Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Antón Chéjov y Oscar Wilde

En algún café de Moscú.

Chéjov. -¡Buenas noches caballero!
Wilde. -¡Buenas noches!
Chéjov. -¿Vodka o café?
Wilde. -Café por favor. Gracias.
Chéjov.- ¿Cuándo llegó a la ciudad?
Wilde. - Hace un par de horas.
Chéjov.- En su carta me habló de un nuevo proyecto.
Wilde. - Si, recién lo terminé es una obra de teatro: “Marido Ideal”.
Chéjov.- (Pensativo). La idealización es la materia prima de todo escritor sólo tiene vida en unas cuantas páginas. (Sonríe).
Wilde. (Sonríe). - En Irlanda se habla de sus obras con gran interés de su carrera como dramaturgo, me alegra saber que compartimos la misma pasión por el teatro. Creo que si la importancia de usted es fundamental para el teatro contemporáneo no es menor la decisiva influencia que han ejercido sus cuentos.
Chéjov.- ¡Son exageraciones señor Wilde! (sonríe). - Lo que hago básicamente es plasmar la visión pesimista del hombre y de la sociedad con ciertos dejos de ironía y un sutil sentido del humor. El hombre, señor Wilde es pesimista por naturaleza una condición inalterable.
Wilde.- Insoslayable, diría. Observo que en la medida que logra su objetivo acrecienta su descontento consigo mismo y el mundo, es contradictorio.
Chéjov. -¡La eterna querella por la excelencia! (sonríe).
Wilde. - No es descabellado pero obviamos las cosas que a simple vista parecen superficiales son las que más importancia tienen, todo por buscar una perfección ilusoria.
Chéjov. - El teatro la hace realidad, en su caso, sus obras gozan de gran aceptación entre el público y la crítica por la elegancia de su estilo como por las reflexiones sobre el arte y la vida, principalmente por ese singular autenticismo de la que sus creaciones están impresas.
Wilde. - Honor que sus palabras me hacen (sonríe). Tengo entendido que siempre estuvo ligado al Teatro de Arte de Moscú un verdadero privilegio estar en un recinto donde no solo se han escenificado grandes joyas también la majestuosidad de sus instalaciones, considerado entre los mejores de Europa.
Chéjov. -Tuve la oportunidad de colaborar con el maestro Stanislavski. Allí se estrenaron mis principales piezas. Señor Wilde, ¿Cómo califica sus obras?
Wilde. - Ingeniosas y paradójicas (sonríe), con profunda crítica social, una inusitada ambientación burguesa y, algo que las caracteriza, su intricada trama.
Chéjov. - ¡Vaya! Teatro burgués (risas). En cambio en mi obra “El Jardín de los Cerezos” planteo el desplazamiento de la nobleza terrateniente por la nueva burguesía.
Wilde. - El teatro es visionario ¿no cree?
Chéjov. - Y excéntrico en otros casos, transmisores de caóticas experiencias humanas.
Wilde. - ¡Admiro su obra! su mayor peculiaridad es su minucioso estudio de la naturaleza humana a través del dialogo, y por la maravillosa creación de ambientes. De sus obras recuerdo en especial “La Gaviota”, la describo como una metáfora de la libertad individual cercenada tristemente por la presión social.
Chéjov._ Veo que está muy familiarizado con mis creaciones (sonríe). Con las suyas también lo estoy. Principalmente con “Salomé”, recrea de manera formidable un episodio bíblico muy conocido y controversial, gracias a mentes estrechas fue prohibida por considerarse obscena y escandalosa, como si el arte fuera algo de lo que debemos avergonzarnos por determinadas maneras de concebir una idea y exteriorizar una inquietud, tocando puntos que afectan la moral de quienes no poseen ningún sentido estético y artístico.
Wilde. - La moral señor Chéjov es un espejismo. Un tratado filosófico y no una condición sine qua non.
Chéjov. - (Sonríe). Es usted un caballero de amplio sentido, Irlanda debe sentir orgullo al saberse representada por lo más granado del intelecto de su tiempo. ¡Salute señor Wilde!
Wilde. - Y Rusia por la modernidad desplegada en sus obras que lo convierten en el dramaturgo de mejor talante y, lo sitúa entre los más grandes cultivadores del cuento moderno. ¡Salute maestro!

El invierno arreciaba en la ciudad.

Yaneth Hernández
Venezuela
Derechos reservados.
17
11comentarios 219 lecturas relato karma: 64
#1   Me encantan tus lecturas, es fantástico e instructivo el diálogo entre dos grandes dejando huellas filosóficas para reflexionar sobre la ética y moralidad y los límites que nos imponemos o nos imponen el poder, la religión, etc.... Gracias por compartir estas joyas!!!!
votos: 0    karma: 20
#2   #1 Gracias mi querida Minada por tu valiosa compañía. Saludos.
votos: 0    karma: 20
#3   De estar vivos Anton y Óscar hoy en día, serían parte de esta comunidad. Me ha encantado la sobrepocisión de los hechos, muy acertado.
votos: 0    karma: 20
#4   Buenisimos!!
votos: 0    karma: 7
#5   Magistral relato querída Yaneth. Me ha transportado a ese café y he sido testigo de esa genial conversación. Muy bien dirigida en sus pautas y mantenimiento siempre el mismo tono. Me ha encantado leerte de nuevo y saber que ya estás de vuelta en casa. Un abrazo enorme {0x2665}{0x1f618} {0x2665}{0x1f339} {0x2665}{0x1f618}
votos: 0    karma: 20
#6   Miy bonito relato Yaneth
votos: 0    karma: 15
#7   Interesante conversación entre dos grandes. Muy bien.
votos: 0    karma: 20
#8   Fascinante relató Yan que gusto volver a leerte bienvenida de regreso
votos: 0    karma: 20
#9   bonito tu diálogo
votos: 0    karma: 17
#10   Wow! Qué díalogo fenomenal y tan ilustrativo. Se.aprende algo, se aprende mucho a través de tus creaciones como estás.

Siempre mi admiración!
votos: 0    karma: 19
#11   Me alegra enormemente verte de nuevo y poder leer tus letras. Espero que tengas buena salud y fuerzas en este drama que nos ha tocado vivir. Te deseo lo mejor querida Yanet. Un fuerte abrazo y mucha salud
votos: 0    karma: 20