Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Aclarando el Jotabé: “Algo pasado…”

(En respuesta a un comentario de Ludico):

A solas, pensaba en mi buena esposa,
en el covid-19, en Italia y la "cosa."

Leía en casa, degustando un ron
de marca Mulata, y sabrosón,
que sin darme cuenta, y ya en sazón
entre trago y trago, algo dormilón

comenzó mi ensueño, aletargado.
Fue la razón del poema soñado

En rima jotabé, cosa curiosa.
El libro que leía, Papillón,
otras veces ya lo he manoseado.
18
14comentarios 142 lecturas versoclasico karma: 92

Día Especial

(Poema de verso clásico en forma de cuento fantástico para el día de la concienciación del autismo.)


El Gran Mago y el nacimiento del niño


Un mensaje estaba escrito en las estrellas:
"Cuando el mal llegué, él niño volverá y él bien reinará";

Los grandes magos lo supieron enseguida,
Escribieron en sus sagrados libros,
que la magia volvería.
tan solo…
...si es un niño especial quien lo llevaría.

El nombre del niño,
él gran mago de la aldea lo desconocía,
tan solo escribió esto con su pluma en la piedra mágica :
El niño y sus amigos,
serán los únicos elegidos para salvar a la humanidad y a todo lo que está por llegar.

Un buen día,
pasados algunos años, lustros, décadas y más,
sentado solo en un rincón del bosque,
con la luz del sol y la energía de la naturaleza,
Con ahínco se levantó.
sabía pues que el gran día,
por fin había llegado.

Voló hasta el hospital más lejano
y naciendo le encontró al niño llorando.
El mago, con su bastón y su blanca túnica,
al fin pudo esbozar una de las mejores sonrisas
y al mismo tiempo sus ojos se transformaron en poesía.

Mientras tanto,
La madre, tras el esfuerzo,
dormía profundamente en cama,
el niño en sus brazos también y el mago por primera vez en mucho tiempo tuvo esperanza.

Sin hacer ruido,
muy sigilosamente,
se acercó,
y le entregó su amuleto con todo su poder.

Antes de irse,
el mago le susurró al oído:

"Cuida de la tierra querido amigo,
con mi magia y con lo que eres,
El bien reinará y el mal no tendrá nada que temer,
todos los magos blancos y los superhéroes,
lo sabemos muy bien"


Y así, tal cual el mago llegó,
se fue..;
sin miedo al porvenir,
sabiendo perfectamente,
que la magia y la naturaleza estarían protegidas...en él niño y a los que son cómo él.


Ar Annik




P.D: Ha sido un enorme placer enviar este poema en forma de cuento a un centro para niños con autismo.
Por la política de privacidad que lleva dicho centro mantengo el anonimato; pero que inmensa alegría, oye.
leer más   
13
9comentarios 140 lecturas versoclasico karma: 71

Te llevaré...

Te llevaré sin prisas, de la mano,
hasta un rincón precioso de la playa,
allí donde se juntan las mareas
y chillan, dulcemente, las resacas.

Veríamos las aguas, bulliciosas,
con esa espuma que producen, blanca,
para estirarse, luego, por la arena
a dormir y mezclarse con su falda.

Podríamos hablar de tantas cosas
sin pronunciar, si quiera, unas palabras,
porque el mensaje tierno de los mares
sería suficiente con su magia.

Te llevaré, de noche, por el cielo
a saludar la luna que nos llama
y dormiremos, luego, entre sus brazos
tras escuchar el rezo de una nana.

Veríamos, con calma, las estrellas
con el fulgor del fuego y de las brasas,
que brilla y tintinea por las noches,
en una juventud que nos reclama.

Podríamos soñar de tantas cosas
haciendo renacer nuestras infancias,
volcando la ilusión y la utopía
en rosas que cambiemos por las lágrimas.

Te llevaré a los montes de mi tierra,
a la cima, donde la vista alcanza,
allí descansaremos un instante
para encontrar las alas de las almas.

Veríamos las nubes con recuerdos,
las tierras cultivadas y las brañas,
los hombres trabajando en los sembrados
y algunos con sudores en la cara.

Podríamos bajar hasta la fuente
al manantial tan fresco con el agua,
para calmar la sed de nuestros pechos
y así encontrar el beso que nos falta.

"...Te llevaré, si quieres, de paseo,
para encontrar la paz en la distancia,
envueltos en los sueños juveniles
que pide el corazón y nunca alcanza..."

Rafael Sánchez Ortega ©
18/02/20
14
9comentarios 95 lecturas versoclasico karma: 92

Aleja la nostalgia...

"...Aleja la nostalgia
que llega hasta tu frente
y ve con las gaviotas
en busca de quien queres..."

Rafael Sánchez Ortega ©
26/03/20
11
4comentarios 79 lecturas versoclasico karma: 85

Haikus (113)

Vendrá la noche
A tu tierno regazo
Fin codiciado

En aguas mansas
Tímida resonancia
el mar perece


Rotos cristales
Silencio añorado
Ola quebrada
9
2comentarios 79 lecturas versoclasico karma: 78

Un paseo por el mar...

"...Un paseo por el mar
en un bello atardecer,
es la eterna juventud
con nostalgias del ayer..."

Rafael Sánchez Ortega ©
27/03/20
11
7comentarios 70 lecturas versoclasico karma: 82

El silbido de una bala (Al bando republicano)

El rostro perlado de muerte
patética expresión de derrota,
el cuerpo pesadamente volátil,
la vida efímera, doliente, herrumbrosa.

Miliciano te vas
ya en hora incierta,
campanas que doblan
grises cielos de tormenta.

Soldado valiente,
ya tu fusil en mano toma aire
echando a volar,
corazón de tierra, tierra de nadie.

A sus pies dibujada
negra paloma herida de paz,
socorriendo a su olvido
ansiado perdón en hora final.

Triste caída de eterna mirada,
justicia inerte, libertad soterrada,
rosa de fuego abierta en mil pliegos
atraviesa el alma, recorre el tiempo.
8
3comentarios 64 lecturas versoclasico karma: 80

Trova (112)

Cuentan que todo es mentira
Dicen que no sucedió
Que tu amor por mi suspira
Que tu corazón calló.
7
2comentarios 57 lecturas versoclasico karma: 81

Espinelas del Confinado

En esta noche oscura,
recogido y confinado
por este virus malvado
que no sé si tiene cura,
ni vacunas con locura,
me dirijo con afecto,
sorprendido y circunspecto
al amigo y al vecino,
sin temor a ser cansino,
e intentando ser correcto.

Esta guerra la ganamos
por las buenas o las malas,
sin cohetes ni bengalas,
porque en casa nos quedamos.
Sin quererlo nos buscamos
y bailamos nuestra canción
al calor de un corazón
que no mata ni se muere,
al calor de quien te quiere,
y al cobijo de un buen sillón.
5
4comentarios 51 lecturas versoclasico karma: 80

Qué, . . . ¿no oyen llorar al lago?

Otrora sano recinto
de peces, por hoy, extintos,
los pocos que sobreviven,
son los que, el poema, escriben.

Qué . . ., ¿no oyen llorar al lago?,
¿a las olas que se quejan?,
¿se merece tan mal pago?,
¿de su amor por que se alejan?

¡Viento y montañas, testigos!,
¿quieren del cielo castigos?,
¡pobre la naturaleza!,
¿por qué a nadie le interesa?

El lodo de sus entrañas,
¿hoy les corre por las venas?,
¿no recuerdan sus hazañas?,
¿no ven cómo hace señas?

Agónico, se lamenta,
¿qué, su alma no escarmienta?,
hay que recapacitar,
“japhonda” merece altar.

Sobre el lago poco llueve,
no hay nube que lo consuele,
global contaminación,
desgracia de mi Nación.

¿Qué fue de aguas cristalinas
que, del sol, fueron vitrinas?,
¿dónde está el líquido dulce,
no hay manantial que lo impulse?

¿Qué pasó con el Achoque?,
¿qué no es justo este reproche?,
¿qué decir de la sardina,
que tenía tan fina espina?

Recordemos al pez tiro
y a Kurucha Urápiti,
lo digo con un suspiro,
¿qué solución hay aquí?

¿Dónde andarán esos patos,
que anidaban en los juncos?,
¿sintieron tan malos tratos
y vieron sus sueños truncos?

¿Qué se fueron a otros lares,
a fincar nuevos hogares?;
y, no hablemos de otras aves,
hay implicaciones graves.

Que ese lirio, plaga infame,
su maldad ya no derrame,
pobre flora, tul, chuspata,
¿no será lo que los mata?

El gran puño de Morelos,
ya no se alza vencedor,
enfangados sus anhelos,
se declara perdedor.

Ecológica tragedia,
quedará en la enciclopedia,
parece que el ser humano,
no quiere a su lago hermano.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Pátzcuaro, Michoacán, México, a 01 de junio del 2012
Dedicado al Profesor y colega, Licenciado en Derecho, Taurino Campos Campos.
Reg. SEP Indautor No. 03-2012-083012362100-14
leer más   
4
4comentarios 49 lecturas versoclasico karma: 70

Navegante

Mi amor es navegante
en el mar de tu amor
de agua en calma y agradable
como el brote de una flor.

Suave, tierno, bondadoso
y hermoso, así es tu amor
evoca un sentimiento
renovador y alentador.

Desde ti, y junto a ti contaré,
viviré, días interminables
con noches acogedoras,
el cielo será nuestro techo
y una isla en mar profundo
será nuestra morada.
leer más   
3
2comentarios 47 lecturas versoclasico karma: 46

Jacaranda

“Me subí a una jacaranda, por mi madre soy . . . Aranda.”

Jacaranda, de mi vida,
de la copa consentida,
hojas verdes, terciopelo,
sedas que besan el cielo.

Arbol de corteza agreste,
personalidad silvestre,
brazos fieles, columpiados,
nudos, brotes desmayados.

Si te meces, . . . preferida,
en Tacubaya querida,
la Condesa, por Narvarte,
con sentimiento abrazarte.

Coyoacán, semillas sanas,
tortolitas en las ramas,
follaje que vibra, al viento,
fragante de terso aliento.

Que bonitas primaveras,
flores lilas, mañaneras,
moradas, de azul violeta,
malvas, de corola inquieta.

Tu fronda, sombra, mi manto,
ha llorado, suave, tanto,
rocío, intenso, pegajoso,
sabia de néctar lechoso.

Procedente de Brasil,
México tu tierno abril,
en parques, calles, leyenda,
alfombras muy bien la senda.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, D. F., a 01 de abril del 2016
Reg. SEP Indautor No. 03-2016-070109301200-14
leer más   
3
sin comentarios 46 lecturas versoclasico karma: 41

Doce

Me hablo pidiéndome explicaciones
en la gélida madrugada.
No me convence ninguna de las dos versiones
porque viven engañadas.

Exactamente una eternidad después, parece mentira,
digno de una cámara oculta.
Dentro de nada se empañará la mira
y no verá adónde apunta.

En ese momento tuvo menos importancia,
pensé que sería lo mejor.
Creí que refugiarse en otras fragancias
acabaría con el olor.

¿Pero realmente he superado la zona
si el aire me lleva a su dolor,
si sigo en búsqueda del mismo aroma,
pero con diferente sabor?

Y es que ese aroma a última vez
no se quita con Calgón.
Ni antes era un diez
ni ahora es un dos.

Existen multitud de calificativos,
pero no merece protagonismo el rencor.
Aunque lo que no decimos
apriete más que el botón.

Las perlas fueron perdiendo su brillo
conforme les quitabas el polvo.
Ahora sé reconocer el grillo
en medio del escombro.

En el laberinto servía de escape
como una puerta trasera.
Que también sirva esto de homenaje
al mayor de mis problemas.

Me hablo pidiéndome explicaciones
en la gélida madrugada.
No me convence ninguna de las dos versiones
porque viven engañadas.

Pero, eh, que se cuenten la verdad:
que sólo sentías lo virtual,
que en el face-to-face apenas podías hablar,
que era demasiado entretenido jugar,
que caí tantas veces que no servía levantar,
que de nada sirve intentar
cuando sólo uno de dos es real.
3
2comentarios 45 lecturas versoclasico karma: 32

Es primavera

Cantan los pájaros
¡Es primavera!
Una sinfonía de colores
comienza su particular guerra.
Amarillos, rojos,verdes
compiten con azules y violetas.
Trinos alegres de algunos gorriones
revuelven la tarde serena.
Se torna alegre,
ha comenzado la fiesta.
Los rayos tenues del sol,
la vida en el campo despiertan
dejando a su paso luz
que delata la existencia.
Es el baile de la vida,
es disfrutar de la fiesta,
animales danzarines
vagan buscando pareja.
Mariposas aburridas
alegres revolotean,
saltando entre florecillas
recolectando su néctar.
Es el pequeño ratón
quien alegre corretea
buscando alguna semilla
entre la abundante hierba.
JdeAndres
leer más   
2
sin comentarios 42 lecturas versoclasico karma: 14

Yo, . . . el jabón

“Contra el virus, . . . solución.”

Lisonja en versos, castalia,
provengo de bella Italia,
soy benéfica sustancia,
de leyenda añeja, rancia.

Fui casual descubrimiento,
preclaro sitio, portento,
cuentan que, en el Monte Sapo,
cerca de Roma, muy sacro.

Ardía el fuego, en artificios,
de animales sacrificios,
la lluvia, gran invitada,
grasa de éstos arrastraba.

Al igual que a las cenizas,
a corrientes que, en sus prisas,
bajaban pronto, a la base,
donde esclavos, triste clase.

Lavaban la ropa de amos,
en el Tíber, sin reclamos,
con agua simple, así aseaban,
los cautivos, . . . me buscaban.

Sin quererlo, pues, casual,
de una manera informal,
fui hallado, bien encontrado,
por eso digo encantado:

Soy una sustancia básica,
soy sal sódica, potásica,
por designio de Dios, dado,
el más feliz resultado.

De una química reacción,
la saponificación,
de un álcali, que da abrazo,
a un lípido, ente graso.

La industria tengo por casa,
ella, mi destino traza,
produciéndome, me anima,
empleando materia prima.

Los aceites vegetales
que, para mí, son vitales,
coco, soja, oliva, lino,
maíz, algodón, divino.

Los aceites animales,
que tengo por esenciales,
pescado, rica manteca
de cerdo, la que no peca.

En el agua me disuelvo,
la impureza, yo, resuelvo,
microalimañas me temen,
acabo con todo germen.

Muy formal, en sociedad,
prolijo, hasta la saciedad,
les doy mil satisfacciones,
en tipos, combinaciones.

Idem, jabón de Marsella,
que de Castilla, de brea,
de aceite, para afeitar,
el artesanal, . . . buscar.

Jabón de Alepo, de coche,
de glicerina, cual broche,
azul y blanco portugués,
por siempre estoy a sus pies.

Pulcros, amigos humanos,
tallen conmigo sus manos,
cara, cuerpo, por cabeza,
así empieza la limpieza.

Desinfectar todo, ropa,
sus enseres, me provoca
ser baluarte de la higiene,
quien quiera mi acción la tiene.

Líquido, en polvo, pastilla,
gel, de salud soy semilla,
prevengo contagios, presto,
a protegerlos me apresto.

Como el leal detergente
de la vida, fiel agente,
la inmundicia tal se esfuma
usándome, olor y espuma.

Soy el jabón, soy salubre,
los cuidaré de la mugre,
de la insana suciedad,
del virus, de su maldad.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Ciudad de México, a 02 de abril del 2020
Dedicado a todos los fabricantes del maravilloso jabón . . .
Reg. SEP. Indautor (en trámite)
leer más   
3
2comentarios 38 lecturas versoclasico karma: 33

Amor de primavera

Amor de infinita primavera
con aroma de colores,
de sonrisa muy inmensa
como el río de pradera.

Inúndame con esa agua
refrescante y agradable,
que mi vida vitalice
y alegre mi ser a cada instante.

Que tu regazo sea mi ocaso
y tu mirada mi despertar,
tan sublime como el viento
tan visible como el mar.

Inspirada con razón
por el arrullo de tu voz,
eres como un bello ruiseñor
Posado en la ventana de mi corazón.
leer más   
7
sin comentarios 34 lecturas versoclasico karma: 67

Insomnio

Tengo heridas profundas
Que no logro cerrar,
Tengo cicatrices
Que no logro maquillar.

Me tiemblan los recuerdos,
Y la impotencia se aviva,
Vierto ríos de lágrimas,
Que se escurren, que se olvidan.

Las noches de descanso,
Para otros se hicieron,
Mi mente no reposa,
Porque a mi alma hirieron.

Duermo de día,
Por no poder dormir de noche,
Pero a pesar de las horas invertidas,
No hay descanso, solo derroche.

Tengo heridas profundas,
Tapadas con gasas en lugar de puntos,
Recuerdos que me desvelan y mantienen,
Entre los vivos y los difuntos.
5
sin comentarios 32 lecturas versoclasico karma: 67

Amor Propio

Te vi lleno de amor
Y lleno de odio a la vez
Te vi sonreír
Y también llorar
Te vi abrazar
Y te vi en soledad
Te vi contarle al mundo tu felicidad
Y te vi perderla también
Te vi ayudar
Y te vi luchar solo
Te vi amar
Y también sufrir
Te vi exhausto
Pero jamas derrotado
Te vi perderlo todo
Y te vi; a pesar de todo, persiguiendo tus sueños...
Y ahí entendí, que en la vida todo se puede...
Algunos lo llaman voluntad; yo lo llamo amor propio..
Somos lo que queremos ser...
leer más   
4
2comentarios 29 lecturas versoclasico karma: 37

Cuando lloras en público

Te pones a pensar y quieres gritar,
No puedes más, no sabes cómo actuar.
Todo el mundo se dará cuenta y no
Lo podrás soportar.

Estás cambiando tu sonrisa
Porque el llanto nubla tu vista.
Quieres Preguntarte
¿Porque eres así? ¿Porque entregas todo y
Nadie lo hace por ti?

...

Con el tiempo te darás cuenta y
Seguirás es solo un peldaño en tu vida,
Que tienes que avanzar.

Limpia tu rostro y no llores más.
leer más   
5
1comentarios 28 lecturas versoclasico karma: 47
« anterior1234