Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Tres pájaros...un tiro

Tres pájaros...un tiro

Un marido sospechando
que su mujer le engañaba
un día disimulando
que al trabajo se marchaba
salió como si nada,
despidesé amoroso
con un beso de su amada
y responde melindroso
de manera apasionada.

Tomo rumbo contrario
a su lugar de trabajo
y con malicia de presidiario
entró a la panadería
después de siete cafeses
ya no más esperaría.

Sigiloso entró a su casa
y al cuarto se dirigía
era cierto su mujer
cometía la fechoría,
escóndete,
mi marido se ha devuelto
que se le quedaría.
Donde escondes a tu amante?
pues saberlo yo querría
tengo esa sospecha
desde hace siete días.

Como se te ocurre
tamaña grosería
ofenderme de ese modo
vaya pues quien lo diría.

Al pasar por la ventana
hacia abajo miraría
y sorprendido exclama
¿por donde se saldría?

Era un hombre que en la calle
como curioso detalle
iba a medio vestir
desanudada la corbata
desabotonada la camisa
caminando muy de prisa
arreglándose la facha.

Alzó una neverita
de modelo ejecutiva
donde enfriaba cervecitas
y algunos embutidos
dándose la gran vida
viendo los partidos,
pero que tragedia
ha ocurrido en el cuarto
por hacer aquel esfuerzo
le produjo un infarto.

Pasa la escena al cielo
y ha llegado muy temprano
sentado cómodo en suelo
frotase las manos,
San Pedro abre el negocio
con un humor de perro
y con grito nebuloso
a ver pase el primero.

¿Que le ha sucedido
en aquel mundo terreno?

El marido compungido,
fue por causa de unos cuernos
y al hacer un grande esfuerzo
y vengar el deshonor
de manera inesperada
se ha parado el corazón.

Pase.

El siguiente,
la voz ronca de San Pedro
que no aguanta la resaca
pues le suenan mil maracas,
tres trompetas y diez cencerros
en concierto en su cabeza
ni donde puso las llaves
de la pea con cerveza.

Aparece un tipo flaco
y torcida la corbata
la camisa un garabato
verán de que se trata,
escachapada la cabeza
sin saber con certeza
lo que le había ocurrido
todavía mal vestido
sin saber esta rareza.

Que le pasó.

Coño,no se
me he levantado tarde
para irme al trabajo
y cuando iba apurado
a medio vestir
ocurrió una sorpresa
de donde ni como
una voladora nevera
me ha caido en la cabeza.

Carajo, que puntería
asombrasé San Pedro
en tanto tiempo en el negocio
si no lo viera no creería.

Adelante.

Enseguida el tercero
desnudo en puro cuero
tiritando del frío
con notable desespero
y con libre albeldrío
se paró frente a San Pedro.

¿Que fachas son esas
es que no tiene verguenza,
presentarse de esa manera?

Discúlpeme San Pedro
contrariarlo no quisiera
pero era que venía
escondido en la nevera.


Malco
©Todos los Derechos reservados.
Queda prohibida la reproducción total o parcial de la obra por cualquier medio.
Copyright © Todos los Derechos Reservados.

etiquetas: poesía, cómica
14
9comentarios 89 lecturas versolibre karma: 100
#1   Jajajajaja pero muy bueno, me recuerdan las décimas que improvisaban mi padre y mi tío, muy bueno Malco!!
votos: 0    karma: 20
#2   #1 Gracias Mary, cariños.
votos: 1    karma: 40
#3   #2 :hug: :->
votos: 0    karma: 20
#4   Jejeje tus versos son bien entretenidos y ocurrentes. Saludos poéticos
votos: 0    karma: 20
#5   Muy jocoso y divertido, saludos
votos: 0    karma: 9
#6   Uds.....lo recorrí con imágenes en mi pensamiento. Muy grato leerlo.
votos: 0    karma: 6
#7   Es muy epico el poema me gusto lo sentí como un buen relato de una historia
votos: 0    karma: 15
#8   Me atraparon estos versos. Saludos Malco
votos: 0    karma: 6
#9   jajaja... que bueno!!! :-D
votos: 0    karma: 20