Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Un nuevo día

Aún no ha salido el sol, pero ya es un nuevo día.

Está sonando la canción que me ha ayudado a abrir los ojos durante los ultimos seis años.

No me canso de escucharla.

Me gusta y me entristece a partes iguales.

Eso es lo que siento al despertar, cada día de mi vida. Dos sentimientos encadenados que se contrarestan, que se complementan.

El primero es un relámpago, una estrella fugaz que pasa de largo dejando un rastro de luz, de recuerdos incandescentes.

Me da fuerzas para salir de la cama.

Al acabar la canción se desvanece,
y de golpe, el segundo inunda la habitación:

Silenciosa tristeza.

Esa que voy a arrastrar a lo largo del día.
Es como un perro viejo que ya no quiere pasear. Estira en dirección opuesta a donde quieres ir. Hace que te pares, que desistas, que desesperes y que, incluso a veces, acabes volviendo a casa antes de lo previsto.

Tristeza.

Aprendí a esconderla, ya no dejo que la vean.

La dejo ante la puerta de casa de mis padres, ante la de casa de mis amigos, ante la de la oficina...

Siempre hago que me espere fuera y siempre vuelvo a por ella cuando me marcho, cuando me despido,

cuando vuelvo a quedarme solo.

Y la verdad es que únicamente entre las letras que escribo desde el anonimato me permito mostrarla, mostrarme.

En cierto modo hay desconocidos que me conocen más que mis propios hermanos.

¿Qué clase de persona soy?

Con esta pregunta me planto ante el espejo y empiezo a interpretar mi papel.

Ya es hora de volver a ser otro.

Aún no han encendido los focos, pero la función ya ha empezado.

Aún no ha salido el sol, pero ya es un nuevo día.
leer más   
5
2comentarios 64 lecturas prosapoetica karma: 55