Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Stefanie y el Avila

Stefanie, mi querida amiguita,
hoy desperté alborozado
mirando al sol naciente,
porque tengo una cita.
Y te diré, linda jovencita,
que, aunque no estés presente,
en este amanecer dorado,
te contaré mis cuitas.

Nací en el mar, hace mucho tiempo.
De polvo hecho, consolidado en roca.
Conozco la lluvia y el viento,
el embate del mar, el huracán que azota.
He visto pasar, no es poca cosa,
los primeros pasos, el primer momento,
al primer hombre, la primera choza.

Vi llegar la primera carabela,
vi muchas más, con su carga de negrura que,
al arriar sus velas, llenaron de amargura
esta tierra santa, que hasta hoy perdura.
El látigo y la espada, repartimiento y encomienda,
dejaron clavada una Cruz en las haciendas.

Bajo techos carmesí dormían los sirvientes,
que sembraron las simientes
y segaron la mies que brotó bajo mis pies.
De carmesí tiñeron la tierra y nada pude hacer,
los tambores de la guerra en un largo frenesí,
hasta anunciar las campanas,
un nuevo amanecer.

Pasé mucho trabajo, perdí mi verde manto
cuando, viniendo desde abajo,
rugía la candela, llenándome de espanto,
tomando por atajo los pliegues de mi rostro,
devastando mis sombrajos.
Mas un día, oh Dios santo,
te serví de cuna y, como por encanto,
ese día de plena luna, se apagó mi llanto
y sobre el fallecido arrendajo,
se encendió el tuyo, del Fénix brioso canto.

Recuerdo tus pasitos sobre mi vieja cerviz,
a la sombra de los mangos y el cotoperiz.
En mis aguas cristalinas refrescaste tu cansancio,
hallaste paz en mis frondas y en silencio,
caminaste feliz.

Tiempo ha del primer arrullo,
diecinueve vueltas al astro rey,
ha retornado el murmullo de las hojas del copey.
Hoy has vuelto, valiente, atrevida.
De rojo “capim” adorné mis faldas,
como el día en que naciste, bendito,
y entre brotes escarlatas,entonó su trino
la humilde paraulata.

Bajo el dosel de nubes albas
te convido a pasear mis ánditos,
acercarte al Creador;
pues, desde mis alturas, puedes con holgura,
lanzarte a la vida sin zozobra y sin temor.
Waraira para mis hermanos
Waraira Repano
Tu amigo y servidor
Tu Avila, mi amor

Michael Wehrmann
Noviembre 2010
10
5comentarios 97 lecturas versolibre karma: 102
#1   Precioso poema, muy lindo, tiene versos maravillosos.
Como curiosidad te diré que yo nací en un pueblecito de Ávila. Comunidad de Castilla y León en España.

Saludos¡¡¡
votos: 1    karma: 37
#2   Entonces estás hermanada con la Serranía del Avila y de paso con Caracas y Venezuela. Bienvenida a tu segundo terruño
Un gran abrazo y gracias por tus palabras
votos: 1    karma: 28
#3   Preciosos versos, preciosas andaduras. Saludos
votos: 0    karma: 17
#4   Es muy bonito. Es sentido, es gráfico y es de amor a la tierra. Me ha encantado.
votos: 0    karma: 19
#5   Oh nuestro precioso Àvila!! Nuestro norte y màs grande amor, verdor y pulmòn de Caracas!! Què seria de nuestro valle sin Èl, nuestro Waraira!! Muy hermoso poema! Felicidades!! Recibe un abrazo de una Caraqueña enamorada de nuestra montañita!
votos: 0    karma: 20