Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

ME HALLO EN SILENCIOS, "fénix veinte".

Me hallo en el constante silencio que sobrecoge al anciano ya preparado para marcharse. El silencio que, sin embargo, precede a una tormenta que más que destruir, limpia las calles y las almas que las habitan, aun sin saberlo.
El silencio que llenó nuestros corazones en aquel altar, sabiendo que el ángel que acababa de pasar, no estaba de paso en absoluto: te quedas.

Me hallo en el silencio aterrador que acongoja al amante que observa desde lejos cómo un pedazo de su alma se desvanece cuanto más se aleja de su otra mitad. Quizá soy demasiado romántica, quizá es exactamente ese rasgo lo que me hizo, en su día, comenzar a escribir.

Me hallo en el inefable silencio que no duele, sino que intenta ofrecer un poco de paz tras los miles de pensamientos ruidosos que me asolan en la cabeza sin cesar. Mirando por la ventana, intento que no me caiga una lágrima, porque estoy siendo paciente, te prometo que lo estoy intentando. Estoy siendo paciente y estoy intentando convencer a la esperanza que me queda, que conmigo se quede.

Me hallo en el silencio que atormenta a quienes no saben lo que es mirarse al espejo y, aguantando la congoja afónica, se dicen a sí mismos para intentar que no le flaqueen las rodillas y rendirse: "Yo puedo, maldita sea. Yo puedo sacar algo bueno... de esta pena que me ahoga.". Porque las personas que no se han mirado al espejo intentando encontrar en él a la persona que deben forzarse a ser para sobreponerse al desastre, no van a entender ninguno de mis escritos.

Porque me hallo en el casi irónico silencio de quien ha amado y ha perdido. A quien le ha sido dado el don de la intensidad, y no le avisaron que sería en todos los sentidos.
Así que me hallo sentada, sola, aquí frente a este invierno ya casi sempiterno, intentando hacerme ver que lo que me hace estar tan terriblemente desgastada y casi desesperanzada con la vida, es lo que contradictoriamente me demuestra que estoy viva: la vida aún no ha conseguido arrebatarme lo mejor y peor de mí, que mientras tenga amor para ofrecer y pérdidas que me destrocen, estaré ganando esta batalla.

etiquetas: reflexión, introspección, superación
4
sin comentarios 44 lecturas relato karma: 48