Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

On-Off

Mi amigo Hermes, desde pequeño, fue muy dichoso y agraciado. A eso contribuía su carácter e imborrable sonrisa. Buen conversador, sumaba a esa gracia, la facilidad de tener para cada ocasión un chiste oportuno capaz de despertar hilaridad en sus interlocutores. Le sobraban amistades de ambos sexos que se disputaban la oportunidad de compartir con él: <Me hace sentir bien>, solían decir todos. Entre las féminas, era considerado todo un galán, por la sutileza de sus requiebros; a todas les caía bien, pero ninguna lo tomaba en serio. El sufría que no creyeran en sus sentimientos cuando se los expresaba a alguna. <A veces quisiera ser diferente>, pensaba.
Cuando se enamoraba, se entregaba a fondo, pero siempre ocurría algo que echaba por tierra sus sueños. Así pasó con Amparo, la mujer más linda y codiciada por todos los hombres del barrio. Hermes la conquistó pacientemente, en secreto y con mucho trabajo, porque prácticamente era un imposible. Era la esposa del jefe de la policía. Ella lo instó a que buscará un lugar, lejos y reservado donde pudieran consumar el primer encuentro amoroso. El consiguió que un amigo le prestara la casa por dos días, porque aunque con Amparo estaría solo unas horas, requería ambientar con sublimidad el paraíso dónde el éxtasis fusionaría sus cuerpos.
—En este sobre esta la dirección y la llave, mi amor —dijo poniéndolo en sus manos y agregó — ¡Mañana al mediodía!
—Solo si se acabara el Mundo no fuera.
Con la ansiedad marcando los latidos de su corazón, Hermes degustaba un daiquirí a sorbos mientras escuchaba “The One Thing” de Michel Bolton. El reloj marcaba las 12. Desde la butaca en que estaba sentado, al sentir la llave en la cerradura de la puerta…, llenó sus pulmones de aire y se puso de pié con la mirada encendida por una felicidad que se apagó al instante. En la puerta, el marido de Amparo blandía en su mano la pistola.

@Saltamontes.
7
14comentarios 105 lecturas relato karma: 85
#1   Muy bueno, no había manera de que ese relato terminara de otra forma, relación que comienza mal termina mal, un abrazo afectuoso
votos: 0    karma: 19
 *   Varimar Varimar
#4   #1 Gracias, amigo.
Saludos.
votos: 0    karma: 19
#2   Qué lindo e interesante relato. Saludos poéticos.
votos: 0    karma: 20
#5   #2 Gracias por el comentario.
Saludos, amiga
votos: 0    karma: 19
#3   muy bueno
votos: 0    karma: 20
#6   #3 Gracias por la opinión.
Saludos.
votos: 0    karma: 19
#7   Qué buen relato!!! Me ha encantado. Saludos, compañero.
votos: 0    karma: 20
#8   #7 Gracias, Carmen
Me encanta que te encante.
Saludos.
votos: 0    karma: 19
#9   Aplaudo tu pluma Saltamontes. Saludos.
votos: 0    karma: 20
#10   #9 Gracias, Yaneth
Yo no me canso de apludir la tuya.
Un gran saludo.
votos: 0    karma: 19
#11   #9 Mi amigo Pedro te manda a decir que: él no tiene plumas, (plumas tienen los patos) él, escribe con el teclado ...jajajaj . Es broma!...espero no ofender. saludos.
votos: 0    karma: 20
#12   #11 Jajajajajaa.
Nunca me sentiría ofendido, amigo.
Saludos.
votos: 0    karma: 19
#13   Felicidades... preciosa narración...
votos: 0    karma: 20
#14   #13 Muchas gracias, Martín.
Saludos.
votos: 0    karma: 20