Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Reflexión

Antes solía pensar que éramos cómo medias naranjas, tuercas o tornillos que debíamos buscar a ese alguien que encaja con nosotros, pero a raíz de tanto tiempo transitado nos quedamos varados.

No nos damos el lujo de seguir por nuestra cuenta sino que siempre empeñados a tener ese algo a nuestro lado, ahora es más difícil querer salir de todo ya que estamos tan acostumbrados a ello.

Entras a tu casa, entras al instituto, entras a donde sea que te dirijas y ves a muchos saludarte, brindarte la mano en señal de apoyo pues no son más que víboras que se arrastran en busca de su propio beneficio sin importar cuántas cosas se lleven por su camino, sin ver los sentimientos, sin percatarse de las acciones mediocres que realizan mientras hurtan y dañan.

¿No crees que ya es suficiente de esto?
Ahora abres los ojos, ese rayo de luz que estaba a tu vista ya se ha apagado por completo y ahora estás aferrado a una minúscula gota de nada.

Cómo cuál rayo desapareces de la vida de cada ser, ahora ves por completo pues la luz que te ha había dejado cegado se ha disipado.
Todos están despertando, todos están viendo lo que realmente eres y no espabilas en tu mismo.
No has de preocuparte por nadie que no sea tu mismo, piensa antes en tu felicidad y si para obtenerla te alejas de todo enhorabuena al fin has avivado en lo que tenías que hacer hace ya un lapso enorme.

etiquetas: reflexión
5
sin comentarios 46 lecturas relato karma: 53