Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Suaves cuerpos desnudos

Suaves cuerpos desnudos de jóvenes mujeres fluyen entre la hierba y las flores que flotan,
jóvenes mujeres, están
fluyendo a través de decenas de miles de kilómetros, donde fluyen miles de siglos.

Estoy buscando el mar.

Estoy buscando un pirata que hace una linterna.
Buscando una criatura llamada hippocampus.
Buscando un besó de agua hexagonal.

Estoy buscando la cresta del caballo en el océano.
El verde encanto de los árboles.
El sol a través de mi pecho.
La arena sobre las raíces.
Busco oro en la arena.

Estoy buscando una promesa.
El caballo en la piedra que cantará más.
Tu canción está en las calles vacías del mar.

Escucha el poder del mar azul en medio de la noche.
Si soy rocosa
¿Qué es el agua en mi corazón?
Y qué clase de persona será la piedra del mar en el abrigo oscuro.

Lo que la voz del milenio nos cuenta.

Como la tormenta en el mar de miles de años.

Según el camino accidentado.
Rutas robustas.
Estoy buscando un océano de coral.
Es azul en la mente.
Un pescador le mostró la oscuridad de mi padre.

En mis ojos melancólicos más adecuados será como una alondra para vivir en el viento.
Como un cinturón en mi pequeño jardín al final de la cintura.

Cuando camino, me llevas al fondo de la sombra,
en sueños pequeños, eres mi sueño del
sueño de la vejez del frío.

Bloqueando el
sueño de la chica aferrada al cordero, la pradera tenía nieve a la deriva y, entonces, yo era un sueño de primavera.

Cuando camino de vuelta a la navegación de las veintidós estrellas
que me pediste, me reí del cielo ...

Como de la niebla,
golpeando los aretes en el pelo denso, para encontrar el camino,
con el más fino siseo, soplando las pestañas abiertas, alineadas a la luz del sol.

Cuando camino por el ecuador; es un rastro de la línea roja, usted ríe cuando no ve el
meridiano, es una cadena de perlas azules oscuras
cuando usted falta, cuando el tiempo se separa y gotea.

Cuando cincuenta y cuatro campanas en las nueve iglesias estaban repiqueteando en la ciudad, celebrando la nueva flor
en el corazón de la ballena, lo medite, lo pensé.

Voy a dedicar el tiempo de mi vida, para pedir perdón
a los dioses o al diablo.

Voy a declarar la paz a mi alma.

Che-Bazan.España

pidiendo perdón por sus pecados.

É tão frágil a vida,
tão efémero, tudo!
(Não é verdade, amiga,
olhinhos cor-de-musgo ?)

www.youtube.com/watch?v=ftyPAFt5RVs

etiquetas: suaves, cuerpos, desnudos
12
3comentarios 109 lecturas versolibre karma: 112
#1   Una preciosa puesta a escena. Saludos
votos: 1    karma: 40
#2   Bello y admirable texto, compañero.
¡Enhorabuena!
votos: 1    karma: 40
#3   #2 muchas gracias un verdadero honor.
votos: 1    karma: 40