Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Verano cósmico ( parte I)

Aquel año,a principios de agosto
me enrolé como grumete de primera
en la flota sideral que todos años parte
por esas fechas a la captura de fugaces.
Las lágrimas de San Lorenzo son muy apreciadas
en regiones muy alejadas de nuestro sistema solar,
especialmente en la Galaxia de Andrómeda.
Allí el número de estrellas
que habitan aquellos parajes es tan grande
que no se pueden contar con nuestros
números convencionales,esos que usan las cajeras
cuando nos cobran la fruta.
Muchas de esas estrellas llevan tantos años luz
de vida a sus espaldas,
que su propia luz ha ido debilitándose
conviertíendose en estrellas ancianas.
Es entendible que quieran mitigar esa situación
haciéndose acompañar por estrellas mas jóvenes
y luminosas.
Como decía, un tres de agosto partimos con cielo en calma
rumbo a las Perseidas ,con tiempo suficiente para hacer la travesía,
ya que es hacia la noche del 10 de agosto cuando la lluvia de fugaces
presenta su punto álgido.
La captura de estrellas fugaces requiere de unas técnicas
y conocimientos de cierta complejidad.
Como grumete cualificado yo tenía la responsabilidad
de detectar a las estrellas neonatas e informar de inmediato;
solo con esta celeridad era posible capturarlas sin que hubieran
agotado su vida-luz.Las redes de seda cósmica hacían el resto y con ellas
eran trasladadas hasta las bodegas de los navíos estelares.
Allí… ( continuará)
3
1comentarios 71 lecturas relato karma: 44
#1   Muy bueno este relato estelar¡¡¡ Esperando próximos episodios. Saludos.
votos: 0    karma: 20