Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1030, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Iceberg

Un clavo en el tobillo del alma
el abandono ha fracasado en el pecho
duele seguir volando entre escarchas
grietas en las alas y el lecho.
Solo, el perro corazón deshecho
aullidos de la luna sangrando
el tic tac del carrusel sigue andando
herído nuestro amor estrecho.
La soledad como rocío en el techo
fría la casa, iseberg de fuego
ojos sin cauces, daga sin ego
anhelado olvido siempre al acecho.
leer más   

etiquetas: prosa, poética, versos
1
sin comentarios 18 lecturas prosapoetica karma: 13

El camino de Santiago, el inmigrante

Santiago, después de pernoctar la noche en la ciudad Venezolana de Santa Elena de Uairén, Estado Bolívar, región que se ubica a casi 29,2 kilómetros de la frontera con Brasil donde se encuentra la ciudad de Pacaraima, y que esta, a su vez, está a 200 kilómetros de Boa Vista, ambas en territorio Brasileño; se levantó con la firme determinación de salir del país e ir en busca de un mejor porvenir, la suerte ya estaba echada. Pasó por una estación de servicio de gasolina y observó con un dejo de resignación una lucha encarnizada de los usuarios por hacerse del preciado combustible.

Un sexagenario señor discutía que los controles impuestos al racionamiento era el responsable de las inmensas filas, y una joven se atrevió a comentar y mirando a su derredor, que el problema de la gasolina en el país se debe al contrabando indiscriminado y que la guardia nacional permitía, por estar incursa en el delito. Y entre otras y más razones, tres patrullas de la guardia nacional llegaron a rauda velocidad y con sus armas de largo alcance y ataviados con sus trajes de escarabajo se encargaron de ordenar la trifulca.

Santiago vio la escena, pero sin asombro, el problema del desabastecimiento de combustible, es algo tan normal y sucede en cualquier parte del país. continuó caminando hasta llegar a los caminos o atajos, ahí le esperaban Jesús y Rafael dos jóvenes profesionales en carrera administrativa, amigos de la infancia, con los que emprenderá un largo camino que los llevará al objetivo primario llegar a la hermosa ciudad Brasileña de Boa Vista como primera gran escala.

Fijaron como hora de salida las 7 de la mañana teniendo como punto de encuentro la inmensa piedra apostada en las afuera de la ciudad, era una granítica y colosal piedra que nadie tenía una explicación veraz de cómo llegó ahí.

Santiago lleva a cuesta la cantimplora gris de la abuela, una mochila en su espaldar con sus papeles de identidad y su grado universitario, un bolso verde con sus pertenencias y tan solo 200 dólares que a duras penas pudo reunir y los cuales tendría que administrarlo bien durante el recorrido, pues los controles de cambio del país hace infructuoso conseguir los billetes verdes de manera fácil, siempre hay que acudir al mercado negro.

Santiago dijo _ Tenemos dos días para llegar a la frontera antes que el sol desaparezca. Y de ahí seguir por las márgenes del río Orinoco.

Rafael con un tono ya cansado contestó _ llegar hasta Brasil, la decisión, compañeros no ha sido fácil, atrás se quedan los recuerdos, los sueños, los amigos, las caras de tristeza; los amores y las fundaciones cargadas de querencias impartidas en el hogar.

Jesús con cierto asombro señaló _ Todo eso importa y nos debe dar fuerza para continuar, tenemos que huir del país, que ya no nos ofrece oportunidades.

Los hermanos Jesús y Rafael llevan como destino final llegar a Arequipa, Perú, ellos manifiestan la facilidad que ofrece el país en legalizar los papeles, y sumado a que ahí los espera un hermano que se adelantó. Mientras Santiago espera alcanzar a Argentina, el país de sus sueños, afecto trasmitido por su abuela.

Santiago, profesional universitario, titulado con honores. Se cargó de ilusiones al graduarse en la universidad de Mérida como Geólogo, padre de dos niños pequeños formado en un núcleo familiar de clase media ya deprimida, educado bajo el calor familiar que ofrece la idiosincrasia andina que hace hincapié en el respeto y la humildad. Santiago vio como sus esperanzas tomaron impulso y se apegó a un programa del gobierno pero quedo totalmente desilusionado al ver como la política hacia estrago dentro de sus filas, y una inflación que destroza el bolsillo del salario real del venezolano, terminó por ensombrecer sus ilusiones.

II

Al fin, después de caminar un considerable trecho consiguieron el camino de asfalto muy transitado por guardias nacionales que merodean la zona en búsqueda de garimpeiros, traficantes de valores, especies, madera y animales, siempre mostrando sus armas de acero y automáticas. Se animaron a seguir antes que el sol dejara su fulgor, y esperando siempre que una persona piadosa les diese un sorpresivo aventón.

El viaje o la travesía la planificaron por casi tres meses siempre reunidos en casa de los hermanos, ahí planificaban, colocaban puntos de referencia para llegar desde Mérida, la ciudad natal, hasta Santa Elena, casi 1748 kilómetros los separan, esta ruta la pueden hacer con moneda local, pero tampoco cuentan con mucho dinero en efectivo, debido al problema del circulante que ha hecho colapsar los bancos nacionales. Contaban los enseres necesarios para subsistir. Como geólogo Santiago es un probo lector de cartografía. Siempre discutían amenamente pero siempre concluían que la mejor decisión era abandonar el país, y no por ser desleal al país donde nacieron que por demás tiene una de las geografías más hermosas del continente y el calor de la gente es espectacular, sino por las condiciones que rayan en pobreza, delincuencia, inflación, poco crecimiento económico, controles políticos etc.

En una noche de intenso conversar Jesús dijo. _ Muchachos de que valen los estudios en el país si con ello no podemos realizar nuestros sueños. Tendrían que pasar muchos años para poder conseguir algo que nuestros padres en otra época y en poco tiempo lograron con su trabajo.

Santiago intervino _ Así es Jesús, veamos la cosa así, cuando en una familia el dinero que entra no supera el gasto necesario para mantenerse, la cosa esta mal y esto es lo que está pasando en el país con las reservas en oro y petróleo más grandes. Jesús un joven Economista, siguió relatando_ Un salario decente y aquí cito a una Economista clásico como David Ricardo debe ser suficiente para cubrir todas las necesidades.

Santiago apuntó, _Si. Educación, recreación, salud, alimentación.

Y Rafael que estaba absorto en la conversación puntualizó antes de que terminara de hablar Santiago_ Y debe alcanzar también para el Ahorro.

Jesús dijo _ahí está el secreto de la superación, el Ahorro, vean, esta variable es igual a Ingreso menos el Gasto. Si tú no puedes ahorrar en condiciones normales entonces no estamos bien, no es que el país este mal, son las políticas gubernamentales que no dan con la solución de los problemas.

Ya casi en víspera del viaje Jesús y Rafael no pudieron obtener su pasaporte, le fue infructuoso conseguirlo, debido a la alta restricción que el organismo hace para entregar tarjetas de identidad. Mientras Santiago, lo tenía vigente. La opción era entonces burlar el puesto fronterizo yendo por los caminos verdes hasta Pacaraima, ciudad Brasileña.

De vuelta al camino se encontraron con la noche y vieron un pequeño recodo y decidieron descansar siempre intercalando las horas de vigilia, son caminos peligrosos, y en esta hora aciaga los bandoleros es lo que más abunda. La naturaleza Amazónica ya en la oscuridad se sumerge en una sinfonía de colores y sonidos, los monos aulladores y los grandes árboles moviendo sus inmensas ramas que dulcemente chocan con el viento, las estrellas volcánicas colgadas en la bóveda celeste hacen de la noche un precioso cuadro de pintura rupestre. La noche pasó tranquila. Y ya cuando el alba despuntaba, los muchachos ya tenían todo preparado para continuar.

Prosiguieron su ruta hasta llegar a una inmensa carretera que los llevaría a Pacaraima y de ahí a Boa Vista, ambos territorios al sur de la frontera con Venezuela. El sol era sofocante y los carros pasaban a la velocidad del sonido, los pies dentro del calzado se comprimían, y la sed era insoportable. Descansaban y seguían caminando. Un conmovedor señor de una camioneta que transportaba forraje para los animales le ofreció el aventón, eso sí en la cajuela, y hasta el terminal de la ciudad brasileña de Boa Vista. Tamaña sorpresa se ahorraron una gran cantidad de kilómetros y dinero. Desde el terminal de Boa Vista los amigos continuarían la ruta hasta Manaos y Porto Velho, Brasil, hasta llegar a Arequipa, Perú. Santiago pasaría un tiempo acompañando a los hermanos antes de proseguir su ruta hasta Argentina…

Santiago desde niño soñaba con atravesar el mar e irse en búsqueda de sus sueños, llegar a una gran metrópoli con sus inmensos vitrales cargados de historia y también recorrer la espesa pradera y juntarse con lugareños a empujar el arado así como lo hacía desde pequeño en su natal Mérida, para ir abriendo surcos por el camino. Su abuela amante al tango siempre le impresionaba con las canciones de arrabal que hacía sonar en su viejo RCA Víctor.

Antes de salir Santiago le dijo a su mama_ No tengo otra salida, es cara o sello, pero el riesgo lo asumo. Ahora comprendo que la vida no es fácil.

Sigue Santiago exponiendo sus razones, mientras su madre se ahoga en llanto, junto con su esposa. Madre_ Trataré de ganarme la voluntad de la gente, puede ser que no sea bien recibido, un extranjero es una carga para los Estados Nacionales. Reconozco que la migración es un flagelo, una dura carga para el país receptor. Me llevo los consejos y principios morales inculcados en el hogar que tanto papá, la abuela y tú me supieron infundir.

La madre lo reconforta y le entrega un escapulario con la virgen del Carmen y una pequeña estatuilla de san Benito y así Santiago se abraza con sus hijos, su esposa y madre, que quedan con una tristeza rasgada y una ausencia que se proyectará por un largo tiempo.

Finalmente Santiago llega a Buenos Aires después de una larga travesía, desde su natal Mérida. En el camino para completar el pasaje o gastos relacionados con el viaje, vendió unas monedas de plata antigua y el anillo en oro que su abuela se los regaló en una noche de titilantes estrellas, teniendo a la alquitrana luna andina de testigo. Ahora tocaba poner de su parte guardarse la nostalgia, tragar grueso, trabajar honradamente y luchar por un mejor porvenir.
leer más   
13
3comentarios 37 lecturas concursobac karma: 125

Sin sombrero...

SIN SOMBRERO

Como cuando de hule un caballo
se procede a herrar ruidosa pluma
en el papiro de roca navegando
sobre un volcán que rueda
entre las hojas del humo
en una esquina abandonada...

¡ Sin sombrero !

Ahí dónde el sol se levanta
por la noche escondida
en el fondo donde duermen
las almohadas los insomnios
por la tarde que corre
antes de llegar la madrugada...

¡ Sin sombrero !

En la formidable desvergüenza
que sonríe ante la tierna muerte
con lustrosos zapatos y el vientre
de tristes y pobres diamantes
orgullosamente venerables y fatuos
por el frío del hielo de humo fácil...

¡ Sin sombrero !

Al arribar bajo la lluvia
de túneles y sótanos
de laureles y aplausos
¡ Por mudar de pelo el huevo !
¡ Por temer de honor la altura...
del temblar genuino descubierto...!

Autor : Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)


Lea más: www.latino-poemas.net/modules/publisher/article.php?storyid=16212 © Latino-Poemas
leer más   
15
12comentarios 87 lecturas versolibre karma: 130

Zila

No existe sensación más grande en el mundo que el orgullo de haber nacido en la tierra que amas, el sentir que encajas perfectamente en ella y que no existe otro lugar donde quisieras haber nacido, eso sentió Zila la primera vez que abrió y los ojos y sus padres le dijeron "Bienvenida al mundo". La llamaron Zila que significa sombra y durante un tiempo fue la niña más feliz, pero la felicidad no comparte cuarto con el tiempo y las cosas cambiaron mucho en el país que para Zila parecía ser el mejor lugar para vivir.
El cielo de su casa de tiño de negro, y la noche se hizo eterna para ella y toda su familia, uno a uno de sus vecinos fueron desapareciendo y Zila veía como se quedaba sin amigos con quien jugar. Y a su familia también les tocos emprender el rumbo hacia lo desconocido. Zila tuvo que decir adiós a su hogar, su tierra, sus sueños, sus recuerdos porque en lugar donde solo existe muerte no es buen lugar para vivir. Así fue como conoció el mar y sus peligros, así fue como entendió que la vida no es fácil.
Un día el sol salió sobre sus cabezas y a lo lejos se vio un bulto que sobresalía sobre mar, era tierra, por fin tierra, al menos sus ruegos fueron escuchados por aquel que desde arriba todo lo ve, todo lo escucha y todo lo oye, mientras todo veían con alegría aquel puerto que parecía seguro, Zila veía cambio y el duro de tener que empezar de nuevo en un país donde no se sabía si serían aceptados.
El tiempo pasó y Zila jamás volvió a su pueblo, jamás dejo de sentir que había dejado un parte de su ser en otro lugar, que a miles de kilómetros dejo una vida. Ahora mira el mar con los ojos enjuagados en lágrimas, el mar le responde con una ola que trae el aire fresco de su antiguo pueblo. Hoy la vida es diferente para Zila y su familia pero nunca olvida de donde vino, porque eso es parte de su historia, hoy nacen flores donde antes hubo espinas y el cielo de Zila tiene otros colores, hoy los malos momentos son parte del recuerdo.
En un mundo donde sobran las guerras, viven niños y niñas como Zila que tienen que abandonar sus hogares y muchas veces son separadas de sus familias, en ese mundo vivimos y a veces miramos para otro lado para no verlo, me niego a dejarles ese mundo a mis hijos. Cada día son y más las inmigrantes y refugiados, los abandonados, los desalojados los que tiene que dejar y partir hacia otro país, la mayoría obligados por las guerras y la miseria. Zila puede ser cualquier niño o niña.
Existe una gran valentía en aquellos que dejan lo que tiene por una esperanza de vida, existe una gran enseñanza porque volver no es lo difícil, lo difícil es tener que partir sin saber cuándo se podrá volver.
leer más   
17
12comentarios 83 lecturas concursobac karma: 128

Obsequio de Otoño

Este otoño brillante de follajes que retoñan,
brota un universo de titilantes astros nuevos,
escándalo inaudito de explosión de brisa cálida.
Reproches negados de errores plasmados de tiempo.

Como si no importaran nada los lustros pasados:
el rostro ensancha, la mirada redonda se anima,
el rubor estalla en calor, la voz honda se empasta,
los poros se dilatan, el sudor brillante asoma.

La piel marchita y ajada simplemente revive,
el deseo extinto cual volcán ladino, se activa.
En calma lúgubre vive el resignado abandono,
calma... la ignorante del sabor del néctar sagrado.

En la serenidad de nada, la urgencia no importa.
El pudor adorna la realidad de este otoño.
Realidad distinta a una burla del destino...
el Amor, éste obsequio de otoño merecido.

A.B.A 2016 ©
Amalia Beatriz Arzac
Buenos Aires Argentina
leer más   
4
6comentarios 51 lecturas versolibre karma: 60

Apóstata

Porque no creo en ti
en el oficio de escribir me abandono,
entre la rutina
esconderé
mis secretos inconfesos
que me salven de toda culpa.

Porque aprendo a tener un nuevo dios
amnésico,
me levanto de la cama
y finjo cada día,
un nuevo recomienzo.

Leer de madrugada no me hace libre,
pero con los ojos cerrados
busco
el silencio que atrae un mal pensamiento;
disfruto del miedo
apenas una cicatriz deshecha.

Ahora, que soy el antagónico,
a veces rezo
para odiarte un poco menos,
indiferente
llevo el puñal en la otra mano.

Cómo fue que perdí la fe intacta:
en el confesionario
mientras leía un miserable
verso para ti.
leer más   
13
5comentarios 74 lecturas versolibre karma: 129

El peso fatal de nuestros pensamientos

Ah, el peso fatal
de nuestros pensamientos
adiós miseria, adiós perdición
__________mira
donde se han quedado
los tiempos y los días.

No quiero soltarte
no quiero
que te escapes
de mis corrientes.

No quiero
que naufragues
en otro aliento...
no quiero
perderme en tu recuerdo.

Aunque tú no lo creas
es fácil engancharse a ti,
tienes magia oscura
clavada en tus ojos.

No abandono el barco
solo he salido a tomar
un poco de aire
y un poco
de humo negro
para calentar
las manos.

Surcadas
manos
que se
engarrotan
en las cuerdas
del barco
que viaja
a la deriva
en caída libre.

Pero en la marea alta
la nave se enrumba
con la química de un cielo azul
y vuelve a tomar las coordenadas
y las matemáticas de sus nudos
de este mar infranqueable

según tú

que lo dibujaste en los anaqueles
de tu tardío tiempo.

www.youtube.com/watch?v=dLAhG51uz-o
www.youtube.com/watch?v=G_1LP3Z6pW4


Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
14/10/2018
leer más   
17
14comentarios 105 lecturas versolibre karma: 144

Lucero errante...

Sigo pensando...
«Tres y siete minutos »

En tu frialdad.

Lucero errante
Abandonas el nido ?

www.youtube.com/watch?v=x90oqr7k9g0



Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
14/10/2018
leer más   
14
1comentarios 75 lecturas versolibre karma: 132

Una prosa con amor

Lo único que tengo
es una quietud que arriesga todo,
una esperanza por un triunfo incesante,
una voluntad.

Solo me queda la delicia por vivir
esa no ha muerto, lo que muere cada día
es el segundo que sé ahora sin aliento
ese expira con cada gota en el desierto.

¿Dónde quedaron las palabras?
no sobrevivieron a un abandono,
quisieron convertir el dolor sin odio
pero unas letras no pueden amar.

De eso soy creyente y fervoroso,
por eso quiero descifrar a un pensamiento
con el más puro aroma de un sentir,
con eso me deleito sabiendo que es lo bueno.

Solo quiero meditar con mucho tiempo,
sentarme en una silla y tomar un café
sentir observando, viendo pasar las cosas tan detenidamente que pareciera que sí me importaran.

Solo quiero ver a la gente que no conozco
esa que se órbita presurosa
comprando con dinero lo que no usará,
no lo necesita para disfrutar a un bosque.

Esa gente no inventa poesía nueva, para que
no leerán un verso joven,
es mejor ver internet y sonreír en una selfie
con un rostro más que vacío.

Es la moda no existir, no escuchar
pasarse de largo y no voltear,
para eso se inventaron los momentos
esos recuerdos plásticos que nacen con un botón.

Se venden el tiempo detenido en una foto
en una miserable foto que nunca dirá nada,
no m tendremos tiempo para recordar,
ya no recuerdo lo que es hablar.

Tiempo,
juventud,
soy joven,
solo quiero una prosa con amor.

El mute
14/10/2018.
18
14comentarios 153 lecturas versolibre karma: 127

Efímero

El amor ha de fenecer, lo supongo, estoy parado en la nada,
mirando la ciudad, hace un asolador frío, pero tú has acabado con mi espíritu,
con mi afecto, nada más asolador que eso.
Los años pasaron sin darme cuenta de cuanto te veneré,
el tiempo se marchó como un soplo de polvo.
No sé, si tú sientes lo mismo en este instante,
pero a mí, el amor nunca me había pegado tan duro.
Esta vez el desamor me ha ganado arrojando una cubeta de agua fría sobre mi cuerpo.
¿Dime hombre, tú morirás de amor como yo?
Estarás en tu cama, abandonado y sin saber a dónde huir...
De hoy en adelante no me voy a fiar del amor, es tan fugaz,
como todo lo que existe en este mundo.
Carajo ni lo había pensado, pero uno mismo es como el polvo: efímero.
leer más   
4
2comentarios 28 lecturas prosapoetica karma: 59

Seguiré bailando

Y cuando caigo a veces lloro
pero si me gana el corazón yo lo abrazo
y lloramos juntos la torpeza
por otro nuevo fracaso…

Pero siempre seguiré bailando
aunque ya no crea en el amor
porque he aprendido
y me he descorazonado el alma
y aunque no haya un sostén
tan fuerte donde aferrarme
caeré mil veces al suelo
para recordar como duele
caer, si tan sólo pensara
o quisiera otra vez
enamorarme…

Y me abrazo a mi
con toda mi alma
que aunque sufre
nunca me abandona
se baña en mi llanto
se olvida lo malo
se ríe conmigo
y a veces
desvía mi vista
para que no vea
bailando a las sombras….

Y yo sé que caeré
una y otra vez al suelo
cuando sueñe despierta
que el amor es real
que se puede creer
porque a veces
lo sentimos
una necesidad
y entonces bailaré
y bailaré sin parar
cerrando siempre los ojos
con los labios pintados de rojo
por si alguien en mis sueños
me besa poder sentirlo real…

soundcloud.com/lola-bracco (Lola)
21
6comentarios 132 lecturas versolibre karma: 125

El salitre ha secado sus costillas

Sombra de plumas amarillas
que empolló el otoño,

después de una larga travesía,
encaran –los peces
navegando por los espejos
–,
el paseo de hojarasca,

es un atardecer de lotos,
la luna es tirada por unos remeros,
recogen las redes los marineros,

el salitre ha secado sus costillas,

el cuervo se unta
con los betunes de la noche,
vuela sobre los mercaderes,

campanarios, relojes, antenas

relucen las máscaras, el aire
de distinción al que aspiran
los transeúntes,

visten pieles de serpiente,
observa el cuervo, su boca
es agua, llueve sin cesar

los poemas enmohecen,
se abandonan,
el cielo es una puerta
por donde huyen las estrellas,

ardieron vivas, cayeron
pintarrajearon el cielo,
lo demolieron, clausuraron la noche,
me dejaron sin imágenes

ciego

arrojo el anzuelo,
trato de pescar sirenas.

/
leer más   
13
14comentarios 90 lecturas versolibre karma: 124

Duele la ignorancia cuando no se tiene nada

Autolesionarse es como un silencio vacío,
hay silencios que hablan
cuando ignoras palabras
y solo intentas a la distancia seguir mirando.

Quizás es miedo a morir en cualquier parte
lejos de mi y de mi olvido,
en una eternidad siempre lejana
tan triste y tan abandonada.

Hay sueños que se rompen sin ninguna bala
que huyen de la realidad al solo pausarla
que se esconden confundidos
como si no pasara nada.

Pero pasa todo y no lo hablas,
has dejado de sentir con los años
ya no te asombra nada
la muerte te tiene viendo un rostro de tumba profana.

Nadie se atreve a decirlo
pero tu estela está escrita con letras amadas
ni el viento o los versos pueden borrarla
es como una intacta y uma solemne calma.

Tengo frío y me derrumbo
solo quiero volar a un abismo,
inmóvil sentir que no existo
sin la edad de unos minutos bandidos.

Lloverá y no me importa no mojarme
duele la ignorancia cuando no se tiene nada,
es la noche que se me metió
hasta en mis últimas verdades.

Es el hambre de no poder amar con nada..

El mute.
12/10/2018.
17
9comentarios 129 lecturas versolibre karma: 127

despojarte de inocencia

Concédeme el honor de hacerte bucear
la humedad escondida entre mis muslos,
Y ver tu cara tímida tornarse lasciva,
lamiendo sin prisa con afrodisiaco culto.

conducir tus manos a sitios desconocidos,
Bailar al ritmo de tus gemidos sobre el
sudor de tu cuerpo blanco, terso y trémulo
¡Niño, de tu inocencia despojarte quiero!

al abandonar todo vestigio de castidad
abre ante mí, tu pecho desnudo y muéstrame,
con orgullo infame y sonrisa especial
la imagen divina del pudor corrompido.
7
sin comentarios 32 lecturas versoclasico karma: 84

Ellas cantan («Riders on the storm»)

Como un relato
al estilo de Zaratrusta
salgo de la tormenta
y de la vieja caverna,
sacudo los archivos
muertos de mi cerebro
y solo mantengo
los registro de mi identidad,
<<aspecto no tan importante>>,
la canción del buen Morrison
(« Jinetes en la tormenta. »)
Ah y algunos vicios, difícil
de abandonar.

Vaciada mi cavidad craneal
casi por completo
me adentro en un paraíso
de valles perfumados
y dulces pájaros alegran la tarde
con sus cromáticos colores.

El humo del cigarro
y un sorbo de licor guardado
me sostiene
y mis botas de vaquero
pisan la húmeda hierba.

Casi atravieso el desfiladero
al otro lado del río
mi conciencia luce nueva
pero mi instinto se anilla
en el cofre del tórax
y afloran las bajas pasiones
al ver en el valle azul de los reflejos
a unas amazonas hermosas
y bestialmente sensuales.

Preciosas odaliscas
mi visceral cuerpo tiembla.

De entre las amazonas sobresale
una chica esbelta,
separada del grupo
con su cabellera
cubriendo todo su espaldar
con unos ojos negros alucinantes

fulminantes y humeantes.

De pelo negro
y rostro melancólico
su embrujo me hechiza
y entro en un pleito existencial
ente mis instintos
y mi cavidad craneal
pero algo noto en su caminar
al parecer el pie derecho
muestra una ligero esguince
producido por algo,
supongo.

Trato de ayudarle
pero ella retrocede
la calmo
con mis manos
entrelazadas.

De repente accede
mis manos tiemblan y toman su pie
y rayos de luz le atraviesan,
pienso ¡ y este poder
de donde ha salido !.
Su blanquecino pie
sana y mis ojos no lo creen.

La bella amazona me lleva
aun lugar contiguo
y la pasión nos arrastra
destrozando la hierba
mallugando las algas,
alborotando las codornices
y ahogándonos
en las aguas del poderoso rio,

y mi cerebro
se llena de esa bella música:

(« Jinetes en la tormenta
jinetes en la tormenta
en esta casa nacemos
en este mundo somos arrojados
como un perro sin hueso
un actor en un préstamo
jinetes en la tormenta»)

Ante el deseo desenfrenado
y compulsivo
somos descubiertos
que fatalidad…
y una lanza o flecha mordaz
atraviesa
mi desguarnecido cuerpo.

y los restos de mi conciencia
se ahogan en el rio
y mi sangre
salpica las piedras del camino.
Y ahora todas las amazonas
corean en su garganta yerta
(«Riders on the storm»)

www.youtube.com/watch?v=lS-af9Q-zvQ

Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
11 de octubre 2018
leer más   
14
7comentarios 59 lecturas relato karma: 132

El ego

Le exigi
A mi ego
a no esperar
por un saludo educado ...
A no rogar
por un abrazo
cariñoso...
A no esperar por palabras
significativas..
A no acomular más de lo
que necesite y
nada que le pueda estorbar;
A no creer ser el dueño
de la verdad absoluta...
A no ser siempre
el fuego que avive
todos los momentos..
A no desear ser
más alto que el cielo....
Le exigi a mi ego
a no acobardarse
frente al miedo ....
a no pensar
que estar arriba
es mejor
que estar abajo;
que estar adentro
es más seguro;
que estar afuera ....
Le exige a mi ego
a no ambiciónar medallas
ni desear llegar primero;
a no desnudar las penas,
ni abrigar las alegrias;
a no esperar que la verdad
le enseñe a no mentir..
Le exigi a mi ego
a no mirarse
el ombligo solamente;
ni a observar
con aires de superioridad
por encima
de los hombro ..
Le exigi a mi ego...
a discutir las diferencias
y abandonar la vanidad...
leer más   
11
2comentarios 145 lecturas versolibre karma: 125

Mi tristeza

Es triste saber que ahora mismo me muero por alguien que no me valora
Y mi corazón le implora y ella solo me abandona
La tristeza me derrumba, estoy entrando en depresión
Sigo pensando en ella y aun no termino
De contar las estrellas ya no quiero tener
dolor de mi alma, dolor de mi corazón.
Que alguien venga y me saqué.
De esta depresión
leer más   
5
3comentarios 20 lecturas versolibre karma: 45

Amiga

Soledad maldita, soledad incierta,
Soledad absurda, soledad tan negra,
Soledad que siempre me acompaña aún cuando estoy acompañada, soledad tan fría y negra que me desgarra
Soledad que no me deja, soledad de infierno sin regreso
Soledad, soledad que se aferra a mi, a mi mundo, a mi ser
Soledad que siempre me acompaña y nunca me abandona. Soledad que a veces me agrada cuando me siento sola.
leer más   
5
1comentarios 18 lecturas versolibre karma: 72

El nacimiento de la xenofobia (El poema que nunca se escribirá)

La pobreza de la eternidad
derrotada y desnuda,
enmudece y duerme
sin cambiar el día.

Entra con violencia
donde nadie entra.
Viste harapos de amor,
nadie pregunta nada.

El padre, racismo social:
mano de obra barata, trabajadores de día y noche.
Piden poco y sufren mucho.

La madre, desprecio cultural:
ciudades dormitorio abandonadas,
cunas de rechazo a la integración.

Tres eran tres
y ningura era buena:
prejuicio, temor e ignorancia.

Bucle de odio,
injusticia,
temor,
goce de insatisfacción,
delirio de miedo,
intolerancia,
agresión,
estigmatización,
exclusión,
enfrentamiento.

Rostros de un rincón perdido.

Detrás de tu miedo,
otro miedo
entre muros de cemento, concertinas y cal viva
esperándote.

La voluntad del caos:
poemas que nunca se escribirán.
16
2comentarios 113 lecturas versolibre karma: 127

Entre tus manos

No importa el ruido de las palabras vacías
tu rosa blanca se ha marchitado
ya no llora sobre ella el rocío de los días.

El mármol dejó de cantar fragmentos
el polvo no llueve al son del cincel
tan solo quedan los abandonados restos

Figuras que yacen inertes y se destruyen
almas de barro de sus geniales manos
esbozos que en la mente se recomponen

Ahora ya no duelen ni hieren las espinas
aún eclipsada por tu verdugo eres luz
alizarin perfume que brota de tus esculturas

Camille Claudel "Jeune fille à la gerbe"
leer más   
12
3comentarios 67 lecturas versolibre karma: 138
« anterior1234550