Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

¡ Dame de ti!

Sediento me encuentra la noche,
necesidad imperiosa en beber tu elixir,
saciar ésta querencia
qué abruma los sentidos
e inutiliza tan castigado cuerpo.

Fustigo mi ansia esperando
siempre un tanto mas,
aparco los impulsos;
de consumir tu alimento.

¡Ven!

¡Dame de tí!

Te sé mi puerto,
mis faltas conozco,
carencia de anhelos...

Sensación que inutiliza los principios
básicos de un corazón ya jadeante.

¡Heme aquí!
En palabras escogidas
expresando este estado melancólico,
por momentos agónico.

¡Ven!

¡ Dame de ti!

Bebo y respiro,
sonrío apenas con el triunfo
en los labios...

¿Mereció el esfuerzo tanta espera?
Sobrepongo la pena,
levanto las velas
escogiendo el vuelo que me eleva,
en aires de tristeza.

Aquella consentida,
bebiendo tu querido y dulce veneno.

¡Dame de ti

etiquetas: oda
2
1comentarios 34 lecturas versolibre karma: 14
#1   Poema extraido del libro trovador y poeta .
votos: 0    karma: 6