Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Roja

Se vacía la tarde
de ruidos graves...

se destensan las palabras
profundas,
etéreas,
suaves...

me acarician tus manos
y la tarde roja
se torna
vida,
motivo,
valle...

y yo te miro,
susurro y río

y tú me invades.

La luna sale...
leer más   
21
12comentarios 96 lecturas versolibre karma: 113

Trémula

Acostumbra la piel a soñar
con punzantes estallidos de vida…
y se duerme enseguida
para seguir viviendo en una caricia perpetua….

En el aire
una brisa de luz y un rayo de viento,
aterrizan cada noche
sobre la estremecida carne….
trémulo silencio de espera y miedo.

En la boca
un suspiro quedo,
envuelto en burbuja de hielo y tedio.
Un sorbo de elixir de días
deja escapar el misterio.

En el alma
un arrebato de furia
que rompe la luna en mil pedazos
y acomoda un par de trocitos
en los ojos que ya nunca se abren.

Acostumbra la piel a soñar…
y ya no se despierta la carne.



Hortensia Márquez (horten67)
22
7comentarios 104 lecturas versolibre karma: 93

El sexto

Cuando el resto
falla, allí está,
el que no se estudia.
El que hace que
se te erice la piel,
se enmudezcan
los labios
y se paralicen
las piernas...
Allí está evitando el peligro,
el sexto sentido.
leer más   
17
16comentarios 85 lecturas versolibre karma: 95

Yo no era alguien de fiar ( decía Platón)

Nunca fui alguien de fiar,
ahora lo sé, era un poeta
-más no escribía poesía-.
Ya lo explicó Platón:
“es mejor despedirlos
con honores”.

Imitador de simulacros
-como el griego llamaba
a los poetas-, tropezaba
dando tumbos, buscando
las cunetas de la vida.

Me embriagué con malas
hierbas, compartidas
con otros despistados
-poetas, quizás, inadvertidos-.

Mis traspiés saludaba el sol
cada mañana. Yo le despedía
hasta la noche. Frecuentaba más
la luna y las estrellas.

En garitos y tugurios portuarios
apostaba el doble de mi vida
-perdía sólo la mitad por suerte-.
Me daba igual cualquier camino,
mis pasos se ocupaban de guiar
-nunca me llevaban por el bueno-.

Perdí amigos, amores y dinero;
salud, tiempo y luz solar.
Caí, me levanté como cien
veces, los golpes no ayudaban
a cambiar.

Un día me topé con un poeta
que bien sabía que lo era,
sus versos sacudieron mis sentidos:
“ Tú no tienes que entender la vida”,
“...solo lo mezquino la hace pequeña”
y no podía apartar mis ojos
de sus letras. Rechacé la claridad
de las palabras (me lo advertía)
que todo lo saben, que imponen
principios y finales. Encontré
mi alma de poeta escondida
bajo un manto de tristeza,
muy al fondo.

Ya no temo a las mañanas,
las horas oscuras son amigas.
Platón seguirá con sus ideas
-difícil que cambie a estas alturas-
pero yo, feliz de ser poeta,
ahorro heridas, caídas,
mis huesos fortalezco
con el sol.

Y sigo visitando las estrellas
mezclando palabras con la vida.
leer más   
15
14comentarios 98 lecturas versolibre karma: 90

Cycle brindis

"Algo está cerca, y quién sabe si pueda dejar de escribir"

(Se me hace tan inútil y tan necesario)

Las auroras boreales burlan mi corazón ceniza,
imberbe imposible mientras mi cuerpo decrece
y a lentas manías viejo se velve…

Ante las gargantas del volcán imploro
y me arrullo no del todo solo,
no soy tan engreido:
mi rapada cabeza espera
el veredicto definitivo de la madrugada.

Dejo todo libre.

Libre la paz y tu memoria.
Libre el viento que me hizo volar y respirar.
Libre tu cuento de hadas
que me mostró la consciencia
que no alcancé del todo,
y me arrastró como un tango
hasta la miseria…

Mira:
ahí está la hija que no se tuvo nunca,
el lago esperando bajo el cielo nublado,
tapándose los ojos para no verme,
siguiendo su rumbo prístino,
eterno, sonriente…

Somos tan volátiles
como los supuestos dioses griegos,
tan humanos,
tan esperpentos.

Mira:
nacerá un nuevo día.
Yo no tengo la hipocresía
como para decir “te amo”,
después de todo este desastre.
No.

Pero tengo la certeza
de que fuimos,
hemos sido,
y alguna vez
hasta brindamos
con botella de Viuda de Cliquot,
mesa con velas y mantel acuático:

tú con vestido de escamas,
yo con sombrero de copa
y cara de marlín.
leer más   
15
12comentarios 77 lecturas versolibre karma: 89

Hasta el demonio

Pero siempre te ha definido muy bien el nostálgico otoño.

Guardando siempre el otoño en tu mirada.
Ese café nostálgico e inconfundible.
Guardando el color oro rojizo o castaño de sus hojas en tus cabellos.

Te buscaba entre las sombras del invierno.
Encarando a esos demonios fríos y egocéntricos.
Velando las manchas que dejaste aquí.
Dibujando tu silueta en paredes blancas.
Delineando tus ojos y su brillo en el cielo.
Uniendo los puntos de las estrellas para recordar tu ausente mirada.

Y que las palabras ya no basten para describirte lo que en caricias si apenas logro hacerte sentir.
Y que los besos sean infinitos, como el inmaterial universo.
El silencio consumía todo.

Hoy sé que hasta un demonio puede llorar.
Hoy sé que hasta un demonio puede rezar.
Hoy sé que hasta yo te podía encontrar, me podía enamorar, te podría necesitar.
Pesaba tu lejanía, tu misterioso desaparecer, tú, toda tú dolías y dueles lejos de mi.

¿De qué forma se pronunciaba tu nombre a mitad de noche?
Para que tu fantasma viniera.
¿Qué mas te podía decir a la distancia incierta?
Sí el viento del norte alejaba mis palabras en sollozos hacia el poniente.

Muchas cosas carecían de sonido y luz.
Nadie como tú, alma bicolor llena de nostálgico y melancólico dolor silencioso.
Sostenía mi suspiro para poder vivir.
Llegaba la noche y dejaba en caída libre lo que dolía.
Y ni así lograba desprenderme de ti.

Pero siempre te ha definido muy bien el nostálgico otoño.

Hoy te recuerdo bajo esta llovizna de otoño.
Con una taza de tibio café.
Repitiendo tu nombre, ahogándolo en mi llanto.
Sílaba a sílaba duele.
leer más   
14
4comentarios 79 lecturas versolibre karma: 102

Pensar

Intentar callar cuando el alma se sacude,
buscar en el fondo mientras la luz renace,
pensar en no volver,
pensar en no caer más,
pensar en acabar.

Siempre algo detiene el aliento y
siempre alguien ayuda a respirar,
aunque respiremos lento,
aunque miremos lento,
aunque pensemos lento.

Cada vez el vaso mas vacío,
cada vez el recuerdo más seco,
seco como la memoria,
seco como la monotonía.
seco como el dinero, sin espíritu.

Y levantar la mano,
pensar en no volver,
pensar en no caer más,
pensar en acabar.
leer más   
13
6comentarios 104 lecturas versolibre karma: 95

Desvanecer

"Se fueron desvaneciendo como pompas de jabón".
Ch. G.

Soles, lunas, eclipses crepusculares y progresivos,
todos auscultando mis derrotas, mis triunfos;
quizás aquella maldición adquirida
me lleva al limbo,
al parapeto de la locura;
diosas, princesas, todas recorriendo mis poros
tan detenidamente que trascienden en la epopeya
de la inquietud absurda.
Y es aquí,
la oscuridad fulgurante
de la soledad amada;
tan solo los poetas
buscan con orgullo el trono de Zeus,
preguntando al ser
la inconformidad de las palabras.

Desvanezco ante la neblina helada,
ante la mañana póstuma,
en la aurora gris;
y giros, vueltas,
que desvanecen mis segundos
en la cama taciturna de mis desdichas.
Quizás solo tú
mujer bendita,
te conviertes en la llama
de mi locura,
de ser humano y
de no-ser,
de soñador, bohemio
y batallador de solitarias faenas surreales.
Solo tú, ser de mi locura
mereces todos mis anhelos.
Entre tanto, sigue desvaneciéndose
mi sangre en el éter de opio y anís.
leer más   
13
10comentarios 104 lecturas versolibre karma: 98

El pozo de mi mudez

Deshoja tu lluvia
de los clavos del silencio
cristal a cristal
sin desprenderte por mi boca
no podré rescatarte
del pozo de mi mudez
leer más   
12
14comentarios 69 lecturas versolibre karma: 86

Perdona... Si hoy... No te saludé...

Perdona si hoy en la noche no te saludé,
pero la calle era un murmullo,
risas... Gritos...
Que distraían mi atención.
No te vi
y si te miré, no te encontré.
No supe ver ni reconocer cara alguna,
porque mi cerebro engañaba a mis ojos.
No pude ver de reojo,
que caminabas con ella,
juntos entre risas,
con las manos entrelazadas.
Tampoco tú miraste,
quizás más distraído que yo,
o pretendías vanagloriarte de tu osadía.
No lo sé, pero no te vi,
no vi cuando tus manos recogían su cabello,
ni cuando tus besos, esos que eran míos,
se fundieron en sus labios.
No pude ver ese amor que le ofrecias,
porque mis ojos,
agotados y ahogados de lágrimas,
ya no tenían fuerzas.
No te vi...
Y si lo hice... Disimulé.
Y fue para guardar mi orgullo,
porque no hay nada más duro,
que amar con este amor tan puro,
que ahoga mi ser.
Perdona...
Si hoy...
No te saludé.
leer más   
12
3comentarios 98 lecturas versolibre karma: 108

Huella en láseo

Ave de vuelo ceniza
imaginados tus trazos
a un costado de mi umbra
desaparece de prisa.

Ave trazada en tinta
Entre suelos pétreos
de mi calcinados pasos
Concomitante
a la línea
del horizonte te agitas,
te agrandas, te achicas
Y en círculos de desmesura
tus alas dilatan la brisa.

Ave que surcas
mi pensamiento en blanco
Entre papeles y tulipanes negros
Sueños envueltos en llanto...

Ave de huella en láseo...

.
leer más   
11
8comentarios 49 lecturas versolibre karma: 99

Marlin

Ella siempre llega fresca
cual musa al garete
despeinada
ni pendiente del mundo que la encofra.
Si se cruza contigo
te sostiene la mirada desnuda
como una flecha de vidrio
te traspasa nítida
obligándote a apartar el ruido de los ojos.
Ella es de las que siempre miran de frente la bala cuando viene
con ese majo descaro no lo tiene cualquiera.
Pequeña, remolona
acaramelada bajo esa piel de arena oscura.
Ella es como ese pez de la gran vela
oceánica y 'blue jeanica'
de aresortados cabellos
angelical y risueño rostro de Marlin.
Ella es la apertura en sus ajarradas caderas
mujer de manos de barro
y de pubis caníbal
cortando a vivo
la retráctil piel de los tulipanes erectos que le hacen fila
desbaratándola al madrugarle sus amplias estrecheces.
Así... sí da gusto quedar adolorida.
Ella es punto, raya y pulso de Picasso...
Su fuerza estriba en lo de la sencillez.

@ChaneGarcia
...
leer más   
11
2comentarios 54 lecturas versolibre karma: 109

Te esperaré

Te esperaré donde
la luna nos alumbre,
entre sábanas de seda
y al compás de un jazz.

Te esperaré soñando
con tu mirada.
Te esperaré bailando e
imaginando tu silueta
que me envuelve en la locura
de este amor.

Seré paciente amor,
te esperaré porque
sin tu amor no quiero estar.
leer más   
13
16comentarios 124 lecturas versolibre karma: 85

Lo que no fue

Dejé grabado a fuego
el lugar de nuestra cita
pero sin título ni tiempo
para que no tuvieras prisa.

Pero mira tu por dónde
todo se me volvió cenizas
pues era de papel el nombre
y al quedar te dió la risa

y ni tu ni yo tuvimos roces
ni disfrutamos de caricias
leer más   
10
sin comentarios 42 lecturas versolibre karma: 87

Abluciones

Lavabo —doméstico— de hambruna,
finísima imperfección
hiere la tierra;
atrás sombras de otros hombres
y el perdón de uno mismo.

No hay alfar en el confesionario
ni rincón de piedad
donde mitigará el dolor,
sólo, recuerdos
de luces y cirios interinos
a medianoche

Más reclusos internos
desde sus cenizas y de soslayo;
nichos de alas cadavéricas
en carruajes de lamentos.

A espaldas lo más humano en penitencia,
de cuitas,
amortajado,
los sueños, a filo de hacha de verdugo.

¿Dónde se atrincherará de emociones?

Suficiente,
no, hasta nomás, mañana.
De otro modo estas quejas
a fuerza descalca
el alma solitaria.

¿Importa la secuela titiritera?

En la misma ronda alcohólica,
capítulo final: lúdico
abrazando a la vida,
historias
de mendicidad callejera.

Morimos de haber vivido,
jamás, nada, al final de la palabra.
Finge el dios del sueño
corazón apátrida
en los ojos devastados.
leer más   
9
5comentarios 79 lecturas versolibre karma: 90

Siempre le dejo la puerta abierta

Siempre le dejo la puerta abierta.
No sé cuando vendrá.
Ni sé como vendrá,
si lo hará
con la sonrisa
que me destruye las tristezas.
O con la amargura
que no sabe esquivar mis lagrimas.
Pero yo,
siempre le dejo la puerta abierta.
Ya no puedo
dejar de hacerlo.
Ya no se vivir
sin buscarla en mí,
resolviendo mis incertidumbres.
Y cuando la encuentro
estalla en mis entrañas
con una fuerza
Inconmensurable.
Y cuando la encuentro
encierro para siempre
en un verso
lo desconocido,
lo vivido
lo perdido.
lo amado.
Quizás
No me entiendas.
Para entenderme.
Antes ella te tendría que haber visitado.
Antes ella tendría que haberte descifrado en mil palabras
los secretos de tu alma.
leer más   
8
1comentarios 39 lecturas versolibre karma: 86

El empujón

Alguien te busca,
deja de abrazar
mi caja de sueños
y sal ya.

No te confundas
no hay nada bueno
que te puedas llevar.

Si quieres pilla el último paladar
de ese cubo disfrazado de nevera
y niégalo todo,
yo voy a comenzar el ritual
de andar en círculos
alrededor de la mesa
hasta olvidar que tengo ya
las primeras púas de otoño
buscando cobijo en mis zapatos.

Harto de tranquilidad
abro la bolsa de intranquilidad
que guardaba en el bolsillo
de un roñoso abrigo
descatalogado por mi memoria
hace unos meses.

Cinco hojas de papel amarillento
con palabras ilegibles,
un cigarrillo para fantasías
castigado por el moho del tiempo,
una fotografía ya carente de valor
con sus pertinentes garabatos
realizados en momentos de frustración.

Creo que con esto
tengo para empezar
y como pájaro
recién huido de su jaula
afilo mis colmillos de escribir
en la escalera mecánica
de la vieja estación de metro.

Un, dos, tres

¡Vámonos!
leer más   
9
3comentarios 46 lecturas versolibre karma: 97

Es hora, es tiempo

Es tiempo de cerrar las ventanas
que prestan luz a los faros quemados del jardín,
aunque se traben sus marcos.
Es hora de resguardarse del inclemente invierno
y del sol frívolo que demacra los pómulos.
La comunicación entre el exterior y el interior se desarticulan.

Un vano abismal reina en nuestra pared.
Un extractor absorciona sueños y risas.
Ahora, las calles se revisten de uvas pasas
y los transeúntes se visten de gala para recibir galardones.
Se derriban los castillos de porcelana
y también los ranchos de bahareques
y las cenizas se esparcen sobre el estanque mohoso.

La hierba no era tan mala y siempre crece en suelos expirados,
aunque pocos la quieren.
Hay bambúes que estabilizan las riberas
y sostienen las nubes y las raíces de los suspiros.
La cabecera del río piedras preciosas trae en su cabello
y el navegante confía en la nada y prosigue nadando,
porque nada es eterno y las constelaciones
perladas lo guían hasta el establo.

La manguera perforada alcanza para regar los hibiscus.
En este amanecer el café huele a usted
y el petricor emana de la tierra de sus uñas.
Te extraño y la taza peltre oxidada cae y no se rompe.
Veo ángeles inyectando versos en mis nubes adolecidas
y al recuperarse llueven canciones y el techo sigue roto
y puedo oírte, pero no avistarte en la floresta.

El escritor habla sobre el follaje de los helechos
y el poema omite al primero, único y último querer.
Ya nadie camina a pie por el lodo,
prefieren transportarse sobre las flores de lotos,
para navegar lejos; pero el ancla en el fondo no sujeta las almas.
Los sapos nunca serán besados y todavía esperan
sobre el lily pad del estanque estancado.

Se van desviando tras las corrientes de moda
por aquellos canales televisivos:
el mar usa determinadas espumas
para afeitar las algas internas y
le imponen flores plásticas a los cactus
y exigen que los erizos se desricen los cabellos.
El cocotero se perfuma con Pino Silvestre en diciembre.
y los pinos se broncean con aceite de coconut.

El espantapájaros se ha deshidratado
ni los pájaros le han defecado.
Todo ha cambiado desde que el diseñador de moras
va demorando reencuentros,
porque el leñador se enamora del tronco.
El hilo rojo chino cada vez es más grueso
y solo sirve para pescar truchas bajo la ducha.
El unicornio azul de Silvio apareció sin signos vitales
en la cornisa de un motel del norte y Yolanda,
no quiere ser mencionada ni en canciones.

En las cuerdas de una guitarra guindan los trapos
que permanecen allí aunque llueva fuerte.
Todas las canciones muerden, pican y rasguñan al ser apasionado.
Espero que no se arrepienta de haber dedicado pocas canciones.
El amor los adquieren en polvo o en semillas,
el dolor germina en estacas y el odio en equinoccio.
El amor es un árbol que da frutos secos.

Las estrellas en zapatillas de bailarina caminan de punta
para no despertar la atención de los cocuyos y las luciérnagas.
Las velas de los barcos en su aniversario
se apagan con extinguidores de sueños.
Fraccionan el pastel en tres pedazos: cielo, mar y tierra.
Alguien opta por la tierra achocolatada
y lo impronunciable, por un cielo chantilly y fresas.

Los versos para deprimidos
los prescriben los médicos en recipes ilegibles
y no practican la escritura palmer entre las palmeras.
Los corredores de valores, galopan con la bolsa
y el moral de la moral vacío.
Los herreros cometen errores forjados al soldar dendritas.
Los candados se abren con cualquier pinza de cabellos
y el Ser Supremo algo suprime del ser.

Han introducido nuevos conceptos y sabores;
quizá el mar ya no es tan salado,
ni tan amargo ni tan bravo, ni tan sucio ni tan claro:
el mar, no sabe salado en septiembre,
la tierra aplica destierros y el cielo no es tan celestino.
Los receptores gustativos no dependen de la lengua;
sino de los idiomas modernos y hoy me decepciona su voz
y su acento.

13 de enero de 2017
leer más   
9
6comentarios 63 lecturas versolibre karma: 87

[Vals atemporal]

1, 2, 3
............ 1, 2, 3
.......................... 1, 2, 3
Ven
.........Bailemos
Giremos
Con las manos unidas
por este instante
pasado,
..............presente,
................................ futuro;
.......................en medio de la música
que es la voz de la eternidad.
leer más   
7
3comentarios 22 lecturas versolibre karma: 91

Otoño eternizado

He visto como el otoño ha caído,
llevándose mis primaveras.
He visto como mis sueños se han ido,
despues que de mi vida desaparecieras.

He quedado muda ante la ausencia,
la risa se volvió un sonido perdido,
mi piel se quedo fría sin tu presencia,
y deambula con un corazón desprendido

He visto como cae las hojas de mi vida,
como el alma se me escapa por suspiros,
como la vida me revuelca dejándome destruida,
¡Cansada pero viva! por que lo dicen mi latidos.

He sangrado internamente por perderte,
por construir un mundo de ilusiones,
por entregarme toda, con tal de retenerte.
Arraigada a un sueño sin mas pretensiones.

Seguramente habrán más razones,
seguramente me encontraré otros amores,
seguramente habrán más pasiones,
pero no borraran de mis labios tus sabores.

El otoño eternizado me deja flagelada,
sentir que solo me quedo con tu recuerdo,
será algo que llevaré en mi piel tatuada,
con mi corazón y mente en desacuerdo.

Perderte a ti, ha sido realmente entender
Que no basta con que uno ame solamente,
Que aunque uno quiera, no puede pretender,
estar con quien no sabe lo que es ¡eternamente!

Las letras de mi alma.
leer más   
8
8comentarios 51 lecturas versolibre karma: 98
« anterior12