Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

TOC/ Trastorno Obsesivo Compulsivo

¡Quémalo!
Misteriosa voz redunda en mi inconsciente
¡Quémalo!..
Obsesiva, incesante, insistente
En todas partes
A todas horas
¿Cuánto arde en la piel el plomo lacerante?
En los rincones del dormitorio
Vuelve la voz
Prescribiendo
Apelando la función del crematorio
¡Quémalo!
Invadía la franquicia de los sueños
Mientras dormía.
La llama la encendía Simón el Zelote
Juana de Arco ardía en la Hoguera.
Y en el umbral de espera…
Un tal Judas Iscariote.
— ¡Quémalo! Continuaba
En acoso la voz beligerante.
Infierno, purgatorio y paraíso
Los cánticos de Dante
Hipatia…
La roma de Nerón.
Los testículos de Adán.
—Ayer leía yo en los diarios—
“Se quema la catedral de notre dame”
Y pregunté:
¿Cuál es la pena máxima para los incendiarios?
— A la verdad—
Me cae mal, me incomoda
Su insulsa palidez
Su arrogancia coronada en rubio
La extravagancia de su delgadez
La histeria de sus arrebatos
Y me repugna
Su persistente olor a tabaco.
— ¡Quémalo!
Quizás sea la solución…
Continúa la voz con su estribillo
Yo, presa de trastorno
Obsesivo compulsivo sucumbo a la tentación
Como hipnotizado a encender…
El Último cigarrillo.

etiquetas: verso, libre
19
16comentarios 89 lecturas versoclasico karma: 82
#1   en serio tu siempre me sorprendes con esos finales que hasta me divierten, que bueno estuvo este, un abrazo
votos: 0    karma: 18
#13   #1 una abrazooote grandote...
votos: 0    karma: 20
#2   Muy bueno. Abrazos.
votos: 0    karma: 20
#3   Haces sentir el arrebato, la angustia de tan punzantes diálogos interiores que nos haces sangrar contigo. Aplausos. Letra que viene como un guante para alguna cancion post metal, hard rock, ....
votos: 1    karma: 40
#12   #3 está a tu orden para cualquier experimento...saludos.
votos: 0    karma: 20
#4   Me ha encantado! El final brutal!
votos: 1    karma: 39
#11   #4 muchas gracias distinguida y admirada poeta, me complace su visita y aprecio mucho su comentario. Saludos.
votos: 1    karma: 40
#5   Como todas tus obras, llena de sabiduría y estilo característico.
Lo copio y guardo.
Un abrazo, amigo.
votos: 0    karma: 20
#10   #5 está a su orden si quiere hacer una segunda parte, saludos.
votos: 0    karma: 20
#6   Jajajaja, genial!! {0x1f604} {0x1f604}
votos: 0    karma: 20
#9   #6 Muchas gracias María por tu lectura y tu opinión, saludos.
votos: 0    karma: 20
#7   Entretenida obra; aunque más que trastorno obsesivo compulsivo, suena más a una especie de manía piromaníaca, sobre todo por aquello de "Quémalo" en repetidas ocasiones. Original.
votos: 0    karma: 14
#8   #7 Gracias afo por pasar por este espacio y comentar, un abrazo.
votos: 0    karma: 20
#14   Compañero debo decir que este relato es increíble y muy entretenido. Se nota creatividad y mucho ingenio para describir muchas y otras cosas que quedan muy bien saludos
votos: 1    karma: 40
#15   #14 Gracias Agustin tu presencia es muy apreciada en este espacio.
votos: 0    karma: 20
#16   ¡Muy bueno!
Hay obsesiones difíciles de combatir... y eternamente se convierten en el penúltimo cigarrillo. Fuerza para "no encender" {0x1f609}
votos: 0    karma: 17