Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

no quieren oír mis historias

A veces
no logro decirlo
por la variación del resto
veo sus rostros
y me señalan con su basto
conocimiento;
y me disipan las entrañas
con sus palabras charlatanas.
y me doy el gusto de odiar;
puro realismo sucio.
¡oh, Dios,
poner sobre las estrellas
a Bukowski el boxeador!
me caen bien los alemanes
sobre todo, aquellos que dirigen
curioso.
hoy es
Christian Thielemann,
dirigiendo la Sinfonía n°3 de Beethoven
el amante de Richard Strauss tocando para mí
y yo merodeo la agrietada ciudad por mí ventana
y detrás se siente el romanticismo Germánico renacer.
y Luis II de Baviera acosa a Wagner;
y Cósima los observa de lejos;
y la iglesia la custodia;
y el suavizado Barón
llora su partida
en silencio
por qué Wagner ha llegado a darle clases.
nació el romanticismo
y la aceptación, pero
trajo consigo el resentimiento.
el perdón desafinado
aunque
algunos lamentan su muerte
y continúan dirigiendo sus obras.
la historia del hombre es un romance.
¡oh, Barón Hans von Bülow
tienes mucho que enseñarme
aprendí a dejar ir
sin embargo
nunca a perdonar el silencio
ni de romper el silencio vanamente!
así que
¡lebewohl, mis aliados alemanes!
ya se ha hecho de noche
apenas los oigo
el ruido de la ciudad artificial
ha iniciado
los sin rostro emprendieron su placebo
y ellos no quieren oír mis historias.

etiquetas: reflexión
5
sin comentarios 49 lecturas relato karma: 47