Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Viaje cruel y sin sentido, "fénix veinticinco".

He vuelto a soñar que esto tan solo era una mentira y que la realidad estaba en lo que soñaba.
¿Es esto un viaje que presumo no tiene final? Si miro a mi alrededor, todos los asientos están vacíos. Quizá este mundo es solo una obra de teatro sádica más.

Hace frío pero el sol está dando vida en la venta de enfrente. ¿Este interno invierno será permanente?
Siento que estás a mi lado en cada paso que doy aun sin estar andando, aun estando estancada en lo que pudimos ser y ya no va a suceder.

Mañana, el año pasado, fue el día más triste de toda mi vida. Como en esa escena de la película que más te ha marcado donde ocurre aquello tan inesperado y la música cesa. Un silencio aterrador sobrecoge la sala, nadie osa a pestañear. Y el silencio precede al "bum" de un trueno ensordecedor que nadie pone en tela de juicio. Acaba de ocurrir algo tan triste y traumático, que lo cambia todo, y que a nadie le sale llorar.

Te llevaste la mejor versión de mí y a veces me cuesta recobrar la conciencia. A veces me cuesta horrores reconocerme en el espejo, o detener las mareas contaminadas que siguen aporreando la puerta de mi corazón cada vez más débil. ¿Ganará la oscuridad, león? ¿Era esto lo que decías que escondía y tú tanto admirabas? Quizá estabas ciego. O quizá di la imagen equivocada.

etiquetas: amor, amistad, muerte, vida, sentido, introspección
3
sin comentarios 12 lecturas prosapoetica karma: 47