Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Amantes

Me dejas me llamas me atrapas, no sabes lo que quieres; me llenas de incertidumbre y de espera porque yo tampoco se que quiero, eres como el agua que no tiene forma, llena cada espacio que le permiten llenar. Pero eso es lo que me molesta yo no sé si quiero que lo llenes, me da miedo acostumbrarme a esta necesidad que siento de tener tu piel en la mía de sentir tus manos atravesando mis sistemas y tus labios deseosos de que los míos ardan , temo recordarte cuando ya no te tenga y en ocasiones me alejo de esas emociones porque para mi no están permitidas, pero tu torbellino me arrastra hasta las profundidades de ti. Me da miedo que llegues a conocerme y descubras que no soy como creo ser.
En el silencio de la noche escucho tu respiración pongo mi mano en tu pecho y siento que toco tu corazón, ahora estoy más cerca de ti, estás indefenso a tus sentidos y yo sin saberlo indefensa a tu hombría porque no logró resistirme a la idea de estar siempre así contigo, en paz.
Escucho mis pensamientos no hay sonido que me ayuden a bloquearlos a estas horas de la noche, logro concentrarme mas en mi y me sorprendo con lo que me piden, quieren que este contigo que te descubra descubriéndome, pero tengo miedo porque sé que estoy viviendo un tiempo que no me pertenece una almohada que no me corresponde.
Me quedo en silencio, sin querer las palabras salen de mis labios, ! déjame tenerte cuando te pierda porque puede que aún habiéndote perdido te deje tenerme!.
Se que el momento de decir adiós se acerca, lo siento, cada día es uno menos que tengo a tu lado, no quiero saber el tiempo, tampoco quiero que transcurra aunque se que es inevitable me gusta creer que no lo hace, no quiero hacerme preguntas de las cuales ya se las respuestas, solo me quedan las palabras no dichas.
Despiertas, volteas y me miras, pones tus labios en los míos, voy sintiendo como cada parte de mi cuerpo está unido a ti, mi respiración se funde con la tuya y se acelera mientras siento que te deseo, me ves fijamente y tus manos sostienen mi cabeza, entonces comprendo que no es necesario decir nada, nuestra piel habla por nosotros, me besas y me estremezco, te dejo hacer lo que quieres porque todo lo que haces me llena, te abrazo y es como si no fuera suficiente, tus manos exploran mi cuerpo con paciencia y poco a poco deseo mas que me hagas tuya, me aferro a ti y te susurro al oído lo que quiero, basta de calma, todo ocurre rápido me encuentro desnuda indefensa y feliz.
Intentas apagar la luz que quedó prendida, te levantas a cerrar las cortinas también pero no te lo permito quiero ver todo y quiero que me veas, que me mires como solo tu puedes, por momento te detienes observas callado y me sostienes, y sin palabras ni preámbulos me penetras, estalló en sensaciones que no creía posibles, me siento viva, siento un fuego que se que es difícil de apagar, nuestros cuerpos forman uno y juegas con mis piernas como si se tratara de una muñeca y yo solo te observo, me encanta lo que haces conmigo, me encantan tus labios tu lengua como me haces mujer, siento cada embestida y con ella creo que estamos más unidos, me coges me aprietas las nalgas y me dejas sin aliento, te siento ahora en todo tu esplendor, y quiero que veas la puta que llevo dentro, quiero que veas lo que soy, tomo tu mano y trago tu dedo entero, lo acaricio con mi lengua como a un caramelo, quiero que me sientas, mis uñas quieren rasgar toda tu piel tu inmensa espalda, pero no me das oportunidad tus labios se apoderan de mi cuello inmovilizando mi cuerpo mis senos se erizan en el acto y no puedo evitar querer sentirte más adentro, no quiero dominarte se que no es una guerra para ver quien es el mejor, mas bien es como un tango. Tanto deseo acumulado y sensaciones me dan miedo porque de pronto siendo tuya me dan ganas de decirte lo que siento, pero al final nunca me atrevo.
Concluyes observando mis ojos, mis pupilas están dilatadas por tanto placer y te gusta saberlo, nuestros ojos se pierden en el ajeno y me pregunto ¿qué estarás pensando?, me sostienes fuerte y nos quedamos en silencio largo rato aunque no lo notamos porque nos sentimos bien, sencillamente bien, mis manos se dedican a acariciarte y mi respiración choca contra tu pecho.
No se que es lo que siento por ti, si te quiero solo o ya te amo, tampoco se lo que sientes por mi, pero, ¿ que importa ahora?.
7
4comentarios 59 lecturas relato karma: 40
#1   bello poema
votos: 1    karma: 23
#2   #1 muchas gracias
votos: 0    karma: 6
#3   Se que el momento de decir adiós se acerca, lo siento...
Exquisito, deja esa intriga al final con esas interrogantes.
Felicitaciones.
votos: 1    karma: 19
#4   #3 muchas gracias que bueno que lo disfruto.
votos: 1    karma: 17