Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Los anacardos...

Cuando se tuestan
los anacardos,
su aroma se esparce
por toda la gravedad,
exquisito fruto seco
que calma la ira de los dioses.

De su frondoso árbol
nació la estrella fugaz
que se hunde
en el majestuoso océano.

El infinito
conoce tu verde espiga
y el desértico suelo
se enreda en los ojos
de las nereidas.

Anacardos,
semilla que da vida
viaja por la oquedad
y se convierte en hombre.
Pasando
por el útero de Tetis
la deseada, la de los pies
argénteos
la voluptuosa nereida
de los mares,
la ninfa que procreó
junto con Peleo

en una noche boreal
al divino Aquiles.
15
6comentarios 97 lecturas versolibre karma: 110
#1   Me encanto este poema Amigo Ray... Saludo cordial
votos: 0    karma: 7
#2   #1 Gracias pablo. Seguimos en la ruta. saludos y felicidades
votos: 0    karma: 20
#3   Muy buen poema Ramón Pérez
votos: 0    karma: 20
#4   #3 Te estoy mirando clementina que tienes dos poemas sin comentar y atrasados. Jajajaja. Saludos y buenas noches
votos: 1    karma: 40
#5   Me encanta !! {0x2764}
votos: 0    karma: 6
#6   #5 Gracias Adal...Felicidades también sigo tus escritos que pronto resonaran en esta plataforma. Saludos
votos: 0    karma: 20