Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Metro

Salía de mi trabajo una noche, mi turno es nocturno, pero al menos consigo el último tren del metro para volver a casa...
Una vez dentro de la estación esperaba su llegada, había tres o cuatro personas esperando el vagón también, en el fondo me aliviaba un poco eso por la precaución a los asaltos que se sufren a tales horas.
Después de un largo rato de esperar el tren comenzaba a preocuparme, pensé en que quizá ya no pasaría ninguno y tendría que caminar hasta mi hogar, en medio de dichos pensamientos noto que las personas que habitaban el metro hace instantes ya no están, no explicaba como desaparecieron de un instante a otro... Bueno, quizá estaba muy distraído en mis pensamientos, decidí salir de ahí para dirigirme a pié a casa, pero el cancel de la entrada se hayaba cerrado y a candado visto digería la idea de que me quedé encerrado allí, tan tarde, cansado y confundido. El pánico que se intentaba apoderar fue interrumpido por algo que muy en el fondo me inquietaba más... El sonido del metro llegar, me dirigí a revisar y ahí estaba, parado, con las puertas abiertas como una parada común y corriente, después de un largo momento, por la desidia de entrar o no, la puerta no cerraba, se sentía casi como si me estuviera esperando...
Depronto la voz de, lo que parecía ser el chófer por el uniforme que traía puesto, me dice que suba, que aún es el último recorrido, confiado por el estrés que antes manejé decidí entrar, me senté en un asiento y el chófer volvió a los controles... Razonando toda la situación anterior el escepticismo se presentó, "Quizá sólo cerraron por precaución o algo así." "Puede ser que hubo un percance y por eso el tren tardó más de lo normal. " Pensaba... Mientras miraba por la ventana, de esas veces en que sólo ves las luces del túnel pasar, de un instante a otro ocurrió algo raro... Ya no había ninguna luz, todo afuera comenzó a tornarse oscuro, de nuevo me intentaba convencer de que quizá esa parte del túnel falta iluminarse, etc. Pero comenzaba a sofocarme mirar allá afuera, era como si la iluminación que emitía el propio vagón no pudiera penetrar la obscuridad que había... Sorpresivamente el tren se detuvo y se hizo más grande el terror que comenzaba a sentir al escuchar el motor apagarse y saber que ya no se movía en medio de esa pesadilla.
Asustado me levanté del asiento y corrí apresurado de vagón en vagón hasta la cabina del conductor para preguntar porque había parado la máquina y de cierta forma para calmarme y estar acompañado... Al llegar a la cabina, asomé mi vista por la ventanilla, no podía ver nada, la ventanilla estaba cubierta de una extraña sustancia desde el otro lado, toqué repetidas veces a la puerta y nada ocurría, desesperado y nervioso entre allí... Arrepentido estuve de haber hecho eso, la cabina lucía sucia, oxidada, el olor era insoportable, y era espantoso que en algunas partes de la misma había trozos de piel pegada a las paredes, piel que palpitaba y se movía... Cerré la puerta de inmediato, el horror ya no podía ser mayor, eso creía cuando veo que desde el último vagón del tren las luces empezaron a apagarse, una por una, acercándose, el pánico ya no cabía en mí, era tanto que cuando intenté gritar me faltaba el aire... Y todo se apagó... Mi vista era nula y la presión era enorme, totalmente perturbado escucho como algo va abriendo las puertas de cada pasillo, acercandose lentamente, en mi desesperación rascaba la lámina tratando de salir y cuando escuché que la puerta del vagón donde me hayaba abrió abrí los ojos y estaba en la estación del metro esperadolo, corrí lo más rápido que pude a la salida y cuando llegué se hayaba cerrada con candado, estaba en shock, cuando depronto... Escuché el sonido del metro llegar...

etiquetas: terror
4
sin comentarios 59 lecturas relato karma: 33