Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La navidad de Juanito (Cuento)

Juanito era un niño de diez años, que trabajaba para poder vivir, como todos los días bajaba desde arriba, desde el cerro San Cosme, allá en Lima, para poder sus caramelos, pues así ayudaba su madre que había sido abandonada por su padre y también a sus cinco hermanitos pequeños. Le gustaba vender por en el centro de la ciudad, especialmente por el Jirón de la Unión, pues allí habían muchos centros comerciales y mucha afluencia de gente y podría tener más ventas: ¡Caramelos de eucalipto para la garganta¡¡Caramelos a cinco por cincuenta céntimos¡
Ese día, era un día especia,l era la víspera de Navidad y Juanito debería quedarse más tarde trabajando. Estaba muy cansado pero se decía así mismo para darse valor. "Estoy cansado pero debo seguir trabajando para llevar algo para mi madrecita por navidad, pues se la pasa la vida lavando ropa para otros, y no le alcanzará para la cena de navidad".
De pronto, ve en unos escaparates muy grandes mucho arbolitos de navidad, muy asombrado, pues nunca ha tenido uno, se queda a admirarlos largo rato y luego al seguir recorriendo las calles con sus caramelos, ve mucha gente que entra y sale de centros comerciales cargados de muchos regalos, ropa y juguetes que muchos niños llevan en sus manos y se pone a pensar muy nostálgico: "Cuánta gente comprando tantas cosas, desesperadas entran y salen de las tiendas, quién como ellos que tienen para comprarse juguetes y ropa, a mí no me alcanzará para comprar zapatos a mis hermanos, ni un juguetes, pues si le compro a uno los demás querrán y no estamos para eso, tenemos que pagar la luz y ahorrar para comprar el agua. Algún día seré grande y trabajaré más y compararé juguetes a mis hermanos, que nunca tienen juguetes por navidad, por ahora solo chocolate y un panetón barato. Y como siempre luego de las doce a dormir, pues no hay para más. Yo me volveré a trabajar luego que ellos se duerman, pues en navidad aunque sea, la gente me compra un poco más de caramelos, y hay que aprovechar, ay, ¿y el hambre? yo pensando en mis hermanos y mi madre y por trabajar tanto ya me olvidé de comer y mejor ya no veo tantas vitrinas, pues me antoja las deliciosas comidas que come la gente que tiene plata, en estos restaurantes. Yo no tengo ni padre. Pero tengo que ser muy fuerte y no debo llorar, aunque tenga muchas ganas ahora". Soy el hombre de la casa y bebo trabajar: ¡Caramelos de menta para la garganta¡ ¡Caramelos¡...

*Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú- Derechos reservados
6
2comentarios 70 lecturas relato karma: 65
#1   Que cruda realidad plasmada en tu cuento, amiga Edith...cuanto dieramos porque el dolor, el trabajo infantil, las desigualdades sociales no fueran el pan de cada día en nuestros países latinoamericanos. Abrazos sinceros.
votos: 0    karma: 12
#2   Gracias Carmi
votos: 0    karma: 20