Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Batalla: mente y corazón

Parte 1.

-¡Qué disputa llevan ambos una vez más!
Afirmó la oscuridad acompañada de la luna y de la estrellas. La luna observaba el inicio que desencadenó la gran guerra, mientras que las estrellas se preguntaron unas a otras el motivo de tal disputa. Finamente, lograron deducir el desencadenante:
- ¡El Amor!
Gritaron todas.


Parte 2.

Dos ancianos sentados en un prado bajo el sol primaveral conversaban sobre el sentido del amor y por qué una cosa tan hermosa puede llevar a su alrededor tanto dolor. El anciano de nombre Román lanzó una reflexión muy próxima a la verdad.

-El amor hay que regarlo. Es como un fruto que nace en el jardín de la infancia. La semilla está puesta en la tierra fértil antes de que lleguemos para cuidarlo, pero depende de nosotros para que crezca fuerte y así dure toda una existencia mortal. También es importante que nazca suave para sentir la ternura en cada beso, en cada abrazo, en cada saludo y en cada despedida.

-Está bien Román dijo Eurelio, pero ¿cómo se cuidada algo así?

-Como bien sabrás Eurelio, la planta necesita de calor. Es cierto que a veces el sol no ayuda. Sin embargo, debemos de producir ese calor nosotros mismos, arropando a la semilla, dándole cobijo. El mejor abono, sin duda, son los mimos y los detalles. No me refiero a detalles materiales, sino a los que salen del corazón. Un cómo estás en esos días de piedra, un te ayudo en algo o un simple te quiero que nazca del epicentro del corazón es suficiente. En definitiva, hay que dialogar y preocuparse en todo momento para que no haya problemas durante su maduración.

- Me ha quedado muy claro Román, no obstante, se me escapa algo que quizá a mucha gente se le escape también. Si logramos cuidar esa semilla, no habrá apenas problemas. Pero ¿y si no?
- entonces se iniciará la gran disputa de la que mucha gente habla. La batalla entre mente y corazón, es decir, se producirá un desequilibrio emocional.
- ¡Entiendo!

CONTINUARÁ…
2
1comentarios 38 lecturas relato karma: 26
#1   Muy curioso el poema dialogado.
Saludos.
votos: 1    karma: 22