Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Qué buscaban estos ojos, qué encontraban

Qué buscaban estos ojos, qué encontraban
perdidos, furiosos, tal vez a la espera
del nacer, del sentir, impacientes, solitarios
-de mi cuerpo en tu cuerpo-
como olas avariciosas de un sediento infinito.

Orillando tu loca arcilla, delirantes,
plurales mis ojos se extienden sobre el mar.
Ellos que albergaban el mar en si mismos,
errante su tristeza, y su acero de puñal.
Sobre el lecho enamorado de mi rostro
vi su callado cauce, de vida ensangrentada y breve,
y vi la palabra de la lágrima
en dos surcos inundados.

Ahora mis ojos se envanecen de tu cuerpo tembloroso,
que muda sus gestos hacia lo eterno.
Ahora caen sobre tí estos ojos en silencio,
y adelantan su fuego postergado,
su aliento cautivo, su alejado impulso de otra vida.
Como manos y pies se apasionan, emprenden,
como elementos ruedan, prenden como ascuas
en tu presencia.

No saben irse estos ojos, no saben quedarse,
vienen y van de mi pesadumbre, de su dolor venidero,
a tu desnudez sombría.
Un trecho de viento, un calor de avaricia encienden,
un invisible baile marchitan,
y como una sangre en la tiniebla
florecen su callado estruendo, su esperanzada herida
sobre tu forma, que entre azules estalla.
4
4comentarios 71 lecturas versolibre karma: 66
#1   "Orillando tu loca arcilla, delirantes,
plurales mis ojos se extienden sobre el mar.
Ellos que albergaban el mar en si mismos,
errante su tristeza, y su acero de puñal." Que intensidad y en gral en todo el poema.Fantásticas metáforas.Me encantó.Un saludo y felicitaciones.
votos: 1    karma: 23
#2   #1 Gracias
votos: 1    karma: 26
#3   No saben irse estos ojos, no saben quedarse,
vienen y van de mi pesadumbre, de su dolor venidero,
a tu desnudez sombría.


Hermosos versos, precioso poema¡ Saludos.
votos: 1    karma: 23
#4   #3 gracias horten
votos: 1    karma: 29