron ver allí un faro y una luz,
quizás distintas, y lejanas.

Cerré los ojos
y también abrí la puerta
del alma y la esperanza.

Rafael Sánchez Ortega ©
31/12/18

etiquetas: prosa, poética
5
sin comentarios 19 lecturas prosapoetica karma: 56