Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

Extraña tarde de abril

Aún recuerdo lo ocurrido aquella tarde de abril.
Me encontraba reposando en el mismo viejo árbol de febrero y marzo, esperando el ocaso, en busca de una inspiración un tanto febril.

De pronto de golpe note un ambiente extraño, mi cuaderno portador de mi rima, mi verso y mi prosa, se sintió ajeno a mi mano, ajeno a mi pluma, ajeno a mi alma.

¿Cómo no note algo así antes?

Miles de aves danzaban al son del sol que quemaba como sueño de súcubo.
Los arboles sonreían porque creen que las llamas todo purifican, y aunque ellos jamás han pecado, la letra profunda a sus pieles nunca fue poesía.

Y qué decir de los suplicios del hombre aquella tarde,
aun sin verlos se sentían en tornadillos de deseos, tan vacíos, siempre déspotas,
arrullando recuerdos alterados para dormir ameno luego de probarle la boca al diablo.

Y admirando rarezas entre llamas me inundó un terror, una duda, una traición.

“Y es que, ¿Qué importa si traemos poesía? Si las lágrimas siempre afloran, siempre te abrazan y te recuerdan que son tus damas o caballeros desde el primer día.”
“¿Qué importa si regalamos poesía? Si los árboles te gritan “vete al infierno” por escribir en sus pieles toda tu sed de melancolía.”
“¿Qué importa sentir poesía? Si el suplicio del hombre se inspira en la poesía negra que garabatea la navaja en la piel de la desdicha.”

Si todo este terror es correcto y mi verso es incorrecto…
¿Qué queda en el mundo para desvelar una verdadera sonrisa?
¿Qué debo hacer para que los árboles avalen mi triste rima escrita con sangre pensando que esto particular la volvía?

Y mientras dudaba de mi rima, sesgado hacia el lado oscuro donde el dolor carece de método piadoso…
Como a Newton la manzana, la casualidad jugó sus cartas, dejando en mi regazo una hoja peculiar.
Por supuesto la sorpresa no debió ser lo que fue...
¿Cómo debía?
Si estaba en el sur en un abril, donde todas las hojas se despiden para volar y ser libres como colibrí…

Y sin darme cuenta tenía dicha hoja en mi mano, la tenía, y la veía, y la admiraba como lo que era y como lo que fue, un sistema nervioso tostado por los destellos y aun así me parecía que era dulce… dulce tal vez porque su color me recordaba a la miel.

Y entonces lo comprendí.
Comprendí que la gravedad no solo atrae masa, sino también versos manteniéndolos vivos y dejándolos ser vagos por la eternidad de cada universo.
Comprendí que, aunque duela saberlo, mis lágrimas siempre jugaran conmigo a ver quién aguanta más el sostener la verdad. Una verdad de la que huyo, pero quiero.
Comprendí que, aunque la poesía negra de la navaja sea concreta, quizá mi verso haya hecho a la desdicha ver a otro lugar. O quien sabe y la desdicha fue dicha, quien sabe. Algunas cosas no se sabrán jamás...

Y aún recuerdo, aunque no entiendo, que fantásticos fenómenos ocurrieron aquella tarde de abril.
Al terminar mis versos, las aves se fueron, mi cuaderno volvió a ser mi amigo y los árboles dejaron de sonreír burlescos.
Y aunque reflexioné entre fantasías, una duda aún se presenta en momentos no oportunos…

¿Qué importa si traemos poesía, si al mundo parece gustarle más la letra rudimentaria sin escrúpulos?

Con culpa a veces le entrego a la copa mi voluntad, otras, siento que ni aun con eso lo podre descifrar o siquiera olvidar.
Pero, aunque los versos al final son solo palabras al viento sin rumbo ni lugar,
siento que siempre importará, aun sin explicación, aun sin lugar fijo para reposar,
yendo de boca en boca y de clamor en clamor.
Entonces si importará… si al menos unos suspiros en la noche fría de tu alma logran apreciar.
leer más   
10
sin comentarios 47 lecturas versolibre karma: 113

Ya me has marchitado y agotado

Ya me has marchitado y agotado.
Me has rechazado.
Mi arrogancia ha herido a tantas personas humildes.
Mi sabiduría ha herido a muchas personas versátiles.
Mis ojos se han vuelto abismos.
Desafortunadamente, la sangre se ha extendido.
La leche de mis pechos también se ha convertido en lágrimas.

También es la penuria del oro.
Me posees como una noche, poseyendo luciérnagas.
Mi alma se convertirá en una nube de humo.
Deja que mi cuerpo no sea nada.

Che-Bazan.España
leer más   
10
2comentarios 53 lecturas versolibre karma: 105

Cómo quererte más

Como quererte más si ya soy
el aire que respiras,
el jadeo que suspiras
y donde tu vas yo voy

Como quererte más si ya soy
el sonido que estás oyendo
el timbre con que percibes
y soy del aire su rumor.

Como quererte más si ya soy
la luz que ven tus ojos
el color de tus pupilas
y de tus miradas el fulgor.

Como quererte más si ya soy
la carne en la que caminas
los huesos que te aguantan.
y de tu sangres su vigor

Como quererte más si ya soy
la piel con la que estas sintiendo
cada poro por el que respiras
y también soy tu sudor.

Y siendo yo tu sangre, tu carne, tus huesos,
tu piel y tus sentidos que perciben
a quererte mucho más, a cada paso aprendo
porque me siento vivir solo porque tú me vives.
leer más   
10
4comentarios 46 lecturas versolibre karma: 116

Te vienes?

Cuatro esquinitas
Tiene mi cama.

Te espero
donde tú sabes.
leer más   
9
3comentarios 44 lecturas prosapoetica karma: 98

Naturaleza Sabia

Del árbol caían hojas marchitas
y en su suelo brillaban sin esfuerzo,
colores opacos habían
por los senderos
y en aquel horizonte,
vi agonizar al sol.
La naturaleza es más sabia
que nosotros,
sabe por donde andar, qué destruir
como edificarse y cuando morir.
Anochece
el cielo se oscurece,
mis ojos luchan por ver
lo invisible de la noche;
pero la oscuridad es astuta
engaña con sus curvas inverosímiles
mientras el tiempo nos come poco a poco.
9
sin comentarios 36 lecturas versolibre karma: 104

Madrugada

La madrugada transcurre

entre azul y naranja

con un café helado

sobre el empedrado



la luz quema

las letras danzan

curioseando

la lobreguez

y los murmullos

de la calle



Libro rebelde

me haces dudar

de la ausencia

de tus lectores
10
8comentarios 61 lecturas versolibre karma: 101

Complicado labor

Me conoces bien
Y tú sabes
Que si me das
Un labor tan complicado
Me debes ilustrar
Entregarme instrumentos
O unas ayudas
Al menos una pista
Pero me dejas
Solo e indefenso
Ante esa gigante tarea
Examine la hoja
Mi mente lo confirmo
No tengo ni una idea
De cómo resolver
Este absurdo rompecabezas
No me dejes
Combatir sin nada
Dame una pluma
Y te daré un par de alas
Pero con algo
Aunque sea mínimo
A pesar de que sea insignificante
Bríndame para empezar
Y con eso, tal vez
Un milagro pueda lograr.
leer más   
8
1comentarios 45 lecturas versolibre karma: 102

De las rebeldes

Dícese que la rebeldía le corre por las venas,
que ante la injusticia ella tiene frágil el corazón.

Se cuenta que su bella mirada solo expresa calidez humana y que a las grandes guerreras no tiene que envidiarles nada.

Se rumora que las palabras que pronuncia inspiran corazones y que su sonrisa te devuelve la fe.

He escuchado que su rostro es un enigma demasiado intimidante para resolver.

Y entonces la vi venir,
nada era falso.

Ella se rompe todas las prohibiciones
Y le ha dado un nuevo significado a la palabra Gallardía.

Su voz potente derriba con severidad los muros de la incoherencia, la injuria y la injusticia.

Ese día la vi llegar con la firmeza del que no tiembla ante el miedo,
sus manos lucian siempre dispuestas a proteger
con celo algo tan frágil como mi corazón etéreo,

Por eso se lo entregué.
8
2comentarios 38 lecturas versolibre karma: 101

Palma

La palma de tu mano,
ese techo del mundo para mis ojos,
cae sobre mi amor,
limpia mi cuerpo humano.
La palma de tu mano,
origen de los antojos,
esquila mi tez con seda de viento,
bendice mi infantilidad, me haces verano.
La palma de tu mano,
obedece a lenta impaciencia,
elegante, convertida en glamurosa,
mi manía a tu mañana, tan cotidiano.
La palma de tu mano,
olorosa a duendes, fragante vergel,
de tus nudillos hago mil lemas,
de tus dedos, mi patria como héroe y villano.
De la palma de tu mano
yo hago magia, líneas del cielo, los cometas
que esquían el firmamento,
escriben que soy tu eterno niño anciano.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
9
3comentarios 35 lecturas versolibre karma: 100

Nos las arreglamos solos

Somos como trozos rotos intentando ser piezas únicas,
y así nos va que vemos lo que nos separa y no lo que nos une;
no es culpa nuestra, lo sé,
escuchamos tantas veces esa canción que nos la aprendimos
y preferimos buscar la libertad individual antes que la colectiva,
explotación, es eso,
y cientos de redes afectivas despedazadas en un tejido social perdido
en la catastrófica escena postapocalíptica de un mundo sin muro.

Celebramos el fin de todas las fronteras
como si pintar todo idílico evitaría que fuésemos nosotros la mercancía
cuando lo vimos ya era tarde
nos repetimos
para lavarnos las manos
y a otra cosa,
a seguir consumiendo netflix en vena
24 por 365.

Somos como trozos rotos intentando ser piezas únicas,
huyendo de la realidad a través de un filtro de instagram.

Y qué especiales nos sentimos
y cómo nos reímos de los que son iguales
creyéndonos diferentes.

Todas las derrotas suman puntos
y gana el que aprenda a dar la mano a su compañero de clase,
pierde quien juegue en solitario,
y es eliminado
el que se aprovecha del trabajo ajeno.

Somos como trozos rotos
que deben aprender a ser un conjunto de piezas únicas,
que se ayuden unas a otras.
8
6comentarios 71 lecturas versolibre karma: 111

Ausencias

Escuché que te vas
enmudezco con el cielo y una madrugada
que nunca más volverá a ser la misma,
el jazmín es un sueño que perderá su elixir de amor.

Tu fragancia itinerante será un soplo del viento
una voz lejana de un verano en silencio,
solo atinó a soñar cómo será el paisaje
mi última frontera que se desgaja.

Tu vuelo maniató a mi sonrisa
solo la libélula
se atrevió a pasar tan cerca de ti
en este último arroyo que sacia la sed.

Te vas y el mundo se queda solo
en un insólito instante
el jardín no tendrán margaritas que adornan tu amor,
los azares y el azul celeste serán cosa del pasado.

No te detendré
inmóvil es el vértice
de un abrazo frío,
recuerdo profundo que sabe a olvido.

Seguiré volando en mi poesía
esperándote, llenándome de melancolía
deseando un beso que no te olvida,
la ausencia es una fuerza que me habla de ti.

El mute
07/12/2018.
8
2comentarios 82 lecturas versolibre karma: 111

Menos mal

Cuando noto tu piel entre mis uñas,
o te quejas de como tienes el cabello,
o como te duelen los labios,
o me miras y me meto en tus ojos;
pienso en que menos mal que dices
que conmigo te sientes segura.
11
sin comentarios 81 lecturas versolibre karma: 103
12» siguiente