Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Corazón de mosca

Las rosas rosa que dejaste en casa
ahora están pálidas y oxidadas,
como infancias rotas abandonadas
en callejones donde el hambre abraza.

El polvo es una constante amenaza:
ciegas cucarachas desabrigadas
salen de las sombras desesperadas
deseando a sí mismas darse caza.

Y, en la ventana de la habitación,
se pudre el dulce canto del jilguero
que cada día entregaba ilusión.

Sí. Dentro, muy dentro, hay un aguacero
agazapado en la desolación.
Sí, sí, ¿para qué negarlo? Te quiero.

etiquetas: rosas, sinceridad, querer, desasosiego, polvo
5
sin comentarios 54 lecturas versoclasico karma: 79