Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 603, tiempo total: 0.007 segundos rss2

Tanka

El alba besa
asombrada un sol tibio
de primavera
y dibuja en las nubes
cascadas de sonrisas.
8
8comentarios 42 lecturas japonesa karma: 128

Tango composición

Tal vez un día de lluvia
Vuelvas a mí
A mi razón.
Mi existir es una luna
que tú
haces brillar.

Eres mi sol
Mi soledad
Cuando no estas
Tu recuerdo va....
floreciendo
por los caminos.
Mientras caen pétalos de
mi destino.

No se,si es amor,
Tal vez,
Solo canción.
Sé que tocas al piano mi alma.
Y tus notas,
Vibran en mí.

Eres mi musa,
Mi fantasía
Eres la noche que el día envidia.
Eres destello,
Perfume a
Tierra húmeda,
Hambrienta de cielo.
Eres quien convierte a mi cuerpo
en tango de Cello.

Eres bemol de abril
Sudor febril
Recuerdo,
Sentir.

Mi revivir....

Y floreciendo va..
Mi alma por los caminos.
Detello de tu alba.
Y floreciendo..
Por los caminos.
Mientras caen pétalos de mi destino.

Eres estrella cercana,
En humus de nadie.
Latir intenso del aire
Por eso te canto amor

Mi revivir
Fulgor de invierno.
Preludio de mis destellos.
Tormenta de estrellas el velo.

Y si por ello miras al cielo
veras que una lágrima,una lágrima cae
Y si por ello miras al cielo.... verás una lágrima...Y es mía.
leer más   
14
9comentarios 65 lecturas versolibre karma: 126

Marcharé de nuevo...

Marcharé de nuevo
a buscar la calma,
a sentir el frío
de la fuerte helada,
y tendré el recado
que la tierra manda,
ese escalofrío
que mi pecho clama,
y estaré despierto,
quizás en la playa
o puede que cerca,
durmiendo en la cama,
pero no me importa
oír sin palabras,
la voz del destino
que llega y se marcha,
la voz de los sueños
cubiertos de algas
y aquellas guitarras
un tanto calladas...

Bogaré, sin prisas,
en la vieja barca,
hundiendo los remos
en las verdes aguas,
y si acaso dudo
buscaré el mañana
la nube sombría
y quizás dorada,
buscaré, te digo,
a la luna casta
que sale en el cielo
a cantar sus nanas
y si acaso veo
una rosa blanca,
burlaré su espino
para así robarla,
y será mi premio,
mi pequeña maga,
para ti la rosa,
lunita de plata...

"...Marcharé sin rumbo
a buscar el alba,
a sentir tus besos
mi canija amada..."

Rafael Sánchez Ortega ©
30/10/18
17
6comentarios 77 lecturas versoclasico karma: 138

Déjame amarte

Me paro en tu corazón
tocando tu puerta entornada,
dejo que mis sentimientos
hablen con los tuyos.

Y lloro toda ausencia
en un alba
que permanece dormida.

....... y se cambian mis estaciones,
y me quedo asida a otro invierno
esperando besar otra primavera más.


Déjame que habite en tu cuerpo,
ser oráculo de tu cielo,
abrasar mi deseo
y estrujar tus labios, otra vez más.

Déjame ser fuego
en esta noche
que orbita
intentando crecer.

Déjame sumar sentimientos
llenos de aires nuevos.

Déjame emocionar tu corazón,
ser tus siete velos,
.... Y susurrame otra vez más,
con el timbre de tu voz
acariciando mi piel de terciopelo.

Déjame ser tu cima
y tú, sol desnudo
tú, guión de cada amanecer.
y yo, suero de tu mundo.

Déjame ser canción
en tus labios,
ser abecedario de tus ojos,
ser tu cuerpo fusionado.

Déjame.........


Ángeles Torres
leer más   
27
19comentarios 120 lecturas versolibre karma: 130

Dirán que he llegado

...

"Me abandonó la vida"

Vaya cliché.
A mí me abandonó la muerte. Me despojó del único deseo mío. Me abandonó la espera.
Tú espera me trajo los trapos sucios, los que no se lava en casa. Los tuyos, los otros.

"Me abandonó la muerte"
Vaya cliché

Yo me abandoné a la muerte y la vida.

Y aparecerá en el alba un dia
ese dia en el que te olvidaré y,
entonces tu cuerpo se habrá secado entre mis manos.

y ese cansado horizonte se difuminará
entre colores pastel y lienzos viejos
11
2comentarios 63 lecturas versolibre karma: 124

Adoquines llenos de soles

Ella dice que tiene una canción (des)esperada
prendiendo sobre el pentagrama del alba

Y dice
que sus mariposas se han enredado
sobre las cuerdas de tu guitarra
Y que ...
Qué puede hacer ella
si se ha posada toda la primavera sobre su almohada

Si las notas atraviesan su ventana
la suben las persianas
Y la hacen bailar con las ganas

Las que siempre tiene
—y nunca te alcanzan —

dice...
que es curioso
pero que puede ver a noviembre
lleno de girasoles
Y los adoquines de Madrid
llenos de soles

Y que si tú quieres ....

Le quita unas cuantas letras al tema

Y le hacéis verso
poema
O lo que tú quieras

Pero que vengas <~~~~~


@.rebktd
leer más   
20
19comentarios 103 lecturas versolibre karma: 133

A la luz del alba

Atraviesas el cauce de mis aguas claras
entre las caricias de un viejo recuerdo,
mientras el eco de un beso se apaga
con la suave brisa que corre en el viento.

Bosteza la noche con su suave aliento
libando el rocío que calma mis ansias
y tu vientre plano es como un evangelio
donde quedan yertas todas mis palabras.

Dentro de mi pecho tu voz floreciendo
en amaneceres de tiempos inciertos
a la luz del alba cuando va emergiendo
la luz de mis ojos que sueñan despiertos.
leer más   
3
sin comentarios 25 lecturas versolibre karma: 36

¡Ay niña...!

(A Alba Dos)

¡Ay niña si tú supieras
lo que se oculta en mi frente,
los pensamientos furtivos
que multiplican sus veces,
ya que no es una ni dos
pues son de ahora y de siempre
este sentirte tan dentro,
este esperarte sin verte,
para llegar al invierno
y hasta buscarte en la nieve,
y no me digas que no,
pequeña niña impaciente,
ya que te quiero conmigo
así, serena y sin fiebre,
para enseñarte la vida
y conseguir sus placeres...

¡Ay niña, si tú supieras
de mi vida y sus reveses,
por querer ver a la luna
en los libros que leyere!,
y es que la letra se esconde
por rincones y entre eses, `
para evitar las miradas
que las lean y secuestren,
y es que tú estás en los libros
y en los versos, como redes,
para atrapar a los ojos
de lectores imprudentes,
porque los míos te buscan,
te persiguen siempre fieles
para escanciar la ternura
de tus mejillas ardientes...

"...¡Ay niña, si tú pudieras
ver en mí lo que no tienes,
yo sería muy dichoso
regalándote el presente!..."

Rafael Sánchez Ortega ©
26/10/18
13
2comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 115

Descansa corazón...

Descansa corazón
no escuches las palabras,
el viento está furioso
y el mar con marejada,
reprime los suspiros
que emite la garganta
y busca por el pecho
las notas de tu arpa,
¡qué bella sinfonía
que parte de las almas
siguiendo la batuta
de mano tan sagrada!,
la vida es un susurro,
un soplo en la distancia,
vivimos un momento
tras esperanzas vanas...

Descansa trovador
el verso te reclama,
ya sale el sol de nuevo
y se levanta el alba,
la luz alienta el día,
los pajarillos cantan,
la noche y el rocío
dejaron gotas de agua,
disfruta de esa alfombra,
escucha las cigarras,
si cierras bien los ojos
encontrarás la infancia,
está en ese jardín
con vida que reclama,
tu bendita inocencia
y el poema que trazas...

"...Descansa corazón
y sueña con las hadas,
las llevas en tu pecho
y también en el alma..."

Rafael Sánchez Ortega ©
27/10/18
13
4comentarios 83 lecturas versoclasico karma: 116

Tus ojos

Tus ojos tiernos de mirada vivaz,
de brillo secreto… por sincero amor,
de pequeñez perfecta y mejor color,
han traído a mi corazón la paz.

Tus ojos de color café que adoro,
que evocan la inocente infancia,
que cautiva hasta mi arrogancia,
hoy en la distancia… su mirar imploro,

tus ojos de mirar tranquilo,
como tranquila tengo el alma,
como su mirar en la distancia inspiro

y sueño para poder estar en calma…
la calma que me brinda un suspiro,
por tus ojos abiertos en el alba.
leer más   
3
sin comentarios 26 lecturas versoclasico karma: 44

Mi corazón es una ciudad, la ciudad más pequeña del mundo

Mi corazón
es una ciudad, la
ciudad más pequeña del mundo.
No hay mercado desordenado,
no hay un gran número de residentes.


Solo hay una hoja,
solo un racimo de flores,
oculto en secreto: el
afecto de mi infancia ...
Mi sueño
es una ciudad, la
ciudad más pequeña del mundo.


No hay templos sagrado, ni tumba sagrada,
tranquila y sencilla...
Solo hay una bruma,
solo una brisa,
y tranquilamente unida a ellas,
la inocencia de mi infancia ...


Y las flores frescas en el campo de trigo
sacuden las cortinas del alba.
¡Ah!, soy una ciudad pequeña, la
ciudad más pequeña del mundo.
Solo puedo vivir una persona,
Un soñador
mi amor,
mi amor !ah¡
¿Por qué no vienes?




Che-Bazan.España
12
4comentarios 73 lecturas versolibre karma: 128

Pasión

Será la tarde pupúrea que se dejó ver por el tragaluz de tu alma.
Será el sentir anónimo de nuestra piel sin ancla.
No se puede matar el alba.
Ni degradar su calor espontáneo.

Pasión no desaparece
por insultarla.
No muere su noche por manchar escenario.
Si,
Tiembla la mañana.
leer más   
14
6comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 136

No camines por allí, está oscuro en la ciudad de Gyumrí.

No camines por allí, está oscuro en la ciudad de Gyumrí.
Un pequeño grupo de estrellas se dispersan silenciosamente,
rodeando los enormes árboles muertos,
no camines por allí, los sueños son demasiados profundos.
No tienes plumas, la vida es la profundidad de la muerte.

No vayas por allí, no vayas por las montañas muertas.
No andes por allí.
Dile adiós a la desesperación.
Dile adiós al valle del viento.
Llora, es una especie de felicidad.

No camines por allí.

Las luces y las flores frescas en el campo de trigo, sacuden
las cortinas del alba.
En un humo indiferente. Creo que mis recuerdos, el cielo y
el agua que salpicaba el mar, cubrirán todo lo que cubro para
cubrir la tumba que no se puede encontrar.


Sé que en ese momento, toda la hierba y las pequeñas flores
estarán rodeadas de luz. En el momento la luz tenue, besara
suavemente mi dolor.


No tienes plumas, la vida es la profundidad de la muerte.

No vayas por allí, no vayas por las montañas muertas.
Después de que yo y la carretera desaparecemos,
haya unas cuantas hojas verdes despertando en el
desierto. Bajo el cielo violento y claro, que representa
la belleza, que representa la vida en la ciudad de Akhtala.


No andes por allí.
La tierra es curva.
No puedo verte.
Solo puedo ver
el cielo azul en tu corazón.
Verdaderamente azul
azul es el idioma.


Quiero hacer feliz al mundo.
O darme una nube.
Limpie el tiempo despejado.
Mis lágrimas necesitan lágrimas.
Mi sol necesita dormir.



Abre la puerta de la cerca.
Quédate quieto, párate y
duerme como una flor.
Tomarás el sol en silencio.
Tomaré el sol. Este es mi deseo.
Solo puedo ver
el cielo azul en tu corazón.



www.youtube.com/watch?v=g2yKBlrU7yg


Che-Bazan.España


Escrito en la frontera de Armenia.
En primavera llueven flores.
17
4comentarios 61 lecturas versolibre karma: 129

El dulce verso que desnuda a la calma

Todos los poetas desean encontrar su propia verdad
la última gota de agua en un desierto
la palabra extraviada
el dulce verso que desnuda a la calma.

Todos sueñan con morir erguidos,
es un deseo genuino
como querer morir en la antigua morada,
donde tu perro es fiel como leal es mi mirada.

Hoy dormiré tranquilo
sin fuego que arda,
el agua no inunda mi dulce morada
la noche se extingue sabiendo que en el día llegará el alba.

Solo quiero de ti una fotografía
que conserve el momento exacto
de tu victoria esperada,
nunca el amor será una historia borrada.

Perdure vagamente ante la tristeza que apaga
era más fácil fingir auto engaño
reconocer tu mentira
tener que dormir en pesadilla en la cama.

Qué te diré ante la tensa calma
me falta valor para delatar a tu memoria que olvida
el problema siempre serán las razones,
te hubiera dicho que no quería explicaciones.

Te esperaré hasta el mismísimo letargo
inventando por ti matrices
desvelando a la aurora en mis ruegos
acariciando el momento en una melancolía lejana.

El mute
07/11/2018.
leer más   
19
6comentarios 140 lecturas versolibre karma: 148

Allí arriba

Allí arriba
me crecen las palabras
inexactas.
Acalorados pensamientos
que llenan
mi cerebro de manchas.

He hecho de las rocas
el paso sigiloso donde escondo
el beso,
y aun cayendo al agua,
la frialdad no es suficiente
como para emprender el camino de vuelta
a la canción postrera
que siempre me cantas.

¿Qué hace que no pueda retener
una única sombra en mis espacios...?

-las luces tiemblan
antes de empezar el ritual
de letras llorosas,
alma de rosas en espinas castradas-

Siempre hay algo perverso
en los ojos que escapan
de los días,
de las horas,
de todo lo que calla en demasía
cuando la tormenta escampa.
Pero han de caer las gotas
para mojarnos la cara,
para despertar al alba
algo más vital que la nostalgia.

Llorar y reír
en la locura anestesiada,
hablar
sin entender ni una sola palabra.

Todo es allí arriba,
allí,
donde todo empieza
y todo acaba.
21
13comentarios 104 lecturas versolibre karma: 136

Miedos probatorios

"El otoño coadyuva en el disecar de las pruebas
impresas sobre las hojas acorazonadas
y la lluvia escribe sobre el último verdor de las tentativas.
La humedad logra que las cenizas se apelmacen bajo las huellas
y logra que el único miedo probatorio se destruya del todo.
El sol enfurece cuando no consigue su objetivo principal;
pero las nubes no se hacen cómplices y nublan todo"


Teoría introducida, inductiva por naturaleza,
meramente inexplicativa y coloquial, carente de detractores
y de contraposición: salvo algunas corrientes marinas
y terceros "ajenjos" a las pruebas orales suministradas.
Hipótesis promisorias tras el devenir del tiempo.
Explicaría la causa del hipo y la entrega de la tésis tardía.
La nervadura enerva la savia y sabiamente circula.
Encontrarían la potencial cura para el paciente enamorado
y la eutanasia no se ejecutaría.

Conocimiento empírico derivado de la experiencia,
para probar la verdad, sin explicaciones racionales:
al azar, sin método, según las circunstancias de la vida.
Tal vez, promueve pruebas escritas,
demostrativas de la veracidad de los helechos.
Pruebas que versan sobre los hechos.

Así, vamos observando dicho fenómeno,
mientras se toma otro sorbo de café
desde el andén de la expectativa.
Solo priva una melodía de fondo,
proveniente del susodicho hilo rojo musical;
de los instrumentos públicos y privados.
Luego de promovidas, admitidas o rechazadas,
otoño defecará o evacuará las pruebas:
las hojas, atestiguarán los testículos y los tres trigos.

Versos y costumbres bajo el imperio de la ley derogada.
Podríamos conseguir otros medios probatorios:
el agua, lluvia, tallos, labial, piel, veranos e inviernos
y otras pruebas embarazosas.
Vellos de albaricoque en el alba.
Probar, reprobar y saborear.
Elementos irrefutables que permitan construir un modelo
aproximado a partir de la realidad de los versos,
en aras de encontrar la verdad y la fundamentación de los miedos
y a partir del veredicto se ejecute la condena,
se despenalice la pena o se absuelva al reo.
Pero...se evidencia:

Miedo de subir al estrado de las oportunidades.
Miedo de volver y reproducir los daños.
Miedo de las declaraciones, ilusiones y alegatos.
Miedo de las pretensiones aducidas en la demanda de versos.
Miedo de reconstruir los momentos.
Miedo de las probanzas del amor.






11 de octubre de 2016
leer más   
14
2comentarios 87 lecturas versolibre karma: 130

Desesperanzados

Un día más embarcados en el alba
por el proceloso y obscuro mar
de otro dia sin alma ni dueño,

Se intercambian caricias en migajas
con desaires descuidados a la sal,
como esos payasos de los cuentos.

Y solo sueñan con la nave del ocaso
para saber que les dejan regresar,
como si fuera ya su punto final.

Pero la noria seguirá girando,
y uno por uno al canjilón caerán
porque en su vida de desesperanza
ya nunca se esperan nada más.
leer más   
19
6comentarios 71 lecturas versolibre karma: 139

Soñaré (jotabé)

Soñaré con hierbas de flores blancas,
luna de perlas nacaradas brancas.

Nubes de viento difusas y pálidas
van despertando mi alba, lentas, tímidas,
desparraman su voz rosas cálidas,
lluvias de iris duermen hojas caídas.

Cae flotando la espuma violeta,
arropa enojos de bella silueta.

Hojas carmesí, marchitas y francas
susurran voces de almas libidas,
voces de mosquitos, memoria veleta.

Ángeles Torres
leer más   
16
14comentarios 89 lecturas versolibre karma: 144

El loco, el viejo, mi lecho

Dicen que un loco anda suelto
se ha escapado de las garras del averno
dicen que sus pies andan descalzos
sus zapatos ha olvidado en el psiquiátrico

Vaga por las calles que aún yacen dormidas
no sabe la gente la maldad que se aproxima

En ese pueblo en un lugar alejado
habita un hombre que ha vivido muchos años
tiene los pies cansados de estar andando
el bastón en su mano es su mejor aliado

No entra luz en su morada, ni alegría, ni esperanza
la música no se escucha, la música suena ahogada

Pasea los pasillos como buscando la calma
pero hasta la calma misma escapa de su mirada

Las arañas se hacen dueñas de su casa
van tejiendo las historias de su barba,
blanca y larga, apenas habla

Las arrugas de su frente han ganado la batalla
parece que su cara siempre ha estado derrotada
sus ojos no quieren abrirse al alba
mientras la vida le pasa como si nada pasara
la conciencia le camina sobre su encorvada espalda
y es el peso de esta misma la que de dolor lo mata

Nadie es capaz de acercarse a su morada
por todos es sabido
no le hace gracia el gentío

Su terreno es el más muerto
su calle la más desierta
hasta el sonido teme entrar entre sus puertas

El sol le ha abandonado
parece que una nube negra siempre le esté rondando

Viejo temeroso duerme inquieto, duerme poco
su cama con desconfianza
quizá sea la única que por él sienta añoranza

En el lecho yace una almohada
que debajo esconde un arma, cargada
siempre ha estado lista para la batalla

Ojos vigilantes desde las ventanas
con su poca agudeza advierten lo que se acerca

De naranja un traje vaga
colgado en un cuerpo enfermo
como el caminar de un muerto
se va acercando tan lento
como la cara del viejo
desencaja gesto a gesto

Entre sombras ve esa cara, reconocible mirada
los ojos que cada noche le atormentan hasta el alba

Ese rostro, cada vez menos extraño
se le aparece en sus sueños
pero ahora está despierto

La silueta que se planta ante su puerta
tan esbelta, tan siniestra
puede que la locura le haya robado la mueca

Esta figura se adentra sin haber traspasado tan siquiera la puerta
está en su mente, parece que el viejo ahora le teme a la muerte

Sombra inmóvil pasan horas
ese portal no abandona

Veterano, enfurecido
dando tumbos va en busca de su defensa
ese arma que su vida salvó en guerra
a lo que más se aferra, lo único que le queda

La guadaña que usa balas de su valentía le llama
una vez más tropa armada, al recluta le reclama

Parece que la cojera ha abandonado su pierna
antigua herida de guerra, su bastón ahora es torpeza

Está en guardia, decidido
el portal de su morada protege como a su patria

Gira el pomo abre de golpe
el gatillo listo, lento y torpe

Sus ojos abre de un soplo
las arrugas del entrecejo parece huyen de asombro

No está el loco en su portal
se ríe en su ventanal
donde el viejo suele estar
vigilante de su hogar

El orate ya está dentro
riendo bajo su techo
puede que sus carcajadas
las escuche todo el pueblo

Ha venido a buscarle
ha encontrarle entre sus trajes
colgados de su mueblaje
muchos de ellos militares

Vetusto malherido
su memoria no ha borrado las batallas
sus ojos aún ven llamas
los tiros los siguen oyendo sus oídos

La sangre que empapa su trinchera
ahora es el agua que rebosa en su bañera.
Trata de sanar heridas
pero la guerra está fría.
Porque aunque ande cojo
aunque camine encorvado
ningún cóctel de fármacos aliviará su pasado

Porque la guerra aún no se ha acabado

Veterano de mil guerras
no creerás lo que tus ojos te cuentan
puede que la locura haya entrado en tu cabeza
o es el loco que se burla de su presa

No se ha acabado la guerra

Sube por las escaleras
como si tuviera treinta
el chalado no se escapa de esta afrenta

Allí están los dos de frente
como cuando ves la muerte

En su mirada reconocen algo extraño
es la abertura del tiempo que ambos han traspasado.

Calzan el mismo calzado
aunque ahora van descalzos

El viejo no se lo piensa
abre fuego como en plena contienda

Angustiada su mirada reconoce esas cuencas maltratadas
por tantos años aisladas, esas cuencas no ven nada.
Van vagando por las calles de un pueblo que no buscaba
hasta encontrar una casa que por todos es odiada

El loco vaga tranquilo
pone fin a su infinito
pone fin a ese asilo
que la guerra le ha traído

Ha perdido la cabeza y huyendo de su presencia
escapó de los muros que apresaban su conciencia

Tal vez pasen muchos años antes que encuentre aquello que está buscando
tal vez pierda la batalla más que cuando su arma sin temor el disparaba

Ahora se encuentra en la puerta de una casa que por fin le dará tregua
pero su temor acecha al otro lado de la verja

Veterano de guerra has matado tu conciencia
y eres tu quien vaga por esa senda
eres tu al que el mal se acerca
cuando el pueblo aún en silencio despierta

Eres tu quien hace años aislado en el frenopático
la medicación dio tregua al apático, lunático
que escapó andando errático
por mil lugares selváticos
hasta dejar al olvido su pasado más traumático

Recluido en el psiquiátrico
muchas almas ha matado
y es por eso en plena guerra
no pudo con esa pena

Esta vez es diferente
la cordura ha matado con sus dientes
a aquel ente, que te visitaba siempre
aunque todo lo haya creado su mente

Eres tu tan inocente
por las calles vas vagando entre la gente
para regresar consciente
a la morada que a este pueblo le hace frente

Siempre por esta fecha
su cabeza abre la brecha
la manía prende mecha
la paranoia lo acecha

La locura que desata su agonía
la guerra para el no acabó ni un solo día

mientras escribo estos versos
escucho sus gritos bajo mi techo
cuentan que el viejo murió en el lecho...
en el mismo lecho en el que duermo
leer más   
16
2comentarios 73 lecturas concursobac karma: 123

Tres imágenes y un juego

Detrás de la colina se ha arrugado el cielo,
se ha doblado el horizonte en las manos de dios
mudo el campo, testigo de simulacros coloridos.

La luna es solo un punto en el ojo de nadie,
imaginarios paréntesis, nadie somos, puntos en el ojo que es la luna.

El río que miro está hecho de memoria y agua,
recuerdo de una lluvia dulce,
al alba desciende uno
y al ocaso otro le ampara.

El río de las mil aguas,
mejilla partida por donde se escapasen todas las palabras de la tierra.

Detrás de la colina está dios arrugando el cielo,
las manos del horizonte son un silencio hecho de simulacros y colores rojizos,
y el río no deja de bajar mejilla abajo, entre las piedras de la memoria y los árboles del olvido.
leer más   
3
4comentarios 32 lecturas prosapoetica karma: 45
« anterior1234531