Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Tren de la ilusión

El niño corre descalzo, quiere alcanzar el tren de la ilusión, siempre ha soñado con convertirse en lo que los demás no desean.
El tren lo ha dejado porque ha llegado tarde, quizás no fue en el cual debía irse,
ese día sollozó y sollozó con ese sabor amargo de boca que queda,
cuando crees que vas a alcanzar un sueño que se ha perdido en ese tren, se fue sin clemencia alguna.
Él cree poder alcanzar el próximo tren de la ilusión, sentado en la estación vieja de aquel pueblo,
con los pies descalzos que no sienten dolor, no tanto como las lágrimas que a veces tiene que contener en su corazón.
¿Cuándo vendrá de nuevo el tren? --Se cuestiona con candidez.
Entonces ha preferido guardar sus sueños en una botella de cristal y quizá algún día pueda salir a errar en el tren de la ilusión, como mariposas que revolotean de alegría en el cielo.
3
sin comentarios 36 lecturas prosapoetica karma: 41