Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

05:07 am

Para L.

Estoy cansado, demasiado cansado de mí,
de Nada, de ti, de Todo.
En casa después de trabajar pensé en escribirte
para saber cómo estabas, y luego un poema
que por supuesto jamás te daría frente a frente.
No pude; además ya era de madrugada.
Encendí un cigarro y puse en la PC “I Always Knew”,
de alguna manera quería abrazarte dentro mío,
palparte con el alma desnuda: me dolía
más que los huesos y los músculos, que mi vacío.

Yo no te quiero, y ya sé que tú a mí tampoco,
y nunca te daré drogas duras para que seas mi Cheshire,
ni te golpearé tan fuerte como pueda:
en tu búsqueda y en la mía hay amor, deseo y odio.
No de manera romántica, sí de hiperrealismo fantástico,
posibilidad creativa y libertaria,
diamante musical que late en tu pecho,
lugar donde los amantes sobreviven.

Me asusta el canto de las sirenas y los ladridos desesperados,
monotonía cotidiana, las palabras que se suicidan,
moscas cristalinas en el basurero celeste, la desolación
que palpita como rata en el hocico de un gato viejo
en las calles, en mi habitación, y en cada lugar al que voy.

Estoy cansado, demasiado cansado de mí,
de Nada, de ti, de Todo: “Por favor no te apagues, enciéndeme
los sentidos del Ser, significado de la existencia”.

De Cadáveres en el armario, 2015

etiquetas: esperanza, cansancio, hastío, angustia, dolor
4
sin comentarios 43 lecturas versolibre karma: 69