Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

¡Oh, Puebla! En conmemoración a la tragedia del 19 de Septiembre de 2017 en Puebla, Méjico

Brama el vientre de la tierra en su locura,
mostrando altiva su poder desde el comienzo de los tiempos,
en estruendos lisonjeros a destajo,
en variantes pulsaciones incandescentes
prepara su rugido de años silentes.

Como acto ritual la tierra mece
su eterno giro de atracción que la conmueve
y entre ires y venires su faz renueva.
Sin querer lastimar, sin ser malévola,
siendo martes en septiembre…
a las 13.14… justo allí, se estremece.

Y comienza a rugir con voz felina
y parte la roca como broca diamantina,
sin saber que al temblar su faz divina,
traerá quimeras a una población que hasta hoy llora la pena.

Almuerza el infante recién llegado de la escuela,
la abuela duerme su siesta tempranera,
en la oficina los ordenadores calculan estadísticas de ventas
y el cartero reparte encomiendas.
Día igual al amanecer de cualquier día
que al llegar pasado el mediodía,
el grito de la tierra en hecatombe,
resonó su furia en todo Puebla.

Como papel cayeron las paredes
y la corteza se abrió en grietas sin finales,
donde los gritos de la gente no se oyeron
ante el bramar ensordecedor de sus entrañas
Fue un tiempo de eternos instantes
y momentos, como cuadros en cámara lenta, días de terror,
hielos de dolor y un sol sin lumbre…
Gente por ahí saliendo a correr, buscando algo firme,
que bajo sus pies no vibre otra vez el dios de las cumbres.
Llantos de terror, pánico, escozor… perpleja la gente…
Las bocas cerradas, los ojos incrédulos,
un frio en la piel que quema los huesos
y el corazón a mil en doble latir de supervivencia.

Los niños perdidos, llorando entre las piedras,
los perro aullando el dolor de una perdida.
Escenas repetidas en cada callejuela…
Tristeza de no saber si aun su amor vive,
desolación de ya no tener casa, ni techo , ni cama,
ni saber dónde estará nuestra querida Ana.

El futuro cierto se sepultó bajo tres metros de escombros
y nuestros corazones no salen de su asombro.
Toda la ciudad quedó reducida a nada
y nuestros hermanos perdieron lo que más preciaban,
el mundo entero los acompaña
y aun así la desolación invade sus almas.

Y en números se cuentan sus réplicas,
nos dicen de trescientas setentas las vidas hoy muertas,
heridos… de a siete se cuentan los miles,
las perdidas en billones
y el dolor de ausencias medidos en infinitos galones.

¡Oh, Puebla,
que hoy llora la pena de una destrucción injusta y certera!
¡Oh, Méjico de tantos embates,
desde las ruinas siempre muestras al mundo tu grandeza!

A.B.A. 2018 ©
Amalia Beatriz Arzac
Buenos Aires Argentina
14
6comentarios 118 lecturas versolibre karma: 130
#1   fueron trágicos aquellos suceso, dias de mucho dolor, pero que bueno que de los escombros sale poesía, hermoso poema
votos: 1    karma: 40
#2   #1 Gracias Lidia. Todo el pueblo mejicano fue solidario con sus hermanos
votos: 0    karma: 20
#3   Qué bello, estimada compañera. Me pliego a tus versos para saludar a los hermanos mexicanos, de veras tu poema es muy sentido por mi, como uruguayo y americano. Hasta pronto!
votos: 1    karma: 40
#5   #3 Gracias por tu lectura. Somos la Patria grande y si lloran nuestros hermanos , llora el poeta
votos: 1    karma: 39
#4   Muchas Gracias por solidarizarte con este México Bello de forma poética, en un dolor que se siente menos cuando se comparte...
Muy bueno ¡
votos: 1    karma: 37
#6   Es bueno hacer este tipo de poemas, por un lado haces una denuncia sobre las carencias institucionales sobrevenidas y por otro te solidarizas con los damnificados, es bueno sacar la rabia por la impotencia y es bueno aprender que somos hijos de la naturaleza que, aunque a veces muy cruel, es sabia. Magnífico poema Beatriz como siempre fuente de riqueza morfosintástica y de recursos literarios así como de un vasto vocabulario. Felicidades poejardinetisa.
votos: 2    karma: 59