Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

¿Comunión o dispersión?

Es muy sencillo afirmar:

“¡Quiero vivir!”

desde el miedo

desde el apego



¿Ser o no ser?

¿De veras que es un dilema?

Para querer vivir

se tiene que querer morir



La vida es la femme fatale

y su hermana, más dulce,

la muerte



Engendrados…

Muchas confusiones han habido entre nosotros

que tan solo somos engendros

a ojos de nuestras aspiraciones.



Ya va siendo hora de aclararlas:

¡Son gemelas! ¡Y no riñen! Y si lo hacen,

es por amor fraternal:



La vida no es agradable, desea incansable

la muerte

que quiere verte engendrar de nuevo

antes de las presentaciones.



What a wicked game to play…*



¡Pero se quieren!

¿Cómo no va a ser agradable la vida,

siéndolo su hermana?



Demasiado hemos soñado, nosotros, los ilusionistas,

en seguir soñando

en una vida mejor



Pero errando, de error en error…

con l’amore qui move il sole e l’altre stelle**

aqui estamos de nuevo

con la cara llena de barro

los ojos dolidos

y la mente poblada de maleza…

…engendros de íntima belleza…

…de generación en generación…



Reencontraros en el cuerpo con el recuerdo de lo fraternal que hay en vosotros,

hijos de la mezcla y de lo putrefacto



(Ambas se acercan…)



Noé ha vuelto para hablarnos del diluvio…*** Y dice:



El oráculo ha hablado, toda generación se cree portavoz de la llamada del fin del mundo, la de su salvación. Y al final, esta, la menos atenta a la transmutación de los tejidos cósmicos, es la elegida.

Paradójicamente, los que más lejos han huido de la carne divina, son quienes tendrán que decidir.



Y Noé habla así del diluvio:



El dios antiguo prometió no volver a castigar del mismo modo a sus engendros, más nuevos becerros de oro, vástagos suyos, vinieron para acomodarnos, queriendo demostrar así mayor benevolencia que su progenitor, irguiéndose conquistadores allí donde su dios padre fracasó, para acomodarse.

Secretamente, estos sí que ansían una nueva selección, una purificación para los advenimientos venideros. De este modo vociferan hacia los borregos desde sus espléndidos balcones:



–¡Ya basta de sufrir! El dolor ha dado sus frutos.

¡Ya basta de engendros! ¡Queremos ángeles!

¡Ahora queremos ser felices!–



Y el pueblo chilla extasiado al sentirse victorioso, creyendo ver cumplidas todas las promesas:



–¡Libertad!

¡Justicia!

¡Igualdad!

¡Dignidad!

¡Fraternidad!



¡Felicidad!– … sin entender nada.



(Ambas se acercan…)



Ya vienen esas dos… Las malentendidas… Aquellas a las que confundimos con vida y muerte…

Aquellas que son sus hijas, y que sí que riñen… Ambas se acercan, ya vienen esas dos que solo salen de su escondrijo en momentos decisivos: Comunión y dispersión.





* Wicked game. Canción de amor y desamor de Chris Isaac.

** "El amor que mueve el cielo y las otras estrellas". Verso de La Divina Comedia
de Dante Alighieri.

* Y quien dice Noé dice Yuval Noah Harari.
1
sin comentarios 32 lecturas versolibre karma: 6