Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

El mendigo

Lleva un viejo pantalón arremangado,
algunas latas machacadas con su precio
en un saco, el triste anciano condenado
a tragar olvido y comer desprecio.

Su risa vale lo que un clavo,
está manchada de penurias,
vive cautiva cual el esclavo
que ríe al patrón en plena furia.

Tiene ciertos aires de soldado:
sus ojos revelan antiguas luchas.
Tiene el estomago pasmado,
la risa corta y el hambre mucha.

Está diez minutos retardado,
en el apuro el caminar desatina,
y el corazón le brinca a todos lados
por la hermosa loca de la esquina.

Ronald Figueredo
Puerto Ordaz, Venezuela (2004).
12
6comentarios 101 lecturas versoclasico karma: 83
#1   ¡¡¡Qué magnífico poema!!!... Me hiciste acordar de uno que escribí hace ya un tiempo, ("La locura camina descalza" o "La locura camina con medio zapato acuestas" o algo así era el título...) y me lo inspiró un señor anciano que iba caminando todo sucio y harapiento... y, dentro de la pena que él inspiraba, toda esa desvalidez de la que los indigentes se apropian... había algo de belleza disfrazada... una belleza no común, ¿sabes?... Belleza de esos rostros…   » ver todo el comentario
votos: 0    karma: 19
#3   #1 Gracias a ti por leer y comentar de esa forma. Me entusiaman tus palabras. En muy grato sentir de igual manera.
votos: 1    karma: 36
#2   Es un interesante poema de una triste realidad como desdicha es un gran toque de realismo y tristeza un saludo
votos: 0    karma: 20
#4   #2 Gracias. Saludos.
votos: 0    karma: 17
#5   Muy lindo poema para esa gente que sufre mayormente el desprecio de la sociedad,
aunque aveces son personas muy sabias.
votos: 0    karma: 19
#6   #5 Gracias por leer y comentar.
votos: 0    karma: 16