Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Erase una vez

Erase una vez un núcleo
vivía deseoso de existir
en un punto neutro,
se aferró a no moverse nunca y lo logró.

El aire pasó
en el silencio dejó sus fantasmas,
no existen como los conciben todos
solo son secretos entre el sol y su luna enamorada.

Los muertos se juntan en enero,
desde el frío escogen la pena
dejando las flores
de un florero sangriento.

¡Huy que miedo!
ha pasado diciembre
todavía traigo puesto
un zarape de linchamientos.

El invierno sirve
para extrañar las primaveras,
aunque solo vivas
para la foto perfecta.

La soledad amaga con el hastío
es un poco oscura con su montaña benevolente,
después de un tiempo
sabrá que lo mejor fue dejar perderte.

El mute
14/01/2019.
6
2comentarios 95 lecturas versolibre karma: 100

El perezoso (una fábula)

Salía de paseo entre semana
gastaba el dinero que no tenía
se bañaba solo cuando llovía
y comía como una alimaña.

Dejó de estudiar sin dar cuenta,
muchas afrentas había cometido,
tuvo alrededor de mil y un amoríos
y consiguió trabajo a los treinta.

Fue cuando ingresó a la Marina;
pronto dejó de usar el uniforme,
con la comida no estaba conforme
y no le gustaba para nada la rutina.

Ningún empleo, ninguno le servía:
este porque ganaba muy poco,
en el otro porque madrugar debía,
tan solo de sus padres él vivía.

Hasta que la ley de la vida le llegó:
solo, muy solo, al fin y…
leer más   
8
3comentarios 24 lecturas versolibre karma: 101

Evocación nocturna

Me llevo a los labios tu nombre ligero;
una balada de piano a tu recuerdo
juega a las escondidas con el silencio:
eres azul te soñaré, azul misterio,
regazo tierno de luciérnagas, noche.

De Arrullos de estrellas, 2014
leer más   
5
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 82

Oscuros

Aunque los días sean fiesta
Y las noches tengan juerga
Por siempre sin ti, mujer,
Mis días son más oscuros
Y mis noches son más negras
leer más   
10
4comentarios 26 lecturas versolibre karma: 84

Islas hermanas

Dejemos,
recogidos dentro de una botella,
ciento y un granos de arroz
con los que agitar
una rala imitación de la lluvia
sin pretender robarle al cielo
su canción enternecida.

Desnudemos
la valía de ficción de los diluvios,
restaurada visión cordial
para el testamento de las mentes.

Viajemos
hacia las orillas de los mares sin dueño;
ellos son precisos en sus coloquios,
concisos en sus respuestas,
son la circuncisión onírica,
tienen los argumentos de los sabios
en la voz de sus corrientes.

Sentémonos serenos,
hermana residente en isla amada,
y hablémosles,
aprendamos sus misterios,
no desdeñemos
el retornar de la austeridad de su linaje.
leer más   
5
2comentarios 31 lecturas versolibre karma: 86

Con tan solo una hora, y un sofá rojo

A: Ella, la hora de descanso y su sofá rojo.

Para catapultarse y no parecer como quien sufre de insomnios
No hace falta mucho, o al menos eso me han dicho los cuadros del pasillo;
Para beberse sin pestañar las dudas ya si es otra la partitura, y otro el instrumento.
Aprovecho esta hora que me queda sin marcar, en mi tarjeta de prepago
Para rayar la pintura que le han puesto a los anuncios de sexo libre,
Para irle de frente a los deseos y por qué no; para rayarte con mis uñas la espalda.
Para dibujarte una sonrisa no necesito más que ser yo mismo, - y tú sabes el por qué-
Y una palabra…
leer más   
7
6comentarios 52 lecturas versolibre karma: 84

¿Por qué decidiste mi vida?

¿Por qué decidiste mi vida?
Si yo fui llamado por ti a ser y vivir,
¿Por qué me arrebataste la oportunidad
de cambiar el mundo, tu mundo, mi mundo?

Si fui enviado a traer mi esencia y sazonar con mi herencia,
las vidas de tantos perdidos como tí,
¿Por qué apagaste mi luz?

Si yo deseaba nacer, crecer, ser un ser,
mi corazón latía como el tuyo,
a tu ritmo se armonizó,
tomé de ti tu genética,
me parecía a ti pero sería varón.

Sentí como tu voz se hacia mía,
soñaba con ser tu hijo,
y llenar de alegría tus días,
quería que al verme estés orgullosa de mí.

No sé qué nos pasó. ¿Qué es lo que hice mal?
Pero no me diste la oportunidad, de nacer y llamarte mamá.
¿Por qué decidiste mi vida? ¿Por qué ahora fui un error?
Sé que tenía tanto para dar, para darte, para amar... Pero me callaste antes de que pudiera llamarte mamá.

Claudia Viviana Molina
11
10comentarios 57 lecturas versolibre karma: 89

Una búsqueda

¿Dónde encuentro de nuevo el alimento de la vida?

Es terrible despertar frente a ese espejo, ese que me refleja un mitad de sonrisa y una mitad de felicidad en el rostro.

Al sabor del amanecer le falta sal, no consigo dar con el sazón que depure mis arterias coronarias.

Marcho por el camino con un compás que me dibuje círculos en el mapa, encontrar un destino.

Buscar la superficie de un sentimiento.

Plantar flores de perdón.

Tomar la ruta de una voz a lo lejos.

Olvidar, bailar, cantar, beber...

Encontrar la rumba.
leer más   
7
5comentarios 43 lecturas versolibre karma: 83

Alguien que no pidio ser el Amante

Hay alguien que se roba tus noches
Tus lágrimas y tus suspiros
Que vive de la sobras de tu amor y no le importa
Alguien que no pregunta porque ya conoce las respuestas
Que no pide porque tiene lo que necesita
Alguien que un día te miro, después te sonrió
Y al final pudo besarte
Hay alguien sobornando al tiempo
Por un minuto a tu lado
Alguien que se siente culpable pero a la vez feliz
Alguien que pone su hombro para escuchar tus lamentos
Alguien que no pide permiso para decir te amo
Que no se guarda cariños para momentos precisos
Alguien que te busca, te sueña y te espera
Alguien que te conoce más de lo que debería
Alguien que no se ata al compromiso pero cuando le llamas
Siempre está ahí
Y no se trata de quien engaña o quien se deja engañar
El corazón no escoge bandos sino sentimientos
Hay alguien que no pidió ser el amante y sin embargo
Te está amando todos los días.
leer más   
16
14comentarios 40 lecturas versolibre karma: 97

mañana

Esta mañana tiene
como perlas vivas
las habas contadas.

Se bajarán sus horas
en este perezoso ir,
al mediodía pausadas.
Como un suave dulzor
regodeando mi garganta.

Como la dulcedumbre
de este nuestro amor
de pasiones aquietadas.
leer más   
10
4comentarios 35 lecturas versolibre karma: 88

no sé huir

huele a lluvia
huele a hueco de sal rodeando mis dedos
huele a ti dormido en mis ojos
huele a nada junto a mí
huele a lejos
huele a miedo
huele a tiempo quebrado por una paz nerviosa
huele a esperanza tormentosa
huele a silencio cansado
huele a niebla
huele a mí

a mí....

y no

huir
leer más   
14
12comentarios 48 lecturas versolibre karma: 93

Volver

Volver a casa, regresar de una prolongada ausencia,
encontrar entre el silencio de las paredes
el eco de aquellos días lluviosos,
aquellas tardes grises
que batían sin saber nuestra distancia,

ver entre la penumbra mi figura, aquel joven
inquieto libro en mano, buscando palabras que explicaran algo
que ya sabía inexplicable,

dejar entrar de nuevo la luz y el viento
para que limpien el poso de tantos lamentos,
lloros y risas acumuladas en estos pasillos
donde por primera vez
rocé tu mano,

volver a verte, a tocarte
y sentir que todo cobra sentido
deliberadamente,

sé que sólo seré…
leer más   
13
1comentarios 48 lecturas versolibre karma: 84

Rabia

Cada golpe que des pudrirá tu piel....

Cada moratón que hagas
cada puñalada
cada patada
quemará tu alma en llamas....
Cada víctima humillada
cada cara atacada
y amenazada
te desangrara en llagas....

Eliminará tu casta
la que viola y maltrata
hasta que no quede nada
hasta que ya nadie la quiera
por nociva y traicionera
leer más   
13
13comentarios 40 lecturas versolibre karma: 94

Un guiño en secreto

Te quiero así,
celosamente guardada,
como el encaje de puntillas,
para hilvanar en las sábanas.

Te quiero así,
melancólica y ausente,
como petunias sin sol,
que esperan que Junio llegue.

Te quiero así,
manteniendo un acorde en pausa,
como esa guitarra mía,
cabello de nylon plata.

Te quiero así,
enamorado en tu mirada.
como la calma del mar,
besando a Septiembre en Málaga,
leer más   
13
9comentarios 43 lecturas versolibre karma: 100

¡¡¡ Insolente !!!

¡No me escuchan, no!
he gritado hasta la saciedad
a tus malditos minutos:
- ¡¡deteneros, deteneros!!
resonando mi alarido
más allá de los confines

¿Es que no me escuchan?
si suplico a tus manillas
desde mis recónditos pulsos:
- ¡¡deteneros, deteneros!!
y me pintan ignorada
mientras continúan su viaje

Percibo sus indiferencias
cuando reclamo sus guiños
para perpetuar esa comunión
allí, donde tu beso ha conquistado mi boca
tus caricias abarcan mi piel
y tus pestañas arropan mis ojos

¡Aún no me escuchan, no!
¡¡ tiempo insolente!!
si ni siquiera vuelves tu cabeza
palpitando un mínimo de piedad
leer más   
12
11comentarios 52 lecturas versolibre karma: 89

Lunares de sal

Nado, grito tu nombre,
cargo dardos luminosos,
disparo contra lo imposible,
derribo el templo de la oscuridad
y en el único escalón
que ha quedado en pie
escribo estas líneas.

En la ventana sin agua
se refugian pájaros de invierno
saboreando texturas de vida
antes que el fallo de la realidad
les traslade a la isla
de las presencias perdidas.

Vuelo, mojo cuadernos
con desazón y música despistada
mientras los lunares de sal
rugen de armónica desnudez.

En la galería once
las dudas del no progreso
cavan trincheras,
ejecutan sueños cada dos segundos
con pálpitos de adiós.

Repto, busco frescor
para las quemaduras,
la fatiga que limita la memoria
ha emigrado a una inhóspita dulzura
al recordar el tacto de tu boca.
leer más   
13
5comentarios 40 lecturas versolibre karma: 103

Me dicen el desfigurado

Me dicen el desfigurado
porque miro a mi muerte
y no me da miedo,
no me espanto
con una caridad que sobrecoge.

Vivo sin el holocausto
de sobrevivir a un campo de batalla
con víctimas sin culpa
sin el trágico abismo de una inocencia eximida.

Sin hambre, sin dolor,
con la vida atada
a la generosa esperanza de seguir
sin injusticias y justificaciones.

Sin los ritos que tiene atada a la memoria
sin el odio que tiembla de terror
cada vez que tenemos que vivir más pobres
sin miramientos.

Sin tener que construir la oda al insensato
sin la obstinación
de tenernos que encontrarnos…
14
2comentarios 59 lecturas versolibre karma: 98

Luz de antaño

Algunos días el cielo de mi aldea
pretende confesar secretos remotos
tras su vapor de agua
o tornándose en azul sereno.
leer más   
13
12comentarios 64 lecturas versolibre karma: 93

Después de la lluvia

Luz plateada
de la calle mojada.
Los charcos se derraman
en pequeños torrentes
y cascadas.

El aire huele a limpio,
la brisa da en la cara,
me revuelve los cabellos
y humedece mi mirada.

Las cristaleras
de las ventanas,
pálidas luces,
pronto se empañan.

Y por la calle
el agua de los balcones,
como intentando escapar,
cae en gruesos goterones
sin cesar.

No hay nadie.
La oscuridad invade
poco a poco a la ciudad.
Y yo,
lentamente caminando
persigo
a mi soledad.
13
15comentarios 51 lecturas versolibre karma: 95
« anterior12345704