Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

A posteriori

Se ahogan en su propia sangre
todas las leyendas que trataron de esconderte.

De podridas las uvas de la vida
y de tu amor muerto
envenenados, fulminados
los pájaros verdes que caen.

Se cierra el día.
Crónica se hace la oscuridad,
y la noche se desparrama
en destellos rojos de la luna apuñalada,
que se clavan en indefensas almas prisioneras.

Sigues viajando igual que antes
por mi tiempo perdido
y por los laberintos de mi imaginación enferma
desde los cielos posibles de Aldebarán.

Sigo buscando el cruce de caminos
que pueda llevarme a tu estrella.

Sigues amordazando mi yo cansado.

Sigo intentando engañar al desengaño
y sigo durmiendo con esperanzas desveladas,
guardadas en el oscuro cajón de la mesita.

Sigo guardando las trágicas apariencias.


No soy valiente, no soy fuerte
no soy un héroe.

Pero hubiera conquistado Troya,
si tu me lo hubieses pedido.


J. Robles
4
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 66