Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Aquel verano en Aiguablava

             
                A Ona


Paseos largos
descubriendo el agua del mar de Aiguablava,
los paisajes que por entonces,
eran casi nuestros.

Hacía tanto sol...!

Corrías por las rocas
ligera y contenta,
mirando hacia atrás para ver
si seguíamos allí,
observándote,
con la sonrisa clavada en los labios.

El aire olía a sal,
y las olas te llevaban y trían
como ahora
los pasos eternos
vienen y van
de una imagen viva
a una muerta.

Qué frío ahora en esa playa;
qué vacío el camino entre las hojas crujientes de los árboles,
que vana la caricia de los rayos de sol
en la cara.

Tú jugando con el agua
es la imagen que apuntala
mi vida entera.

Lo cierto es
que la pena,
recogida en un precioso recuerdo
es
casi
menos pena.
leer más   
23
23comentarios 118 lecturas versolibre karma: 107

Guardo tu Recuerdo

Guardo tu recuerdo
en un bolsillo sin fondo,
en un vacío sin red,
en la falsa alegría,.
tras la que me escondo,
cuando nadie me ve,
cuando no encuentro
aquel hombro,
en el que un día lloré....

Guardo las gotas,
que apagaron mi sed,
las que viven
en un pozo de añoranza
ahogadas en mi piel,
las que nadan en la esperanza,
en el abismo de mi fe,
donde mi aliento no te alcanza,
donde tú sigues siendo sirena,
y yo siego siendo
un simple pez...

Guardo el calor de tus labios,
en el invierno
de mis noches solitarias;
en el infierno
donde arden mis
necesidades más primarias;
en el silencio,
donde resuenan
los ecos de mis plegarias;
en el cuaderno
donde tu alma reside,
convertida en palabras...

Guardo tu flor en mi pecho,
la raíz de tu verdad
germinando en mi pensamiento;
tu tallo brotando hojas,
en forma de sentimientos
y el color de tus pétalos,
iluminando cada momento,
desafiando a la luna,
desafiando al universo....

Fran Renda
@Fran44Sombras
leer más   
25
18comentarios 114 lecturas versolibre karma: 107

Crees que no te amo

Deseo lo íntimo de tus muecas,
acerco mi aliento en tenue apetito;
te anhelo despacio, no busco calcar tu cintura.
Se excitan todos mis rincones, palidezco,
prometo estrechar cada soplo que emanas.
Cuento las raicillas de mi expectación.
En el pozo, se ahogan las promesas;
palpito, tengo sed tu lengua.
El sol abre sus cuencos.
Presiento tus pasos de seda,
extraño los reflejos de tus enojos, me adhiero al desvelo.
La música de la vieja plaza llega tartamuda,
nada le da paz a mis suturas.
Una copa es mi refugio, me gusta mentirme
de vez en cuando para tranquilizar mis torbellinos.
Crees que no te amo, simplemente por romper mi cráneo
pensando en las noches, que otro velo, cubre tu inocencia.

Yaneth Hernández
Venezuela
Derechos reservados
leer más   
20
15comentarios 74 lecturas versolibre karma: 108

Plexo Sacro

Aureolas de juventud derramadas en el tiempo.
A expensas del luminiscente arco.
Se sostienen los puentes
que no han sido derribados.
Aquellos conducente a lo inmenso
de las pequeñas cosas
Asequibles solo por los caminos
Largos.
En todo ser promedio dormita
un gigante y un enano.
El Gigante miente
y el enano finge ser valiente.
Ambos despiertan en el punto
máximo de la intuición,
emprenden viajes del plexo sacro
a la médula espinal.
Cuando nos desprendemos
de los sueños
no estando ni vivos, ni muertos.
Bajo control del sub consciente.
Brote de masa equilibrada sin intelecto.
Motorizada por la fuerza del enano
y la pasividad del gigante.
Ambos aman el instinto neutro,
luego despiertas
ves el patrón del tiempo en tu memoria.
Y tu fantasia se llena de parámetros
Haciendo de ella una mentira más,
Impregnando tu espíritu de gozo
Hasta el momento que se convierte en realidad.
Se hace ídolo el gigante
Y el enano le adora
Expectante.
leer más   
20
30comentarios 134 lecturas versolibre karma: 92

Instante

Tiemblan mis labios
duele al costado

Allí,
donde tiene alas el tiempo
y el suelo siempre mojado

A la vera de mi río
llora oscuro un tango
Aquel que compuse hace años

Tardes grises
enfurecidas
por mi cintura
van resbalando

Exhalo sombras
entre notas de piano.

Deseo unos segundos
si tu quieres
una vez tan solo
tomar tu mano

Si ya has transitado
algo de mis páramos.

Amaneces en mi espalda
mientras a ojos cerrados
dulcemente te abrazo.

Solo por unos instantes
luciérnagas
de un amor intrincado.

~Y allí nosotros
en mi sueño brillando~
leer más   
20
22comentarios 111 lecturas versolibre karma: 93

Triste despedida

Nos despedimos una mañana de invierno,
el viento me hablaba susurrando al oído
¿Que fue lo que ocurrio?
La magia lloraba afligida mi desconsuelo,
... Tu lo amabas....
... el te quería....
Y todo quebró, aquel día,
No supe retener su amor
jugué como niña al despipes
Sentí miedo, al fracaso...al dolor...
Ignoré cohibida, aquel gran amor
Hoy suenan violines, acompañando el adiós,
un dolor que por sentirlo tano...
La vida me apagó, aquella mañana de invierno
cuando para siempre dijimos adiós
¿Hubiéramos sido dos astro?
¿dos almas en perfecta comunión?
Te amaré cada palabra, aunque no sea para mí
Amaré por siempre, aquel Abrazo qué no te di
leer más   
19
13comentarios 103 lecturas versolibre karma: 106

—Viceversa—

Te tengo entre mis brazos,
y tú me tienes delirando.
En fin,
nos tenemos el uno
para con el otro, o
viceversa.
18
12comentarios 81 lecturas versolibre karma: 99

Ella es bisagra que rechina...

Río Arauca aguas arriba
por la verde y dulce estepa
la llama encendida
ha sido vista...
¡Oh, sombra viajera!...
Cubría su rostro
con un velo de diosa
y su largo cabello de negro intenso
adornado con rosas y espinas...

Un susurro escalofriante
sé escuchó por la sabana
la llama encendida desgarra su musa
banal, impúdica y mordaz
su esculpida desnudes
sobresale montando un brioso alazán...
Blanco caballo de ojos azafrán...

Dice la gente del pueblo
que por ahí
hasta la han visto cavar su tumba,
es la ilusión rota
la notable asignatura
pudo sortear los mil engaños
y tomó como estrofa la llanura,
si la esperas en la noche
ay, caramba amigo
puede que sacie de miel tu garganta...

Ella es bisagra que rechina.
leer más   
17
5comentarios 54 lecturas versolibre karma: 111

Humo y algodón

Espantándome las lágrimas
Con ventiscas de burla
Los perros me van siguiendo
A sabiendas que soy un pordiosero
Con disfraz de dandy azteca,
Descendiente de porfirianas
tatarabuelas francesas.

Quién sabe si puedan alcanzarme
Los ladridos brumosos
Porque huyen de las ferias,
Las manzanas bañadas en caramelo
Y los imbéciles cohetones.
A veces hay que envolverse en el fastidioso
Ruido de la multitud
Para escuchar mejor el silencio propio.

Así es el caldo de cultivo
De unos rastros que todavía sigo
De vez en cuando,
Olfateando como felino
Lo que dejaste tirado
En medio de la nada.
Eso es.

Un condón chamánico,
La farmacia que nunca cierra,
Las palomas negras en el techo del living
Y una computadora inservible
Al borde de un hoyo negro.
¿Sabías que durante años intenté ser ufólogo?
Me enseñaste más de la cuenta.

Aún hay ojos suficientes
Para abracar lo diminuto,
Lo “inservible”,
Los infinitos enfermeros
Que con patas de hormiga
Van guiando al mundo con hojas
Y piedras y asombrosa ceguera.
¿O habrá un Atlas que de verdad
Lo sostenga?
¿Serán tortugas aladas?

Comprende que no sé bien cómo hablo,
Nací con fiebre y con un artesano
De Halicarnaso en el alma.

Todo es un escándalo
Y un concierto un poco inaudible.

Ah, si…
Justo como escucho
Las canciones todo el tiempo:
Apenas hechas de viento,
Con cabezas blancas,
Como el pétalo que no se quiere tocar
Por miedo a destrozarlo.

PD:

Amanecí en el valle,
Roja soledad de supernova
En cada clavel.
Cuando me dí cuenta
Estaba escuchando a Ravel.

“Pavana para una infanta difunta”
leer más   
15
14comentarios 104 lecturas versolibre karma: 102

Pensamientos en peregrinación

A veces no sé lo que escribes
A veces te encuentro callada y mustia
Como sin aliento y sin destino
Te siento sobre mi espalda
Para que tus palabras descansen en mi oído.

A veces parece lunes en cualquier día de la semana
Cualquier beso se convierte en invierno
Y todo se vuelve gris
A veces el silencio me come, trato de gritar
Pero nadie me escucha.

Me vienen pensamientos en peregrinación
Y una virgen delante con los brazos abiertos
Y no me salen los rezos
Demasiada oscuridad para encontrarse con Dios.

A veces soy de vino, tequila y cigarro
Otras soy de mar, viento y espuma.
leer más   
16
9comentarios 68 lecturas versolibre karma: 107

En esta breve inmensidad...

En esta breve
inmensidad
se refleja
la noche:
lúgubre,
callada,
sorda a la pena,
enérgica a la angustia
que lastima sin piedad.

En esta breve inmensidad
se eterniza la vida
y se aleja el anhelado reposo,
límite infinito que dará fin
a este constante palpitar.
leer más   
14
12comentarios 79 lecturas versolibre karma: 113

Nos hundimos en los sabores...

Buscando la libertad
en un valle de espinas
mis pies luchan por la huida
y queman el asfalto...
Solo tú me sostienes
ave de Paraíso
sol del mediodía...
Amarte... Ha sido un gran regalo
y nos hundimos en los sabores
dulce y amargo...
Se escuchan sonidos
es la brisa lacustre
del gran lago de Maracaibo
cristalino y limpio
en aquellos tiempos de antaño...

Ramón Pérez Briceño
Cabimas, Estado Zulia, Venezuela
27/01/2020









.
leer más   
15
4comentarios 95 lecturas versolibre karma: 180

Soles negros

Esos soles negros
son osadía sobre lienzo...
cual símbolo certero
de un viejo devenir

hoy observo
sus destellos
desde el tiempo,
insaciable su luz
en mi sentir

y acaso
podré modelar
en barro
un solo sueño...

aquel que de sentido
a mi vivir...

pues hoy
soy piedra muda
en el desierto...

alargados son
mi sombra
y sinvivir.
leer más   
14
9comentarios 89 lecturas versolibre karma: 113

La matanza del amor

Hablemos el lenguaje, inofensivo de la despedida,
tengo que irme
tienes que quedarte
no tenemos escape. El amor se aminoró paulatinamente
y nada hicimos para detenerlo,
con cierto sadismo vimos su derrocamiento,
lanzamos ofensas como misiles
y en el cuadrilátero de nuestro disfuncional vivir en unión
nos hablábamos tan bajo que la frente rozaba el piso
pero al salir al mundo nuestras columnas se erguían
y una sonrisa de pordiosero londinense borraba la cruenta
guerra que enfrentábamos de esquina a esquina
para demostrar una mutualidad inexistente.

Al llegar a casa, nuestras espaldas se entendían
con mayor sinceridad que nuestras miradas,
cuando intentaba, acercarme, unos filosos dientes me detenían
entonces retrocedía por mi seguridad
y me obligaba a pedir un salvoconducto para salir
de la zona en conflicto,
intenté en varias oportunidades
mediar para poder llevar la cruz en paz
pero como respuesta recibía un categórico no,
acompañado de un portazo que llegó a fracturar
mi nariz por segunda vez.

Oraba con tanta vehemencia que mi mandíbula se atascaba,
pedía auxilio a los resplandores del infinito
pero un ejército de silencios esquizofrénicos llegaban a mí,
sentía estar sola en aquella batalla campal que ninguna
decidía abandonar por el orgullo, de no ser la primera
en sobrevivir a la matanza del amor.

Buscaba respuestas en el psicoanálisis,
en mis errores, en la fatídica creencia
de nuevas oportunidades dentro del infierno
que llamamos tan pomposamente alguna vez, relación
todo fue incinerado en la hoguera
de la incomprensión, la ira y el rencor
solo quedaron cenizas con olor a heridas
iconos, de las parejas cuando se transforman
en seres que tratan de la forma más abyecta aniquilarse.

Yaneth Hernández
Venezuela
Derechos reservados
leer más   
14
8comentarios 78 lecturas versolibre karma: 105

Labios que no sonríen

Hay labios
que no sonríen,
es que se le han muerto
los besos...

Susurrar de sombras acariciando
un reproche,
mis ojos como pájaros presos
atrapados en el polvo del tiempo
posándose en la lluvia rota,
una lluvia torpe,
tan vieja como la tos triste del viento
que llega tarde…
16
14comentarios 107 lecturas versolibre karma: 101

Aquel café...

Aquel café juntos...
mientras los nervios
comían de tu mirada fría,
intercambiando noches
de charlas inspiradoras a falta de sueño
o quizás sueños...
Es inevitable
no protestar contra el destino
cuando le falta cafeína a los sentidos,
y se quedan dormidos a medio camino,
mientras nosotros
rozamos el insomnio lento,
alcanzando la madrugada con el dedo.
Aquel café juntos nos volvió más poetas,
escondiendo dramas entre las letras
Y perdiendo sueños en su espuma de algodón.
Aquel café, tenía sabor a recuerdos
y olía a adios...
leer más   
15
11comentarios 134 lecturas versolibre karma: 103

Aquel que se jacta (7)

Aquel que se jacta de ser el mejor,
Aquel que se jacta de ser superior,

Aquel que en lo suyo se cree el mejor,
Sin piedad, menosprecia al competidor,
Su arrogancia sin límite, es un horror.
Hay quien defectos ve, solo en lo ajeno
Y al menor fallo, derrama veneno,
De gran sapiencia, presume sin freno...
A su lado, el resto, somos relleno.
¡De tu vanidad desciende, hombre altivo!
De tu soberbia, no seas cautivo,
Tu existencia, no tiene más motivo...
Que...
como juez ¡alzarte inquisitivo!
A.Molina
13
5comentarios 58 lecturas versolibre karma: 90

Palabras

Palabras
gritos que se asfixian
en el vacío de un oído
que ama el silencio
de una enorme idea inconclusa.

Las palabras no tienen sombras,
son como la mirada que penetra sigilosa
en el entorno cotidiano
de sentir la fuerza de vivir.

La palabra muere
cuando se diluye el pensamiento,
no quedan recuerdos
por los cuales soñar.

Es inútil guardar silencio
cuando se tiene amor
no seré quien escuche tus mentiras,
palabras huérfanas y cansadas
que no supieron ser alegres.


Palabra ignorante
que deserta,
no tengas miedo
de decir lo que piensas.

Después de todo
solo eres una palabra
que habita el baldío
de un mundo afónico.

Palabras huéspedes
de madres solas,
poema efímero
eufónico hasta la pupila
de unos ojos
que ya no quieren ver
una boca hablar.

Palabras mayúsculas
que se fugan de un sueño,
como un espasmo útil
en cada latido de prisa.

Palabras que no se piensan
en la disentería nauseabunda
de sentir tristeza
por alguien que nunca pensara en ti.

Cuando la puerta abre
las palabras salen huyendo
como queriendo encontrar
quien las escuche por un momento.

Quiero encontrar cada instante
antes que la existencia se confunda
y cueste trabajo respirar,
resignarme al desprecio
de seguir muriendo
como si fuera lo más natural.

Él Mute
28/01/2020.
14
8comentarios 67 lecturas versolibre karma: 103

Sueño

Y el sueño
invitado de costumbres
busca albergue
en la almohada

Espera sin prisas
dando espacio

Respeta los tiempos
de esos momentos

Y el sueño
que es bueno
comprende
que al cerrar las miradas
malgasta las horas
privando de vernos


Y el sueño observa
sin pausa
un campo de refugiados
del mundo
Habitado por dos cuerpos
se protegen, desnudan
y entre palabras
generan silencios
Para así
tomar consciencia
de un intercambio

Y un abrazo
ancla en el presente

Donde
el futuro no es
el pasado
se desvanece, diluye
formando un orballo
regresa y se pierde
en la fervenza de un rio
por el caudal arrastrado

Tan lejos, más lejos
que en el horizonte
difumina
y naufraga

Para al fin
soltar amarras
jugando a quedar, así, contigo
para quebrar, relojes de arena
Porque, amor, cuando estas
el tiempo se detiene, no pasa
leer más   
13
9comentarios 82 lecturas versolibre karma: 90

Triste flor

Quería quedarme,
pero me voy...
porque el amor
ha muerto...
como triste
flor.

Porque la vida
pasa...
y el café...
se enfría,
perdiendo
momentos,
de sentirte
mía.

Porque ...
blanco el cabello
domina en color...
esperando decidas
compartir este amor.

Porque...
el beso guardado,
con tanta pasión
se ha marchitado
como triste flor.

Al Agus
leer más   
13
4comentarios 57 lecturas versolibre karma: 108
« anterior12