Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Mañana es otro día

Con la confusión que queda en los sentidos
después de un par de botellas de ron,
allí esta, frente a mí, su cuerpo desnudo, tambaleante y zigzagueante,
escucho su risa picara y tímida que hace eco en la alcoba
trato de bajar mi pantalón, tropiezo y caigo,
su risa se convierte en carcajada con gracia alocada,
trata de ayudarme y no puede,
sus brazos parecen que le pesan y sus manos tiemblan,
el ron hace su efecto en todos los aspectos,
risas y más risas de los dos dispuestos a encontrarnos en la intimidad,
los dos en el piso intentando encontrar la cama,
toco su cuerpo, ella el mío, jugamos, reímos,
su lengua parece mágica al enredarse en mi vástago,
su aroma impregna mi cuerpo, su sudor con el mío mojan las sabanas,
sus besos no tienen fin, su respiración se acelera con brincos entre cortados,
su cuerpo sobre el mío, logro encajar mi deseo en el suyo,
tiembla, se retuerce sobre mi como como pez arponeado,
mis mano hacen de las suyas tocando cada rincón de su cuerpo,
el ron no perdona,
las risas son ahora vacilante, ya no se sienten,
trato de zafarme, su cuerpo me asfixia,
las risas parecen zumbidos de abejorro
no tengo fuerzas, todo me da vuelta,
el sueño me vence,
no siento su respiración,
trato de hablarle, mi lengua enredada no deja soltar palabras,
su cuerpo gélido no logro mover,
Morfeo me llama a encontrarme entre sus brazos,
no logro contener la tentación de cerrar los ojos,
trato de luchar con él, con ella, no puedo,
quedo dormido bajo su cuerpo extinto,
quien fue mía sólo por una vez, ha expirado sobre mi sin yo saberlo.
Mañana es otro día.

etiquetas: amor, erotismo, ron, muerte
4
1comentarios 51 lecturas relato karma: 37
#1   ...El ron enciende las ganas, pero apaga el fuego... y mata al placer.
Saludos.
votos: 1    karma: 22