Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Novenas en septiembre

No sé, pero...septiembre matiza los espejos
de los charcos de tonalidad ocre
y el espacio de sepia, donde oscilan los astros.
Septiembre estigmatiza con hierro ígneo
las hojas de los dientes de leones crujientes.
Los cabellos de los crisantemos dorados
en septiembre se ven más afectados
y el pintor termina sus cuadros y
rodea de marcos a los menos colorados.
Septiembre promueve una lluvia estival
que el recuerdo somatiza.

En septiembre, frente a la lumbre del fogón
los girasoles se gratinan
y las castañas de indias saben a cartón.
Septiembre muere de sed, denota ese estado:
ramas secas, agrietado y ajado.
No ha saboreado la miel mostaza
que por la chimenea baja
y desde el techo gotea
y llena la taza de peltre raspada.
Septiembre, membrete de membrillo en el papel de escribir.

Septiembre, fraccionado en veintidós cristales,
cuyos vitrales ambarinos iluminan la capilla séptina,
compuestos de estaño y aplomo, de soldadura y sal.
Septiembre, a sus amapolas rojas ama;
pero siempre suele dejarlas solas;
entre los m(i)eses la estación del (d)año siguiente.
Septiembre sin ti, no fue séptimo, sino novenario.

Septiembre, fotógrafo oculto entre los azahares de la suerte,
conservador del revelado negativo de las uvas pasas.
Septiembre proyecta en el crepúsculo
las líneas de las casualidades al azar
y todos las musas inescrupulosas
transcriben sus novenas inspiraciones sin publicar.

Él, agita campanillas en flor para solicitar silencio.
Él, recrea lo vivido por penúltima vez
y se escucha esa música flotando sobre los lotos del estante:
"Primavera" de Sabina,
el 22 de septiembre en el hemisferio sur y
"Canción de otoño" de Perales
el 22 de septiembre en el hemisferio norte,
No sé, pero... ¡cómo llueve también hoy!
Se desviste la viña en los meses grises.
Septiembre... ¡cómo le armó de calor!

Septiembre conserva al cantautor bajo las vides:
escribe, descompone, recolecta,
descuartiza, pisa fuerte y cata.
Septiembre desabrocha los botones del viñero maduro.
La fiesta pagana de la vendimia comienza
entre septiembre y octubre; sobre las hojas muertas.
Septiembre abandona el paraguas entre las cepas
y esconde entre la parra, gotas de lluvia y rocíos amarillentos.
En el bar del alma, venden almíbar de albaricoques
y si desde alba se asome un "ven",
sonará la novena sinfonía de Beethoven
y agregaremos granizo en nuestro vino septembrino
que por fin vino.

28 de marzo de 2017
7
5comentarios 87 lecturas versolibre karma: 96
#1   Me dejas ver un septiembre muy distinto al que vivo en Argentina. Aquí estamos entre vientos fríos, humedad y calores apenas asomándose. Hermoso sentir.
votos: 1    karma: 24
#2   Feliz sábado. Gracias. Acá en Venezuela un calorón. Me encanta ese clima. Saludos
votos: 0    karma: 7
 *   Xhuvia922 Xhuvia922
#3   Saludos cordiales. Su obra es amplia, agradable, con belleza descriptiva y realización pulcra. Un gusto es leer. Reciba usted mi amistad y respeto.
votos: 1    karma: 16
#4   #3 Muchas gracias. Un honor su comentario.
votos: 0    karma: 7
#5   Bellísimo.
votos: 0    karma: 20