Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Celestial

Ese abismo infinito.
Inmensurable.
Donde se separan las aguas de las aguas y renace la plenitud de ese cielo fastuoso.
Se abren las puertas del firmamento ante el destello de una luz que emana de lo alto.
Se escucha el estruendo de una voz resplandeciente,
Sublime,
que señorea.
Que resplandece en todo lo que hay debajo del sol.

Y desde allí;
Desde lo alto
Te descubres con una esplendorosa sonrisa.
En la escultura de tu obra tan perfecta,
Divina,
Celestial.

Es en esa poesía delirante donde quisiera con ambas manos tocar el cielo.
Con sus azules matizados,
desde el más claro hasta el más oscuro,
que se abriga con la noche fría,
revestida de estrellas fugaces que adornan el espacio infinito,
donde las pinceladas del maestro se gozan en la creación del todo.

Allí,
acostado sobre esa grama,
desnudo como en el principio.
Sintiendo la fragancia de la vida.
Se despierta en mí esas ansias inmensurables de sentir el cielo allí.
Deseando que se abra esa ardorosa inspiración que se involucra con las estrofas de la vida.

Azul inmensurable
Inmenso como el mar.
Majestuoso ante mis ojos.
En la sonrisa del creador.

Cielo.
Azul.
Vida.
Majestuoso.
Celestial.
11
1comentarios 41 lecturas relato karma: 80
#1   Es un poema que dicta muy bien lo celestial y la divinidad sin duda es un buen poema
votos: 0    karma: 20