Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Agua dulcita

Mi madre me contó del río transparente que corría cerca de casa, de los peces que lo habitaban y la tranquilidad de sus aguas. Un río que conocí de otra forma; me invade la tristeza de descubrirlo ahora, me siento desafortuna de verlo así y a la vez desilusionada, abrumada, molesta.

Recuerdo los tiempos de mi infancia: los días soleados refrescantes, las tardes lluviosas jugando fuera y las noches de fútbol en la tierra. No había mayor peligro que rasparme la rodilla o mayor dolor que volarme la uña por correr descalza o temor más grande de que la pelota cayera en la casa del vecino quien había puesto un letrerito "nido de víboras"en la bodeguita de madera donde guardaba chatarra.

Adolescente caminaba desde la escuela a la casa, disfrutaba la tranquilidad de las calles mezclado con el bullicio de las aves volviendo a sus nidos porque el día ya terminaba y cruzaba ese río que no reflejaba nada.

Ahora todo es distinto, ni el cielo es el mismo, solitario, pareciera que las estrellas le han abandonado porque levanto en las noches la mirada y solo veo el abismo; no hay deseos a quien pedir pero insisto al firmamento aguardando a que una estrella me conceda un único anhelo; no regalos, ni riquezas, ni fama solo mirar una vez aquel río del que mamá hablaba.

etiquetas: anécdota, infancia, recuerdos
8
2comentarios 81 lecturas relato karma: 56
#1   Precioso poema
votos: 0    karma: 19
#2   #1 {0x1f603} es un privilegio compartirlo
votos: 0    karma: 18