Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Carta de Dios a los hombres

Suplicad, arrepentíos,
esconded vuestros más
puros deseos, detestadlos
avergonzaos, seguid
esta ley, la única,
podéis llamarla mía.

Vestíos, sentid
vergüenza de vuestros
cuerpos, Separad
lo público y lo privado,
no os mostréis
nunca tal como sois,
escondeos, detestad
el olor de vuestros
iguales, reprimid
vuestros instintos
masturbaos en silencio,
que no os escuche nadie,
que nadie sienta la
única presencia de vuestros
instintos insatisfechos.

Prometed obediencia
ciega, pelead en mi
nombre, ahondad en
vuestras diferencias
y, sin rubor, confundid
sinceridad con
violencia, seriedad
con castigo, respeto
con temor, temedme.

Discutid menudencias
pero nunca neguéis
mi ley, es la única
que puede dar sentido
a vuestras vidas
insignificantes.

etiquetas: adicciones, dios, dolor, fragmento libre, onanismo
6
1comentarios 54 lecturas versolibre karma: 76
#1   Me contenta saber que dios no condene la masturbación siempre y cuando sea en silencio, me perturba imaginar que me considere mas insignificante de lo que me creí. Buen Poema, motiva reflexiones y discusiones, creo que es uno de esos que pondré en mi lista de imprescindibles. Gracias por compartir.
votos: 0    karma: 20