Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Aquella Tarde Parte 2

Quiero que nos den la 1, las 2, las 3, y las 4 y nos sorprenda la luna desnudos, no importa lo que digan solo me importa que la quiero y la quiero bonito quiero que sea la muerte la que me separe de usted y no la costumbre o el papel del divorcio.
Quiero que este amor sea infinito mientras dure, y que sea como flama del fuego del olimpo que la custodie cupido con las ganas que solo un Dios griego tiene.
Todo esto lo dice Cheo buscando la forma de desahogarse sin tenerla en frente porque cuando la tiene de frente su corazón late como un ferrocarril sin frenos y a toda marcha, su amor por maga es una cosa que ni él puede explicar, ojalá pueda maga corresponder a ese amor que es platónico.
Pasado el tiempo, Cheo, viendo las redes sociales, ve que su amaba Maga público un poema dedicado a Venezuela, pasando obviamente por esta situación tan complicada y compleja donde el país se cae a pedazos pero nada se sigue adelante.
Pero como les comentaba, aquel Cheo más enamorado que nunca viendo las redes sociales ve que Maga, su profesora, publico esto:
“Para ti Venezuela: Si te pierdo y tú me pierdes.-
Donde tus alas se quiebran,
que la sangre te lave.
Si tu frente es saliva
Que tu valentía la salve.
Tu cielo se corona
con espinas destelladas,
porque mañana de 8 estrellas,
una será desterrada.
Serán 7 tus sonrisas,
desnudando el musgo de El Ávila
No será roja la tarde,
será verde Roraima.
La primavera ensangrentada
traerá un otoño en calma,
Cuando pasen a ser deudos,
quienes la zurcen con balas.
Julio y Abril serán el velo
de la novia democracia,
como siempre replica su historia,
como siempre en sus proclamas.
El libro y la palabra,
dividirán en dos las armas,
cuando la bota huya del voto,
como el Monagato en su desgracia.
Si tu vientre engendra hombres
¿por qué empeñas nuestra flama?,
¿Por qué traes agua obscura,
de aquella costa malvada?
Si te pierdo y tú me pierdes,
no nos llamemos desgracia,
Llámame a tu pecho herido,
para contemplar juntos el alba.
Si te pierdo y tú me pierdes,
que Táchira te encuentre donde se extravió Caracas,
junto al trono vencedor de la juventud libertaria.
No me olvides, no te olvido; lame con bríos tus llagas.
Diagonal a la Plaza Bolívar,
la justicia ha sido ultrajada,
como llora La Pastora, como llora la balanza,
como caen perlas negras en las togas coloradas.
Levantad tu voz bravía, antes del noveno mes,
No cruces descalzo el río, por quien te partió en tres.
No temas al gas que asoma la tiranía al perder,
que esos pechos hoy quebrados, vistan de nuevo tus pies.
Cuando aclare nunca olvides, que será al séptimo mes,
que la patria mártir que hoy eres, besará el cielo otra vez;
la sangre que hoy bebes con miedo, pintará tus labios de nuez,
y tus aguas y montañas verán el verde oliva palidecer.
Si te pierdo y tú me pierdes, prometámonos desde ya,
por esas almas hoy caídas, por toda la atrocidad,
que será hermoso el encuentro desde la Universidad,
que curarás la dignidad herida y que de tus fauces brotarán,
nuevos aires, nueva raza, que nunca los olvidará”.-
Cheo al leer eso se enamoró más, y si pensarlo dos veces con ganas de un ferrocarril desenfrenado decidió escribirle un correo, ya que no la había visto en semanas y le escribió esto:
Aquel correo iniciaba:
Hola,
La verdad no sé por dónde empezar, incluso me parece ridículo que le escriba por esta vía, pero me he quedado pasmado con el poema que escribió ayer. ! De donde salió usted ¡ que escribe tan bello, que pluma tan fina, que todo, porque hasta bella es. Perdón que se lo diga pero si no lo hago dejo ser yo. Que belleza lo que escribe, no quiero imaginar lo que escribe como analgésico del alma, porque supongo que cuando le duele el alma, por las razones que sea, escribe, y dan ese fresquito que hace que baje la angustia y baje el dolor. Pero que hermoso lo que escribió ya la admiro como profesora, y no se había dicho, porque usted debe pensar que soy hater que nada le gusta y que todo lo critica, pero la verdad es que me ha dejado con la boca abierta, y ahora la admiro más y desde lo genuino y puro de ese sentimiento llamado admiración. Y le confieso que ha sido la única profesora con la que me lanzo de loco, porque solo un loco, como yo, hace esto, de escribirle.
Otra cosa que le quiero decir es que esto está por terminar, me refiero al año académico, y esto que le voy a escribir, sonará a locura, y nefasto. O bueno no sé, pero me va a ser falta, la voy a extrañar, cuando esto acabe, sin duda que aprendí con usted, pero con lo que me quedo, es que jamás pensé que hubiera o existiera una profesora como usted, Tan fuera de lo común, que no cree en el matrimonio, que no cree en Dios, y que le Sabe a casabe el status quo. No baja línea y eso es admirable también, tantas cosas que decirle que me quedo corto y algunas he decírselas en persona, porque esto de correo es como cartas del siglo pasado, pero en digital.
Para finalizar: Me declaro fans número 1 suyo, militante de su belleza y centinela de su ser. La verdad es que si el destino existe, usted es muestra de que es cierto, porque han sido la bofetada que más me he disfrutado al pensar que no existía una mujer como usted, pero primero como docente, como usted, que haga lo que usted hace. Y sobre todo, es bella. Me encantó este semestre lo mejor de lo que mi año ha sido, porque he confesarle que este no fue mi año, mi año lo encajo perfectamente en la película Relatos Salvajes. (Ojalá pueda contarle es para reír y llorar) pero bueno. Finalizo pidiendo disculpas de antemano si le molesto algo de lo que escribí, y si fue así, pido perdón.
Pero sentía la necesidad de decirle lo tronco de mujer que es, y que es única es su especie, y que se ha ganada mi admiración desde lo más profundo de mi corazón.
Luego de escribirles esas palabras a la Maga, Cheo se sintió liberado, no lo dijo todo, obviamente, pero la angustia lo acobijo de nuevo y ya no pensaba en que le diría sino que le respondería y aquello lo llenos de ansias pero luego se sereno y se dijo: bueno viejo, ya a lo hecho pecho, asumir como un varón. Pasadas las horas a eso de las 8 o 9 de la noche reviso el correo, para revisar una información vio que Maga le había respondido, y entonces al ver el correo ahí de ella un frio le recorrió el espinazo luego le dio clic y comenzó a leer:
Estimado Cheo.
Aprecio mucho tu coraje al dirigir esas líneas, inmerecidas, sin lugar a dudas. No te mentiré, es un atrevimiento, ciertamente, pero comprendo que la juventud nos lleva a ratos a hacer cosas como éstas.
No tengo nada extraordinario. Los años y la madurez nos dan confianza y nos permiten ser abierto, valoro mucho eso, la franqueza y la sencillez, porque sin ellas hay poco espacio para el conocimiento: el “no sé”, es el GPS de los grandes descubrimientos. En cuanto a tu ”admiración”, creo despierto eso en ti, porque has vivido poco y ahora es que comenzarás a transitar por trozos maltrechos de esta carretera llamada “vida”. Si conocieras a mis amigas, algunas muy mayores otras contemporáneas, quedarías fascinado; mujeres aún más completas y menos complejas que yo. La madurez Arcángel y el paso de los años, es solo eso, de allí que lo que percibas medianamente diferente, te atraerá.
En cuanto a la "belleza", qué te puedo decir, imagino te refieres a mis episodios de apertura intelectual con ustedes y a los pequeños chispazos de mis experiencias profesionales y personales compartidas con tu curso. Si te refieres a la física, me abstengo de opinar, pues soy tu Profesora y resulta inapropiado hacer balances o pesquisas al respecto, solo recato el hecho de que, a diferencia de ti, pronto me haré mayor mientras que tú estás por comenzar una vida hermosa, en la que mujeres de tu edad te mostrarán defectos tan geniales, que te prendarán. Es mi promesa.
Ha sido un placer haber compartido con tu curso este año. Ser tu profesora me llena de orgullo y aviva mi Fe en el mañana. Te felicito por tu ímpetu, tu hidalguía para hacer oposición a las corrientes, tu anhelo vanguardista, tu nivel de cultura, la forma en que te cultivas (bravo por eso) y la confianza que tienes en ti. Sé que serás el orgullo de La Vega, más temprano que tarde y, espero Dios me dé algunos años más de vida, para verte realizado en algún pasillo de un Tribunal o en alguna plaza, agitando masas con tu verbo incendiario.
3
sin comentarios 34 lecturas relato karma: 17