Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Testamento. (Mi poesía II)

Comencé a escribir, recibiendo inspiración, como todos; de la mirada de la chica del abrigo azul; del paisaje que rodeaba el colegio, mis críticas al perito de física; caligrafía adolescente y procaz, que no llenaría un cuaderno...

…Sin darme cuenta, me fui encontrando, afín al verso y las canciones de Joan Manuel Serrat, de Luis Eduardo Aute, de Joan Baez, de Bob Dylan, y de otros “músicos de mi generación” en especial cantautores que contaban sus propias experiencias, bien de forma romántica o llevadas con ritmo y brío a la canción protesta. Paralelo a esto, yo vivía en un ayer feliz con mi propia guitarra y una efervescente imaginación, que untaba de vez en cuando en tinta romántica, soñando con mi musa, como todo solitario trovador.

Pero ya enseguida, adentrándome en profundidad, confiado en la astucia de mis jóvenes años, a veces con timidez y otras con un cierto desenfado, comencé a firmar mis propias composiciones. Aun queda en mi memoria una desvanecida acuarela de todo aquello; de esas primeras vivencias interiores que uno ha tenido y que torpemente intenta reconstruir. Pero para hacerlo con dignidad, no todo consiste en invocar a la musa y esperar que la chispa encienda el corazón.

Mi poesía (II)

La poesía es tan huidiza y de nadie que ¿Quién con su áspera y torpe mano la pude dignamente acariciar?

No consiste todo en adquirir técnica, trazar rima, respetar la métrica para obtener nota; A veces hay que desdibujar el orden de las palabras para no expresar lo que el alma siente y así nacen espontáneamente en un papel cosas baladíes o presuntuosas frases, como decir que un poeta sincero no miente; la verdad es que todo poeta siente suyo todo lo que pone en la hoja, sin explicar que muchas veces la pluma, en lágrimas de su propia infelicidad moja.

Tampoco hay pintor de lirica en lienzo que consiga hilar fino en los versos. Poco a poco el genio de autor va viniendo a un papel blanco que de rima inocente preña; y con bouquet etiquetado sella, como un mimado vino de crianza, hecho a propio modo; romántica labor, que define aroma y olor, para que vaya cubriendo todo de tristeza, alegría o de dolor.

Eso sí, que la parsimonia del tiempo abandone el blog, en tanto avanza la noche y se detiene el reloj

Y finalmente, si una noche las musas no te escogen, ni te dan a probar elixir, tu estilo será volver a empezar, repetir y repetir. Y para apoyar con tesis acertada esto, y habiendo sido un tanto travieso, yo desde niño acostumbraba, pergeñar un verso, siempre inescrutable y carente de auto - consenso.

A veces buscando libertad de acción y expresión matemática selecta, se ha detenido a mi lado el universo, sol y luna en una actitud adversa.
Han pasado noches y días en un desfile de no rimas y palabras sin acierto, y yo de director de escena, sin orquesta, sin violines ni concierto.

Otras veces, han apagado las estrellas, y los sueños se han ido diluyendo en el ayer, se puede decir que vas viendo, que de angustia, alcanzas la inanición, y un nuevo principio en blanco, deja en suspenso tu valor, o mejor dicho, para que rime mejor con ayer, tu valer.

Ir entonces por tabaco al estanco, no parece en demasía error, ya que parece probado, que todo brebaje embrujado, incitara a sacar a flote, desde el fondo de una marmita, la dignidad del autor.

Mas si no hallan satisfacción, la estilográfica y su dueño, se van a la cama, vacía de tinta la una, y el otro cargado de sueño. Y no sintiendo el fracaso en extremo, pues pueden pretender despertar, y la obra maestra de su vida, de madrugada, ya escrita encontrar.

Ahora, ya de mayor, mi prolífico cerebro escritor, apenas se acerca a ese sin vivir frenético anterior, pues si tengo en cuenta el amor, que con parquedad frugal la ingrata pretensión de ser poeta me dio; ni soy de la poesía, ni ser suyo es mi fin, y ya para despedirme me atrevería a decir.

La poesía, persistentemente a mi alcoba, invitada, allá en mi primera boda, ni estuvo, ni estaba. Y ¿en mi cama? … si alguien cree ver un bulto, imagine un hada. Quién sabe si como en el cuento de la bella durmiente, mi cuerpo sigue frio, nada caliente, pero no esperando un beso, sino el aplauso de un gentío que me despierte.

Desconozco, hasta este momento, cual es su treta. No es la poesía en el presente mi meta; tras un divorcio de ella, que me dejó tirado, ya en el papel servilleta de un primer esbozo, o en el adolescente corazón de tiza aquel, pintado para siempre en la pared, y dentro dos iniciales; ahora me encuentro solo, subido en el foque de la vela mayor de un velero; eso sí, corsario bajel con vela de papel, estucado u offset que la tinta emborrona, no de cualquier cosa, en mi caso, si acaso, de prosa...

Sí, sigo escribiendo, pero sin pretensión de ser poeta. Como huérfanas de padre, navegan mis letras por el mar de la nada. Donde yo, como viejo piloto de ruda maña, guio siempre el barco hacia el recreo, aunque debo confesar que sin una voz de sirena, a babor o estribor, sufro, peno, lloro, muero. Por eso para ahuyentar la soledad, y evitar el naufragio, lanzo bengalas al cielo para atraer como público a los cometas, recitarles soliloquios, cantarles canciones, convencerles de que si ven a mi musa, la digan que vuelva, o que intenten hacer llegar al edén mis oraciones.

Sí, ese amor primero con las letras, fue para tanto, fue alianza de por vida, fue flechazo sin edad, promesa de eterna fidelidad, mil y un intentos de enlace nupcial, aun sin consumar. Y por eso, hacia aquella luz de aurora, siempre emergente, voy dirigiendo el timón. Escucho a veces cánticos que me llaman desde una isla envuelta en niebla y me quieren de esta ruta desviar. Pero mi estrella ha vuelto a ser ese sol brillante que al amanecer a todo navegante desorientado, guía.

De vez en cuando, la poesía, empecinada conmigo, aunque sea tímida, aparece subida a una ola, ceremoniosa, rebelde, intrépida, señorial, gaviota sola; que orgullosa de espíritu enarbola, la bandera de su idioma, esta hermosa lengua cervantina, que tanta prosa lírica y riqueza poética atesora.

etiquetas: mi, poesía ii
18
20comentarios 127 lecturas relato karma: 72
#1   Solo puedo extender mi reconocimiento y mi admiración a este trabajo estimado Eduardo. La ración fue espléndida y me quedé con hambre.
Te felicito de corazón, gracias por este regalo. Abrazos
votos: 1    karma: 37
#4   #1 Gracias Muss.
votos: 1    karma: 37
#2   El misterio de la poesía y su inspiración que surge como susurros del alma. Muy lindo leerte. Abrazos
votos: 1    karma: 37
#5   #2 Gracias Sinmi.
votos: 0    karma: 17
#3   Una muy buen relatada historia de origen
votos: 1    karma: 37
 *   Nitsuga_Amano Nitsuga_Amano
#6   #3 Gracias Agustín.
votos: 0    karma: 17
#7   Mi estimado amigo, que excelente relato, atrapa de principio a fin.
Quedé maravillada con estos versos:
" guío siempre el barco hacia el recreo, aunque debo confesar que sin una voz de sirena, a babor o estribor, sufro, peno, lloro, muero. Por eso para ahuyentar la soledad, y evitar el naufragio, lanzo bengalas al cielo", que emotivos, delicados versos, como siempre te reitero mi admiración por cada uno de tus escritos. Un abrazo
votos: 1    karma: 37
#8   #7
Gracias Vadi, por tu fiel amistad y por saber leer tan bien, la soledad de un alma, entre líneas.
votos: 0    karma: 17
#9   #8 Vadi, por Vari, pero con d de Zenaida.
votos: 0    karma: 17
#10   Mr. Dreamer; quisiera poder extenderme para elogiar su poesía como se merece, pero entonces sería mi texto más largo que lo por ti escrito, por eso tengo que ser concisa y con pocas palabras expresar lo que pienso: Una vez más has demostrado, que eres genial, en prosa o en poesía.
Enhorabuena!

PD: si las musas no están presentes, si están ausentes,
en tiempos como este,
puedes llamarlas por Whats App :). :-)
Saludos, Maria Mercedes
votos: 1    karma: 37
#11   #10 Lo que me has hecho reir, vale un doblón de maravedies, Miss Erato; asi que te debo ese ratito feliz, si te parece te compenso con asistir juntos al tradicional concierto del uno de Enero en Viena. ¿Puedes mirar para qué año o siglo quedan localidades? . Ria Vos ahora, y mil gracias por el comentario.
votos: 0    karma: 18
#12   Me pregunto qué abrazaré en la poesía de un testamento. La declaración de una vida con un hueco. El lamento vacío de su pasión revolcada. El eco de la virtud en su palabra liberada. La voluntad para amar hecho muerte.La suerte desde una luz que resplandece. Yo qué sé, quién te acecha cual motivo al candor de un pecho sin respiro. Soy atezado testigo de que la Luna te dejará vivo.

Hermosa composición. Abrazo amigo.
votos: 1    karma: 23
#13   #12 ¡Qué bellas tus palabras Susana, tu poesía es un lazo que atrapa!
votos: 1    karma: 26
#14   De vez en cuando, la poesía, empecinada conmigo, aunque sea tímida, aparece subida a una ola, ceremoniosa, rebelde, intrépida, señorial, gaviota sola; que orgullosa de espíritu enarbola, la bandera de su idioma, esta hermosa lengua cervantina, que tanta prosa lírica y riqueza poética atesora.

Puede haber más hermosa descripción de la poesía?
Excelsa belleza en la profundidad de tu relato compañero. Un abrazo
votos: 1    karma: 33
#15   #14 A puntito de saltarse las lágrimas, Victoria. Gracias de corazón.
votos: 0    karma: 14
#16   Excelente, aunque me faltan palabras para comentar tu obra,quedé admirado de tan profunda reflexiones de quiénes escriben, saludos y vamos por más poesías {0x1f377} {0x1f3b8}
votos: 1    karma: 32
#17   #16 Gracias amigo. Espero vuelvan pronto las musas; parece que de tanto en tanto se ausentan para que nos demos cuenta de lo valiosas y necesarias que son.
votos: 0    karma: 14
#18   Admirado Sr. Dreamer: Esta obra bien podría ser el legado de cualquier poeta, la lucha incesante en la búsqueda de las musas, de la inspiración, de cualquier rayo de luz que ilumine sus letras.. Esto no es un escrito cualquiera. Es una obra maestra.
votos: 1    karma: 34
#19   #18 Agradezco mucho que me hayas entendido y lo veas así Fran. Creo que tod@s aquell@s que compartimos la hermosa pasión de expresarnos por medio de la escritura somos herman@s de alma.
votos: 0    karma: 14
#20   La chica del abrigo azul
dio lugar al verso
y en la maestría de tu obra
has abierto tu universo...

Poeta de mar serena
lanzas bengalas al cielo
y en presencia de tu musa
yo te leo y siempre vuelo...

Que la poesía siga empecinándose contigo, Eduardo... y que esa ola fantástica en la que va subida jamás deje de perseguirte. Un abrazo, amigo. {0x1f30a}
votos: 0    karma: 19