Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 219, tiempo total: 0.004 segundos rss2

Ocaso

El aplastante peso en medio del tórax,
me asfixia, atorado esta un nudo en mi garganta,
sino lloro no lo podré aflojar...

¿Tengo permitido derrumbarme unos instantes?
No tomará mucho, será como recuperarse de una resaca...
no puedo prometer nada...sólo dejarme llevar.

Lo estoy intentando lo mejor que puedo,
sacando fuerzas de mis momentos de debilidad,
apenas me sostengo.

No hay canción de cuna cantada,
que me levante de un salto,
sólo gimoteos enmudecidos que me tararean:
"Duérmete ya."

Quisiera aislarme de todo pensar, sentir o actuar...
de todo lo que me daña y agota.

Está bien, no mires atrás.
Dime, ¿cómo no hacerlo cuando ves pasar
tu vida frente a la misma parada ir y regresar...?

¿Cuántas veces no encerré mi ser dentro de una habitación?
Quiero quebrar todo a mi alrededor,
a los objetos sin vida ni voluntad,
arrojarlos para llevar consigo mi frustración.

¿Cuántas veces no me aferré a la idea de desistir y no intentarlo más?
Cuando más lo necesite nadie ni siquiera me notó,
hice mi papel a la perfección,
fui invisible cuando una simulada soga me hundía
y arrastraba a su alrededor,
y creí que vídeos de auto ayuda y motivación me ayudarían.
¿Qué podía hacer?, la desesperación apretaba de mi cuello.

¿Cuántas veces pernocté para no aceptar la verdad?
con la creencia de que, con los ojos cerrados,
bajo el vicio desconocido despertaría en el
escenario que siempre aspiré pisar,
verme allí con mis sueños hechos realidad.

Intentó centrar mi mente en el cubículo de una oficina,
en el trajín de lo cotidiano,
y en la supervivencia del día a día,
sintiendo el aislamiento de los acompañantes
los soñadores en quienes creí,
y que hoy se detuvieron, como yo.


__________________________________________________________________________

Ocaso: podemos permitirnos caer, esconder nuestra luz y calor, perder las fuerzas, así como la caída del ocaso que da por terminado el día.
10
10comentarios 82 lecturas versolibre karma: 119

Quimera

Son todas esas ausencias tuyas
Lacras que llagan mis labios
Y van asfixiando mis aires.

Ni estertores de sollozos vanos
Ni lágrimas de ojos muy necios
Consiguen calmar tus desaires.

Ciprés que con desafío sigues
enhiesta apuntando a los cielos
nunca regalas alegrías ninguna.

Oh estatua de fino alabastro
fiel imagen de sensual Atenea
enciendes infiernos sin bulla.

En mi alma de hombre quimeras.
leer más   
15
sin comentarios 75 lecturas versolibre karma: 113

Canicas y Papalotes

A: Mi niño interior

Volar con tan solo un pedazo de imaginación,
Ser niño feliz con tan solo unas cuantas canicas;
¡Ahora lo entiendo!,
La vida era más simple en pantalones cortos y sin zapatos,
Ahora me asfixia el traje,
la corbata,
la rutina.
leer más   
12
1comentarios 49 lecturas versolibre karma: 110

Una vez soñé

Una vez soñé
que las volvía a ver,
a todas esas personas que amé
y que se fueron.
Algunas por fatalidad,
tragedia o calamidad,
Otras por voluntad.
Pero partieron,
de pronto desaparecieron
con parte de mi alegria,
y dejaron esa sensación
de asfixia en mi corazón.
Soñé que lloraba,
al abrazarlas, liberándome
porque las extrañaba
y también temiendo que...
pudiera perderlas otra vez.
Y al mirarlas les conté:

Una vez soñé
que volvía a nacer,
y que intentaba no hacer
los mismos errores.
Ser mejor persona,
buscar otras formas
de solucionar problemas,
ser un mejor hombre.
Pero tengo oscuridad,
por dentro soy de piedra,
tal vez no sea maldad,
pero daño a quien me quiera.
Yo nunca quise esto,
ni para mi ni para nadie.
Quisiera tanto ser mejor,
para haber podido darles
una vida diferente, que
se merecían y que
una vez soñé.
leer más   
15
4comentarios 83 lecturas versolibre karma: 115

"El Canto de los mirlos ahogados" (Autores @CorazonDeFlor y @rayperez)

Me despeinaré vaporosa pisando nardos y mirlos mansos
ahogados por las lagrimas sagradas de diluvios opalinos
se derrama en una mañana turmalina sobre mi templo
y vuelo como golondrina a tu refugio
cual árbol de hombría me cobija
y con tus ramas refrescas mi Alma
¡Oh madero viviente, se me olvida ser la flor dejada por el viento!

En mis manos ya no eres la flor dejada por el viento
yo ahora seré tu refugio golondrina errante,
pero suéltate el pelo y siente la libertad
corriendo por la estepa del brumoso bosque estival,
siente como mis ojos te miran
y quieren desbandar tu sonrisa
hemisferio de aromas que excitan mis
estíos y ocres otoños
quiero que esta noche te desnudes
bajo el palmar de la luna.

Entre las flores del cerezo me despojo del silencio
canto junto con las palomas sollozantes
la belleza de tus copos profundos de fino topacio
y así me deslizo desnuda sobre eucaliptos y dedalera
para llegar a tu copa
bebiendo el delicioso vino de tus labios morenos
mi piel brilla una estela de preciosas gemas rosas
alumbrando nuestros rostros la alegría de encontrarnos.

Que maravillosa esencia guardas para mí
tan arcano y entero tu integro cuerpo
que mis manos apiladas y mis ojos enardecidos
se llenan de entusiasmo... palpándote
al son de los astros a lo lejos.
En esta noche suplicante que te pido no acabe,
mi boca y mis dedos lamen de tu aliento,
tu frugal despertar de mujer
que vive en las lunas de mi pecho. 

En lo más alto del silencioso eco
me extasió de tu vaporoso y dúctil gemir
y de tus collados senos.
Oh, Dios que mujer has creado
bajo la sombra del cerezo.

Quédate aquí conmigo arraigado a la tierra
donde tu mancha de diamante germina
mi monte vorágine de esmeraldas.
Quédate aquí conmigo anhelando la regadera
de zafiros nocturnos bajo mi pecho asfixiado
por tus besos inquietantes y tus dedos melosos.

Deja que nos lave los torrentes celestes del cielo
que nos limpie de la impureza del corazón marchito
que nuestras lenguas no se sequen
de tanto tocarse.
Así que deseo que siempre caiga agua
sobre nuestras cabezas delirantes
¡Que caiga la misma Vida en el agua
mi dulce gemelo del tiempo!
es el comienzo del despertar de la inmortalidad
de nuestras voces
es el vivir hoy para siempre.

Por eso me despeinaré vaporosa
pisando nardos y mirlos mansos ahogados
por las lágrimas sagradas de diluvios opalinos,
para llegar a nuestro lecho eterno
de prístinos lirios y aves cantantes, gritando:
"¡Quédate aquí conmigo!"

Las aves del bosque verde trasplantado
y el perenne rosal gritan al unísono contigo
que permanezca a tu lado.
Tú mi odalisca irreverente
tú mi piel sin tiempo
me pides que esta noche no termine
lo deseas tu y lo anhelo yo.

La eternidad cabe en nuestra hoguera
las brasas están ardiendo,
nuestros cuerpos piden más
que no se acabe
este apasionado encuentro.
¡Oh, mi flor inmemorial, mi Venus sideral!
acuéstate y contemplemos el manojo de estrellas
las pléyades y los agujeros negros
permitan que mi boca se encumbren
con tus labios perfectos y succionen
el divino néctar orgásmico y frutal
cargados de aromas arrancadas de la efímera existencia
de la flor de cerezo.

Tú representas esa mujer gallarda
que atraviesa las resinas de este mágico árbol
donde los mirlos se acuestan
y se juran Amor eterno...


(Léase escuchando esta canción)
youtube.com/watch?v=h_ICl20EJjY
leer más   
16
18comentarios 188 lecturas versolibre karma: 135

Despertar

Poco a poco

Voy atesorando

Solamente lo maravilloso

El nacimiento de lo nuevo

Y misterioso

Y el día clama mi mesura

Pero la noche existe

En hacer una fiesta

Entonces anido

todo lo q observo

Lo estudió y conservo

Por q es desde ahi

Donde fresco y envejezco

Lleno maletas de expresión

Y experiencias

Guardo toda huella

Q dibuje alguna pena

O un millón de alegrias

Atesoro las lágrimas

Y las risas..

Cobijo solo al q huele

los aromas y

Entiende los colores

Guardo las semillas

Q almacenan

La miel de la vida

Miro sobre mis hombros

Para ver si algo cambia

Pero a esa altura

El paisaje es inextensible

Tantas cabezas pensantes

Tantas almas en pena

Tantas manos atadas

reparando cosas rotas

Tantas experiencias

Tantas historias

Tantos elementos

Y un solo galope

Poco a poco

Voy nutriendo el amor

Entonces fundó mi alma

Hasta desvanecer

La delgada línea del destino

Y con los labios de mi boca

Beso

La culpa la gloria

La sangre agónica

Los sueños mordidos

Las historias q sobreviven

A todo lo q tengo

A todo lo q tuve

A todo lo perdido

Y a todo lo ganado ..

Tantos suspiros retenidos

En el reino de los asfixiados

Tantos corazones ahogados

En los aires de

Todo el mundo

Tantos latidos detenidos

En este viaje apresurado

Tantas felicidad desperdiciada

De una alegría q no espera...

Por eso ahora solo atesoro

Lo maravilloso....nada más que lo maraviĺloso ..
leer más   
3
1comentarios 49 lecturas versolibre karma: 33

Orfandad

Quedó para siempre
un poco de mí
en el portón inevitable
—mi casa—

a los 15 años, corazón amateur.

Soldado me reconozco
en la memoria
del poeta
—nadie ha muerto desde entonces—

Cuando lanzó la última piedra:
el salmo

sólo quiso tranzar por otra creación.

Él, roto sus alas,
ha dibujado un dios
—como sacrificio—
en sus manos

Alguien sueña, eufórico desde el alma.

Pensamiento de barro.

Orfandad.

¡Cómo me asfixias de galaxias!
leer más   
11
2comentarios 77 lecturas versolibre karma: 126

"Esta amnesia"

Laberintos, de recuerdos nefastos
que yerran por tu atmosfera
curtiendo con semillas de olvido
mi incipiente... ¡maldita amnesia!

te recuerdo de ayer, o talvez de hoy
¡incertidumbre!... ya no sé lo que soy
sólo sé, que de la mano del olvido voy
surcando entre el pasado y el presente

mirando a la gente todo me sorprende
como un niño tratando de explorar
lo que, a sus ojos le parece diferente
no siendo parte de una evocación...

y me encuentro, girando en 380 grados
tratando de marear esta amnesia absurda
para confundirla y obligarla al recuerdo
que se esfuma y a momentos vuelve

como un fastidioso juego macabro
me absorbe, me limita y me confunde
me asfixia me obliga a sucumbir ante
indicios de una memoria que quiere volver.

Me aferro a una ínfima esperanza al
regar con fe, mi cultivo de pensamientos
para que germine entre el hipocampo
y mi corteza prefrontal... la semilla
de mis despintados recuerdos fugaces.




Clementina Bravo Rivera
Cleme_Eternamente
04 de noviembre de 2018
Arica – Chile.
leer más   
21
15comentarios 177 lecturas versolibre karma: 140

En el desierto de tu ausencia...

Camino con indigencia
descalzo y despojado
del ruido de tu voz.
En el desierto de tu ausencia
y en la sonrisa siniestra
del adiós.

Me quedo pensando
en tu mirada
atravesada
por un rayo de luz
inalcanzable,
difícil de pensar.

Congelas las horas
y nada dejas por decir
me asfixio en el alquitrán
de tus labios
donde miles de pedazos
caen como nieve de verano
fuegos que apagan llamas
calman la sed de mi Ser.

Tiempos de desvelo
me muestran sus piedras
caen al suelo como cruces
cien girasoles muerden los
susurros y ecos.

© Derechos de autor
Ramón Pérez
@rayperez
Cabimas, Venezuela
leer más   
15
9comentarios 141 lecturas versolibre karma: 128

¿Quién lo niega?... Die ontkent het?... (Holandés-español)

DIE ONTKENT HET?... (Bilingüe Holandés/Español)

DIE ONTKENT HET?
¿QUIÉN LO NIEGA?

De toekomst is stervende.
Duizend leugens geweven wolken.
De groene jurk grijs.
Duizend misleidingen stik in de wind.
Nep blauw is rode dood.
El futuro está muriendo.
Mil mentiras tejen las nubes.
El verde se viste gris.
Mil engaños asfixian al viento.
El falso azul es rojo muerto.

Omdat de vrede verloor zijn baan.
Omdat Justitie ziek is.
Omdat reden gefaald heeft.
Porque la paz perdió su empleo.
Porque la justicia está enferma.
Porque la razón ha fracasado.

En de macht om te doen schade heeft gewonnen.
En menselijkheid is een ijdele droom.
En de woorden zijn alleen afval poeder.
Y el poder de hacer daño ha ganado.
Y la humanidad es un sueño vano.
Y las palabras son solo polvo.

Wie kan het wijzigen?
¿Quién podrá cambiarlo?

De goden gepensioneerd zijn.
Hebzucht is alleen ademde.
Het misbruik van macht is de wet.
Alleen ambitie wordt gedronken.
Los dioses están jubilados.
Sólo se respira la codicia.
El abuso del poder es la ley.
Sólo se bebe la ambición.

Die kunnen vermijden?
¿Quién podrá evitarlo?

Niemand!... Het is het antwoord.
Vergetelheid... Het is de hoop.
Het bewustzijn is rotten.
Op de plaats waar de toekomst sterft.
¡Nadie!. Es la respuesta.
El olvido. Es la esperanza.
La consciencia está podrida.
¡Donde el futuro se muere!.

Auteur: Joel Fortunato Reyes Pérez.
Tanto del texto como de la imagen.

Esta obra fué publicada originalmente solo en holandés.
Ha sido publicado en e-Stories.org a solicitud de Joel Fortunato Reyes Pérez.
Publicado en e-Stories.org el 06.09.2014.
leer más   
17
8comentarios 110 lecturas versolibre karma: 143

Sin título

Asesiné al tiempo
corté el cordón umbilical
que me unía a tu sangre
secando mis venas
y huérfana a mi piel

Lideré mi propio derrumbe
en el escaparate de este teatro
y asfixié la luz de mis latidos
con el cordón de las apariencias

Sucumbí ante el mundo
en un duelo sin perdón
entre la cólera de mi silencio
y la desfachatez de la cobardía

Y presencié mi entierro
en las tierras de las infamias
donde yace un alma
que no supo defender el amor
leer más   
12
12comentarios 85 lecturas versolibre karma: 152

Frida

Si una noche
no tienes ganas de hablar
con nadie,
llámame,
yo también soy la nada,
el vacío enquistado.

Detrás de mí
no hay aire,
tienes que buscarlo,
una sed de luz
resbala cuesta abajo
y un grito translúcido
congela un viento estático.

¡Todo es tan asfixiante!

Cuando quieras ahogar
tus penas, (las mías),
trágame,
yo también soy el alcohol
que prolongas
en el tiempo.

En la negrura
de mi noche,
también está lo fugaz,
lo absurdo,
la belleza del sufrimiento,
mi mirada a través de tus ojos
y tus alas con mis cicatrices.

Cuando quieras quererme
yo te sostengo
asida por tu tormenta,
tengo los labios sellados
de canciones
por si vinieran tiempos
de silencio.


©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
24
18comentarios 162 lecturas versolibre karma: 111

Lo ahogué con mi amor

Se que no es lo correcto
ese es mi gran defecto
amé sin control ni freno
me desborde y me condeno.

Me volví loca y enferma
los celos me ahogaban
Sentía que dentro me quemaban,
y tú los padecía y te torturaban.

¿Dónde estas? ¿Qué estas haciendo?
¿con quién estas? ¿Con quién estas hablando?
¿A dónde fuiste?

Mientras en mi cabeza
mi imaginación en máxima rareza
me moría haciéndome historias
y tu pobre sometido a mis memorias.

Ya había tenido otras relaciones
que me habían hecho vivir situaciones
y tu sin culpa y sin remedio
sofocado con mi propio incendio.

No creía que te quedaste sin señal
en mi cabeza algo estaba mal,
mi inseguridad me estaba atando
y a ti mi amor te estaba cansando.

Cuando por fin entendí
que en mi veías una cárcel,
cuando mil disculpas te ofrecí,
era tarde ya y así fue que te perdí.

No me puedo ante ti defender,
ahora entiendo lo loco de mi proceder,
siempre fuiste la víctima de mis recuerdos,
pido perdón por nuestros momentos perdidos.

Se que de nada sirven hoy enfrentarte
pues yo misma acabé con tu paciencia,
sé que me amaste, hiciste bien en alejarte,
al ver que asfixie hasta tu conciencia.

¡Perdón! por dañarte,
¡Perdón! Por pelearte,
¡Perdón! por ahogarte
y darte razones para alejarte...
leer más   
15
11comentarios 112 lecturas versolibre karma: 125

Como todos los poetas que sueñan con ser caballos

Como todos los poetas que sueñan con ser caballos.
Es una suerte sostener tu mano y morir.
Este es el pulso del silencio, del día y la noche.
¿Lo has oído?
¿Oyes?
Ese tono.
A menos que todos los vientos sean desviados,
se quiten las campanas, se derritan las torres.
Es una suerte sostener tu mano y morir.
Hay primaveras después de la muerte de la primavera, pero al menos, hubo un mayo que nos perteneció.
Cuando el sonido de las olas incomode al mundo,
suavemente convertido en un sueño: el barco en el puerto,
en la calle bajo la montaña, la asfixia en el caso de ser sonido del agua.
Conmigo por una larga noche;
donde quiero contar los secretos del mundo,
como un susurro crítico, que se ahogara en el viento que ronca,
para explorar el mundo perdido durante mucho tiempo, acompáñame al filo de los sueños.
Este fuego es grande,
florece en la patria sagrada.
Toma el fuego de tu cuerpo desnudo para pasar mi vida en la noche oscura.
Como todos los poetas que sueñan con ser caballos.
Corriendo por los campos de trigo verde, los rayos de nieve y sol; poeta, si te lo puedes permitir, el sabor del campo de trigo y la luz, un deseo, una amabilidad, una estrella brillante solitaria abriéndose sobre tu cabeza.
O simplemente soy una rama, que solía dormir en un caparazón oscuro, en el techo del otoño amargo y fragante.

Tu debes ser mi corona.
de laurel abierto y almendra amarga.
La llevaré como los grandes poetas del mundo,
que sueñan con ser caballos.
Ahí es donde nunca he soñado, no preguntes, ve a la tierra
de trigo, a la virgen, a los osmanthusde olor dulce.
Apaga la antorcha delante de la estatua.
Estamos en silencio juntos.
Eres un hada que vive en las profundidades de la mansión.
La luna, tu llama fría, vestida como una flor, en el cielo del sur.
Che.Bazan.España
www.youtube.com/watch?v=OHx4SyN7UWc&t=488s
leer más   
17
19comentarios 443 lecturas versolibre karma: 122

Y serás

Y serás un esbozo en mi retina
un sol naciente abortado
una ráfaga de locura
un temblor en mi piel

Y serás ese verso inacabado
que habitará en mis raíces
y como una lenta yedra
trepará hasta asfixiarme

Y serás el acorde de guitarra
de las cuerdas de mi melodía
perpetuando tus ecos
allí, dónde crecerán mis hierbas

Y serás mi testamento
y mis herederos tus besos
aquellas palpitaciones
que vibraron en mis labios
leer más   
18
14comentarios 120 lecturas versolibre karma: 143

De vuelta al pueblo

En una mano una taza de café, la otra apoyada en el pecho. Miraba por la ventana de aquella vieja y desvencijada casa, pensando en por qué la vida la había dado tan pocos momentos de descanso.

No se quejaba demasiado de aquella época, era la mejor que había vivido. Pero echar la vista atrás dolía demasiado. ¡Dolía tanto!
María había nacido en el seno de una familia humilde, hacía ya 68 años, en aquella misma casa del pueblo paterno. La pequeña de tres hermanos y la más rebelde (como decía su madre). Sus padres agricultores y buenas personas, no pudieron estudiar, la vida no les concedió ese regalo. De sus hermanos ya solo quedaba el recuerdo. Su hermano Pedro murió por una sobredosis hacía ya demasiado tiempo y su hermana se casó con un australiano, solo supo de ella durante algunos años, después nunca más tuvo noticias.

Cuando era joven quería escapar del pueblo a toda costa y no eligió la mejor compañía para este viaje. Un verano conoció a Juan y ya nada volvió a ser lo mismo. Su vida fue una sucesión de palizas y sinsabores. Durante años ocultó la realidad a sus padres por no hacerles sufrir. Trabajaba limpiando portales y casas, lo poco que ganaba, él se lo gastara en borracheras y amigos. A consecuencia de las palizas tuvo dos abortos pero con el tercer embarazo todo fue distinto. Cogió una maleta y se fue. Refugio para mujeres maltratadas, lo llamaban.
Estando allí, la vida le dio una de cal y otra de arena. Su marido murió en un accidente de coche, conducía borracho, como siempre. Y días después su padre, de un ataque al corazón.
Se la abrió una puerta de par en par a la que se aferró con todas sus fuerzas. Volvió a casa con su madre. Entre la pequeña pensión, lo poco que sembraran en la huerta y limpiar alguna casa les daría para vivir las tres (eso fue lo que su madre dijo).

Su niña nació sana y fuerte, era lo mejor que la había pasado en muchos años.

Durante algunos años vivieron las tres en aquella pequeña casa, sin tener de sobra pero sin faltar lo más básico. Lo bueno que tienen los pueblos es que todos se conocen y siempre recibían alguna ayuda.
La tienda de comestibles de la plaza, les guardaba algo cuando estaba próximo a caducar o la lechuga que ya no estaba tan fresca. Alguna que otra lata y el pan del día anterior.
Cuando había que limpiar alguna casona porque iban a venir los dueños de veraneo, siempre llamaban a María para ir a limpiar. Limpiaba la consulta del veterinario. Limpiaba, eso era lo que mejor sabía hacer, sin estudios es difícil conseguir otro trabajo.
Los días transcurrían y su nena (Ana) se iba haciendo mayor. Empezó a ver en ella las mismas inquietudes que ya tuvo ella años atrás. El pueblo la asfixiaba. Y por más que quiso quitarle la idea de la cabeza, estaba decida a irse de casa. Quería estudiar, decía su hija. María había perdido a su madre recientemente y perder a Ana le aterraba.
El pánico a que su historia se repitiera con su hija la llevo a tomar una decisión. Vendería lo que fuera y pediría si hacía falta para que su hija sí tuviera estudios y una vida mejor.

Habló con el alcalde del pueblo, Miguel, antiguo noviete de juventud, y le pidió ayuda. No tenía dinero para pagar a su hija un piso donde vivir mientras estudiaba, ni pagar los estudios.
Miguel le proporcionó una habitación en casa de unos parientes, allí podría dormir y comer a cambio de ayudar con la limpieza de la casa. Además Ana trabajaría los fines de semana en un centro comercial para sacarse algún dinero extra.
María trabajó de sol a sol. Limpiaba donde hacía falta, incluso en el pueblo vecino, vendía a la tienda de la plaza lo que podía de sus pequeñas cosechas. Aprendió a hacer gorros de paja, típicos de la zona y los vendía a los turistas…..todo con tal de que su hija pudiera estudiar.

Ana consiguió sacar su carrera de veterinaria. Pero encontrar trabajó en las grandes urbes no es tarea fácil. De nuevo el pueblo volvía a ser la mejor salida.
No fueron pocas las dificultades hasta poder abrir consulta, era mujer, joven y la desconfianza de los ganaderos la hicieron tambalear en más de una ocasión. Pidió trabajo al viejo veterinario, donde su madre seguía limpiando. Le ayudo en las tareas más difíciles. Iba de granja en granja asistiendo a partos o a lo que hiciera falta.

El viejo veterinario se jubiló y le ofreció su consulta por un precio módico. Todo empezaba a cambiar para mejor.

Ahora, María miraba por la ventana, con un café en una mano y la otra en el pecho. Su nieta jugaba entre los garbanzos y las patatas sembradas. Su yerno era una buena persona. Inmigrante, llegó a este país con los bolsillos repletos de ilusiones y el corazón encogido por el miedo. Ana y él se conocieron cuando ella estudiaba. Todas las mañanas le veía en el mercado descargando fruta.
Un saludo, una pregunta buscada para crear un primer contacto. Conectaron pronto y bien.
Ahora juntos en el pueblo con su madre, ella con su consulta veterinaria, él se quedó al cargo de la tienda de la plaza, eran felices y tenían una niña.
Su hija al fin si tenía una vida mejor y ella estaba formando parte de aquel comienzo tan esperanzador.

Cuando una puerta se cierra, siempre hay alguna ventana que se abre.




Hortensia Márquez
9
6comentarios 80 lecturas concursobac karma: 143

Primavera

En los jardines
de mis ilusiones,
agotados ya
de indiferencia,
unas gafas
esconden la voz
de un ocaso
que no responde
a bellas primaveras.

Esa delgada línea
que se descuida
y se abandona
como una bastilla
descosida,
con sus rotos
absurdos y manidos.

El corazón
queda comprimido
con tanto disfraz
que lo engulle,
como frágiles crisálidas
sin mariposas fruncidas,
sin gusano atropellando
su propia seda,
y los ojos ya no ven
girasoles ni madreselvas.

Los años se mantienen
en shock irreversible.
Los recuerdos infantiles
cayeron en el pasado,
y los surcos de la piel
apenas necesitan arado.

Pero...
hay un futuro
por descubrir,
y una sucesión
de atardeceres
quitando sábanas
que asfixian las ganas
y descubren
nuevas primaveras.

Angeles Torres


foto de Sissi emperatriz
leer más   
27
18comentarios 172 lecturas versolibre karma: 147

Salvación (sucesión)

Entonces, esta tentación de pecar
como la otra vez,
desde un confesionario: de lectura
NO volver a rezar sobre una oración en penitencia;

ojo, quien se confiesa no es aprendiz
merodeando;
abajo
la sombra de una noche es como una salamandra
en una pecera de cartón.

Sobre la tierra el rechinar de dientes
tiene el poder de hacer milagros,
por ejemplo,
convertir a un mendigo
en soldado y a su vez en emperador.

Todos los rosarios asumen su posición de santo, en este reino.

Qué tan lejos se escuchará el bostezo, vicariamente,
de ardor imperceptible,
empieza a quemar
(inmortalidad del alma)

Una despedida en un adiós demasiado grande;
aunque los silencios saben arder a las 3 en punto.

¡Ninguna mentira barata: quién miente con la verdad!

Pero, saluda antes de morir, dolorosamente,
por donde se precipita
una lágrima embustera
¡Nunca una mirada tiene la exactitud de un cementerio!

Cuánto cuesta soñar a resurrección
desde una secta cualquiera;
en el mismo sudario, también, asfixiar el día
más pronto.

En el mismo rostro aprendimos
a redimir saltando al vacío, de un campanario azul,
copia fiel
de todo discípulo mitigando, salvación.
leer más   
12
6comentarios 86 lecturas versolibre karma: 127

"De la vida siempre se sale"

Un nudo en el pecho
y la soga del ahorcado
en los pulmones
asfixiando las horas y la vida.

Como pluma
un bisturí haciendo trazos
en el lienzo de la piel
ya resentida.

Una daga
atraviesa el infinito,
profanando el templo sin censura
y una diosa
    - que ahora duerme –
repite un viejo verso como mantra;

alguien escribió una vez…

     “De la vida siempre se sale”
15
2comentarios 66 lecturas versolibre karma: 136

Elevándose

Oscuridades que queman
hierven en el espacio de lo disuelto
y sólo hay perfume,
el del humo que aparta el presente
elevándose
por encima del jardín desarreglado...
y yo permanezco atada a mis errores
mientras recuerdo
en la sombra que asfixia
tu piel húmeda bajo las sábanas
aquella tarde de otoño.
leer más   
20
14comentarios 117 lecturas versolibre karma: 139
« anterior1234511