Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Oda a la flor de cristal

Una flor de cristal se propaga
perdida entre sueños,
gota de rocío constante,
elevada en el eco
entre maderos y partidas.
Perdiendo olvido
en sus compaces,
en su pura transparencia,
en el delirio, silente y cauto.

Flor, de todas las vidas,
eres la indómita respuesta,
la coraza
de transparente poderío,
cuando surge serena, una llama
en el frío del sol.

Y como dos caminos,
tus brazos y piernas,
certeros y confundidos
hicieron una sola forma,
un solo fruto
y un sólo instante.
Elevándose
la vida en aquel reflejo,
y el universo se conjugó
en tu hálito constante,
como inocente alegría
en manos de una niña
que te llevó a su pecho.
Y en la concavidad del mundo
floreció la luz
del astro en claridad.

Ha llorado el día quejumbroso
sus pequeñas y delgadas lágrimas,
en los muros y la tierra del hombre,
así, en ellos madura
sin semilla la inercia,
y derraman
su presencia rápida y gris.
Pero tú, clara flor sublime,
nunca apresuraste el tiempo,
no te consumes ni renaces,
te esparces como lluvia de río.
Viajas, desapareces y reapareces.
Y de nuevo eres inicio
sin sueño ni final.
De nada es distante tu reflejo,
no hay sequía que marchite
tu sangre plena y tu equidad de sol.

etiquetas: oda
3
sin comentarios 23 lecturas versoclasico karma: 18