Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Una alfombra...

"...Una alfombra de flores
se presenta en el sueño,
de un otoño que pasa
y nos trae el invierno.
Volverán los gorriones
otra vez con los versos,
con la rima y la letra
en los dedos inquietos..."

Rafael Sánchez Ortega ©
07/12/19
13
7comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 97

Por arriba y por abajo...

Por arriba y por abajo
se mezclaron los sudores,
en la tierra de la aldea
y en los campos de los pobres,
éstos últimos sudaban
y lo hacían cual Quijotes
desmochando los sembrados
y alisando los terrones,
pero el campo resistía
por estíos y calores,
que pedían una lluvia
que colmara sus rincones,
sin embargo por los cielos
no había nubes ni redobles
de galernas y tormentas
con el agua y sus vapores...

Ocurrió que en algún rato
se escucharon unos golpes,
de jarana y de verbena
y la voz de unos pastores,
y a la tierra trabajada
le llegaron mil dolores,
agrabando su secura
al compás del pasodoble;
hubo fiestas y folías
por la tarde y por la noche,
chirimías y cohetes
confundiéndose con flores,
pero el campo tan sediento
no sabía estas cuestiones
y pedía, en su silencio,
esa lluvia de los montes...

"...Y callaron las orquestas
y durmieron los tambores,
en la tierra que pedía
por el agua en sus terrones..."

Rafael Sánchez Ortega ©
12/11/19
9
4comentarios 76 lecturas versoclasico karma: 88

I. de ictus

Vaso sanguíneo roto,
al cerebro falta en pleno
el flujo de sangre, oxígeno
y glucosa; mudo exploto.
A tu nombre soy devoto
aunque pierda la memoria.
No fumarte como historia,
de una dieta bien dañina,
de grasa, alcohol y riña,
previene vida ilusoria.

De Décimas enfermas, 2019
leer más   
8
2comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 94

Cuando la mar se embravece...

Cuando la mar se embravece
por la galerna que azota,
se ven las aguas oscuras
desmelenando a las olas,
y éstas que llegan altivas
saltan y brincan furiosas
para estirarse en las playas
por las arenas y alfombras,

Sientes que lloran los ojos
y que unas perlas asoman
en las pupilas, y bajan
por las mejillas nerviosas,
pues van cayendo despacio
para posarse en la ropa
por la camisa y zapatos
donde se duermen y añoran...

Atrás se quedan los mares,
acantilados y costas,
con el salitre y las algas
y el temporal con voz ronca,
quedan los rezos y salves
a la Virgen y patrona
de los labios marineros
temblorosos en la popa...

Pero también allí quedan
los recuerdos y las bromas,
con suspiros y esperanzas
de conseguir la victoria,
por llegar de nuevo a puerto,
para buscar esa boca,
y unos labios con tu nombre
y ese beso de gaviota...

"...Cuando llega la galerna,
y la trainera se escora,
el marinero, prudente,
busca el puerto con su proa..."

Rafael Sánchez Ortega ©
10/11/19
5
6comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 88