Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

La norma, la palabra y el producto

Hoy hablaré de mi madre. Consciente de que en este fragmento, diré muy poco de lo mucho que se puede escribir de ella.
Era una asidua lectora,nos enseñó a leer antes de ir a la escuela. Al resplandor azafranado de una lámpara de querosen nos leía cuentos cada noche antes de dormir , de algún modo se las arregló para conservar una pequeña colección de cuentos latinoamericanos y un ejemplar del diccionario larousse ilustrado, al que ella apodaba «el gordo» ambas publicaciones muy ajetreado por los factores climáticos que se ensañan contra las precarias posesiones de los pobres, por tanto no ignoraba (por desconocimiento) las normas y protocolos donde rígidamente se desarrolla el lenguaje culto.
¿Su forma de hablar? su hablar era el propio de una mujer campesina nacida en el año 26 del siglo XX , con los modismos propios empleados en las faenas del campo, afines a su tiempo y a su contexto. Sin presunciones de ningún tipo,sin rebuscar en su Larusse (ilustrado) para hacerse pasar por erudita. La más atrevida de sus inmodestias , quizás recurrir a aliteraciones, (de vez en cuando) de una moraleja más que otra para enseñar las conductas a seguir. ! Pero sus manos¡ —sus manos tenían la virtud de curar el dolor— y reproducir formas y sabores. Era artista sin invocar las normas que encierran las artes, nos vestía con la misma normalidad de sus palabras y nos educó dentro de una actitud normalizada.
De los muchos productos que manaban de sus manos,obtuvimos el primer contacto con lo posible, de lo posible ascendió nuestra atención por la palabra y de la palabra, el equilibrio regulador de lo posible como remedio del producto

etiquetas: normas, palabras, producto, búsqueda
25
30comentarios 325 lecturas relato karma: 52