Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 329, tiempo total: 0.005 segundos rss2

El Opúsculo vil de la aurora...Soneto

En mi vademécum azul guardé,
el Opúsculo vil de la aurora,
el triste cantico, velado implora,
el beso tierno tuyo que olvidé.

Ni un peso duro y céntimo fenicio,
nada tiene sentido por ahora,
buscar pretextos y efugios a esta hora,
¿Cuándo llegará el tiempo del juicio?


Si pienso con pasión, es por ti,
tal vez, si, nunca te lo he sugerido,
soy truhán, relator y empedernido.

y también el cuentista y escribiente,
que viaja por el espacio frecuente,
en búsqueda del último latido.

Soneto polimétrico...

www.youtube.com/watch?v=bILQoikzFZo

Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
10/05/2015
leer más   
13
6comentarios 69 lecturas versoclasico karma: 129

He perdido mi gotita de rocío...

He llorado con pena y desconsuelo,
perdido al despertar sobre tu cama,
mi llanto por no verte encima de ella,
gotita a gotita por la mañana.

De esas gotas que empapan las mejillas,
rocío que humedece las pestañas,
le surcan a la flor sobre sus pétalos,
dice la aurora al sol, en la alborada.

La campiña brilla resplandeciente,
flor de color entre el verde esperanza,
al reflejar al astro iridiscente,
cielo sereno, silente y en calma.

Del relente sombrío, quiero ahora
amanecer feliz entre tus sábanas,
que mis sueños se mezclen con tus hadas,
ha ardido de pasión tu cara lánguida.

Perdido en la noche viaja el amor,
todas las miradas están en llamas,
sus pupilas han quedado esparciendo
estrellas que son millones de lágrimas.
20
15comentarios 93 lecturas versoclasico karma: 136

Un Romance por Morente (a Enrique Morente)

En silencio baja el agua,
de la sierra a la fuente,
triste dobla la campana,
de la Vela por Morente.

Alma del carmen vacío,
que derrama entre la piedra,
una voz de luna rota,
florecida entre poemas.

Bandera de la verdad nueva,
de tono incomparable,
donde cruzan los misterios,
del talento con el arte

El aire gime herido,
en un pellizco de esencia,
¡viva el rey de los reyes,
y de los tronos de anea!

Cien cantes de fuego tienen,
las duras sienes del alba,
y un bordado de oro,
con los hilos de Granada.

¿Qué importa el tiempo al tiempo
medido en arena y olas?,
latiendo vive tu herencia.
en los centros de la Aurora.

Bebiendo la acequia clara,
los toros de la dehesa,
sueñan lances naturales,
en armonía y cadencia

Duende de amor y nácar,
ni más grande ni más genio,
sangre lleva tu historia,
por las venas del flamenco.

En trece la calle duerme,
y a San Nicolás se asoma,
una libertad de viento,
que en los bríos trae tu forma.

Maestro de propia escuela,
brillante irreverente,
credo revolucionario,
de la memoria en suerte.

San Miguel enamorado,
al que Lorca conociera,
llena radiante tres copas,
y te da sitio en su mesa.

Fiebre fría de metales
nace escuchando el eco
no queda cabal ni fragua,
que no temple tu acero.

Ceñiste al compás la seña,
de tu gloria infinita,
nunca habrá grito que calme,
el dolor de tu partida.
leer más   
11
6comentarios 98 lecturas versoclasico karma: 120

Madrigal...

Madrigal, rásgame la dulce vida
tú piel bronceada de escarcha mora,
pero no! no te quemes en mi ¡ llora,
y bésame con tu boca encendida.

Poesía, la pasión me despierta,
Alcanza la noche para dragarte,
el elixir candor y así ofrendarte,
un rosario de lirios de mi huerta.

Lírica, las auroras se han marchado,
por calles secas con aromas dulces,
llevan en su aliento un pesar marcado.

Dónde el céfiro sur viaja en zancada,
de un mar seráfico que lo recuerda,
como la lluvia se vino en cascada.

www.youtube.com/watch?v=bILQoikzFZo

(Soneto endecasílabo)
leer más   
13
7comentarios 96 lecturas versoclasico karma: 132

Al Sur Del Sur

Escalo entre tus altas cumbres,
Donde las manos
Divinas del sol
Tocan tu santa tierra.

A los ojos del crepúsculo
Donde las estrellas sirven de guía
La aurora boreal nada como los peces
Sobre tus suaves manos mojadas
Sobre tu lecho del rió

Empando se de agua de los cristalinos ríos,
Entre tu dulce calma
Que calla los sonidos molestos
De la ciudad.

Se me pierde la mirada
Entre tus paisajes
Como no volver a tu sagrada tierra
Regresare a emprender este viaje
Caminando entre tus verdes senderos
En tus inmensos bosques
Ente tu llanos cálidos
Donde ruge el viento
Y aclama su apreciada tierra

Y como olvidar las misteriosas cuevas
Ver al acabar el día nadando entre tus mares
Adentrándome entre tu clara oscuridad
Mirar desde la superficie
Lo maravilloso
Que es estar entre tu altas cumbres
Y este bello paisaje.
leer más   
14
4comentarios 59 lecturas versolibre karma: 131

Manojos

Hubo un día en el que sentimos
que encontraríamos,
inmersas en otras voces,
las vendas, respuestas y consuelos
para tantas y tantas cicatrices dolientes,
un día en el que pareció emerger,
con nuestra génesis en una mirada,
la resurrección de los acróbatas cobardes.

Creímos que,
hurgando entre los helechos secos,
con la luminaria de una lámpara de gas
asida con fervor por nuestras manos,
acertaríamos a consumar,
tras el halo de las hayas,
el incendio de sus ramajes muertos,
creímos que agitando los escombros
se esfumaría nuestro terror atávico
a las letras emergentes,
y que recobraríamos la fe
bostezada por los árboles.

Pero nos hicimos de hormigón y dinamita,
cerramos sueños,
trazamos caminos falsos
con el asfalto aprendido,
transitamos la mentira diplomática
de vivir en el límite discreto
de las vallas educadas.

Las heladas de este amanecer
nos harán recordar
el pudor con el que unos guantes
ocultaban sabañones diminutos
en aquella infancia de frío escatológico,
cuando queríamos alterar la aurora
sometiéndola mil veces
al vuelo alegre de cien pájaros
anunciantes de aleluyas de Cuaresma,
revueltos entre las cenizas de un Domingo,
pasajeros envueltos de pasado
para nuestro hogar presente.
20
15comentarios 97 lecturas versolibre karma: 152

Mujer escarcha

Mujer escarcha,
violácea mañana,
aurora decantada,
chispa de ternura,
copos de albura.
Manto de sueños...

Mujer escarcha,
insondable cosmos,
ojos cristales de sueños,
silencio de noche callada...

Amor, primavera,
universo de vida,
polvos de entrega,
purpúreo aliento...

Mar inmarcesible de estrellas,
con el alba, aleteas.

Tus sueños despiertan sus verbos,
agitas tus alas;
te elevas a lo eterno...


Autora: Edith Elvira Colqui Rojas-Perú Derechos reservados
leer más   
14
10comentarios 100 lecturas versolibre karma: 142

Contigo aprendí (para@ malulita)

Un día al preguntarme porque las cosas malas
le pasan a las personas buenas
me respondí yo misma porque:
las personas buenas tienes el corazón de acero
y resisten cualquier temporal
porque se visten rojo y de jueves y le hacen batalla a la vida
porque el dolor no puede ser más fuerte que sus ganas de vivir
luego te conocí a ti y entendí que no importa lo fuerte
que sople el viento tu no te mueves no te rindes, no te caes
entendi que las personas buenas sobreviven a los calendarios
suman los días y multiplican los instantes.
entendí que se nace del dolor y se empieza a vivir de verdad
cuando nos damos cuentas de las cosas que de verdad importan
entendí que todo el amor del mundo cabe dentro de tus ojos
y no existe ocaso, aurora, horizonte si no estas tu mirada presente
Entendí que las personas buenas son las que se quedan para siempre.
leer más   
20
11comentarios 88 lecturas versolibre karma: 158

Soneto. Agua y Danza

La edad - sin vida - que en mi alma emerge
restituye cánticos de esperanza
y construye heráldicos de agua y danza
sobre el test de miel que en mi piel converge.

Mi mente es ofrenda y bucle. Diverge
y destruye pétalos de añoranza
de un sol que huye en sépalos, que no alcanza
las olas sin vuelo que el mar sumerge.

Te espero en la aurora sin más ansiedad
que el arrumaco de nuestras canciones
con la felonía de aire sin brisa.

Te espero en vaguada sin más soledad
que el resguardo de ciertas precauciones
con la melodía de una sonrisa.
leer más   
14
8comentarios 90 lecturas versoclasico karma: 131

Castillos de cerezos...

Dulce desvelo
castillos de cerezos

severo invierno.

Y en la apacible aurora
abrígate del frió.
leer más   
15
12comentarios 78 lecturas versolibre karma: 145

El jardín de girasoles...

El jardín de girasoles
que sembraste
con tus manos
cimbradas en el suelo
qué bonitas están…

Sus pétalos adormecidos
en las vacías tinieblas
en aquellos yazcamos tiempos
llenos de lúgubre
soledad.

Ahí estabas taciturna
aquietada con la suave brisa
del amanecer
sentada en el palacio del pintor,
pintando los cantaros oscuros
de un invierno que fallece
mientras los pájaros eclípticos
volaban sin cesar.

Frugal belleza
escondes detrás del velo de rosas
y tus manos blancas
como el cristal
terroso de la aurora.

Préstame tu claridad,
faro de luz
Ángel del roció
flor de otros mares
para salir de las enmohecidas sombras
de este puerto encadenado
y abandonado a su suerte

al lado del jardín de girasoles.

Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela
Septiembre 2018
leer más   
16
16comentarios 87 lecturas versolibre karma: 154

Entre las rosas

Entre las rosas doradas de la tarde, un ocaso de contagiosas malvas, toco tu pecho para que florezcan mil auroras.

Con cada seno, suaves como el azul mariposa, suena una caricia aérea, de plata, de cristal de flor de alma.

Nuestros pechos apoyados en la vidriera, latiendo sofocados, con loca violencia, que olor de lirios y el olor del incienso de su piel, con esencias de cielo.

La presión
suave y lenta de su cuerpo contra la vidriera, la carne era alma,
el grito, el suspiro final se mezcló con el olor de las madreselvas.

Che-Bazán.España

Pulchra sunt quae visa placent.
(Belle si dicono le cose che piacciono all'occhio)

Santo Tomas.

www.youtube.com/watch?v=3pscDRqkFro
leer más   
13
2comentarios 84 lecturas versolibre karma: 131

Tú hermosa sonrisa lacónica...

Anoche,
en el tejado de un cielo
misántropo
te amé...
eras como la Catwoman,
trepando los postes del camino
solo te observaba
como mordías
tus labios marcados
con rojo intenso
y tú espigada figura
trenzada
con el látigo de la diosa Juno
arreabas los tabernáculos reposados
en los contenedores de estiércol
de esta ruinosa
...civilización
...que solo fomenta
fantasmas de absoluta caducidad.

Ya estoy preparado
<te dije>
entremos en el subterráneo
donde las oscuras sombras
albergan lánguidos rostros
góticos,
famélicos
y tú hermosa sonrisa lacónica.

Te digo Amor mío
extiende tu capa y sustráeme
el aliento y los pueriles recuerdos
y tatúame solo
este presente existencial
un Tu y Yo

y el brutal silencio como testigo.

Y ahora vamos abrazarnos
quiero tocar tus bellos senos
tan blancos como la aurora
y desaparecemos
en el escaparate azul de la imaginación.
y cuando regresemos
te seguiré contando
otra historia…

de como la vendimia del arrabal
se tragó mi propia sombra.

Ramón Pérez
@rayperez
Cabimas, Venezuela
29/09/2018
leer más   
13
8comentarios 81 lecturas versolibre karma: 146

Paseo

Hoy el día se volvió gris, tal vez para llevarme la contraria.
Que poco me gustan los días apáticos de otoño e invierno, yo siempre fui de primavera y verano.
Hoy paseo para liberar telarañas que almaceno, que sin pedir permiso, se atrincheraron como lapas enquistada a las laderas, vadeando mi cuepo.
Paseo permitiendo a mis oídos que hagan oídos sordos a mis pasos.
Pisadas con marcha monofásica, dentro de luces esquivas, alimentadas por lomos de farolas, llenas de vaguedades y otras insustanciales manías, llenas de incomprensión que no adivino a descifrar.
Voy esculpiendo mis ojos de brisa fresca, la piel saborea los últimos rayos de luz y los sentidos se ciñen a susurros de palomas que se acurrucan con sus picos corvos, anudando sus cuellos.
Desperdigo migas para las palomas, merienda en tardes adormideras.
Las calles parecen aflojarse con el frio, solitarias, frías, casi desgarbadas con sus lardosis y cifosis serpenteando callejuelas viudas.
Algunos niños corretean en la plaza, ignorando el frio que cala los huesos y entumece la voz.
Hoy el corazón amaneció mustio, casi sin palpito, sin eco acústico, incapaz de pronunciarse en una aurora aún ignorada.
Hoy, el viento trata de abanicar mi flequillo al borde de un torbellino gélido, desesperado y absurdo.
Hoy, se han moldeado mis carnes, bajo un nuevo vestido, y el brillo de luna a penas logra tocar mis cabellos.
Se desparraman las luces quedando obsoletas de recuerdos.
Bosteza la noche, acelerando mis pasos y llenando las aceras de sonidos huecos.
Se ahoga mi mirada en la inmensidad de un cielo que me consterna con su inmutable eternidad, llena de llanuras polvorientas, sin césped, sin flores, sólo estrellas, estrellas esturreadas y peinadas con un rastrillo de dientes con caries.
Me inquieta pintar el cielo con tiza blanca, y nublar el día, sin puesta de sol.
Me inquieta borrar estrellas en la noche, y que la oscuridad se atragante con las suelas de mis zapatos.
Mañana volveré a pasear con mis mismas dudas, aliñadas de mis múltiples retahilas casi incoherentes.
Mañana será un buen día, para volver a empezar.


Angeles Torres
leer más   
25
13comentarios 84 lecturas versolibre karma: 142

Oda al poeta

¿Quién es el que cayar pudiere, la voz bendita
del que versos escribe?... nadie contestar puede.
Nadie con voz amarga ningún verso recita.
¡Mentes ilustres, voces divinas en tí queden!

¿Quién es el que en palabras blasfeme el lenguaje
excelso y que armonías en el papel hiciere?
La noche... la gran noche es testiga del homenaje
celestial que en la magna luna estuviere.

América, la noble y colosal fornida
que en tus venas vertido está el honor y la gloria,
y que grandes poetas le cantaron en vida;
en áureos cortejos la dicha es notoria.

¡Salve mi Dios! ¡Oh Dios que la Gracia diste pura!
a quien con mil y un verso tu poder alabara
en cuyo cielo gozan con amor y dulzura
donde la muerte trémula el dolor mitigara.

En la aurora fugaz la inspiración tan ansiada,
preludiando naufraga a cual audaz poeta
que en magistrales frases con inmortal mirada
imprime el insigne en dulcedumbre cuarteta.

El ocaso divino... que a mi recuerdo traes
el misterio brutal de un pasado, que funesto
me hace pensar; triste violín que en sueño caes,
al monótono ritmo del cual yo no protesto.

¡Poesía inmortal! tú viste crecer ufano,
el imperio triunfal de tus humildes entrañas
donde nace Darío y su concejo de anciano
que engrandece vivaz y sin palabras extrañas,

la incansable oración del que obsede y condena,
con fiereza brutal ataca y con versos cava
al bufón infernal, por su fúnebre cadena
en la tumba del mal; mas se que su sangre lava.
3
sin comentarios 15 lecturas versoclasico karma: 36

Hay horas...

Hay horas que no se necesitan
que son paso estremecido de la vida,
gravedad gris
     -como una losa-
ahogando el pecho en sí disminuido.

Fin de sueños, auroras venideras,
noches de abrazos clausurados.
Tiempo inverso el que se añade
al sereno transitar que son los años.

Hay horas que no se necesitan,
que deshacen el camino proyectado,
sin permiso
mientras el corazón ausente
redobla sus latidos y se dilata.

No es tiempo quizá para el desánimo
y sin embargo
se apaga el aire en los pulmones,
se desnudan las lágrimas
frías ya como la escarcha
y se hacen llanto.

Aquí donde conviven realidad y sueños
bajo el sombrío cielo del desaliento.
leer más   
16
8comentarios 82 lecturas versolibre karma: 142

Nuestras auroras

Dime, desconocida,
¿En qué aurora nos encontramos?
¿En qué boreal, nos despedimos?
Aquellos verdes asesinos
Los que abrumados, vimos
Arrancando llanto vivo
De nuestras almas avergonzadas
Sufriendo las traiciones
Que entre hielos cometimos
Con esos corazones que nos amaron.

Ya nos decimos adiós entre fiordos
Nuestras pieles en desencanto
Se dan la espalda entre fríos
Se miran por última vez enamorados.
2
sin comentarios 20 lecturas versolibre karma: 13

Libertad…

Navegaste en el subterráneo lúdico de efímeros atardeceres
sin sentir la brisa suave del céfiro silbido resoplar.

En tu encofrado palpitar, madera fina, de roble antiguo
latía el vencido tiempo y la aurora vespertina.

Poco a poco fuiste remando, creciendo y consumiendo
la borrasca que desató el diluvio o el invierno de cierzos.
Y recorriste todo el entramado etéreo de la época más oscura
en un océano socio-cultural de raíces infranqueables;
periodo tan antiguo como la hoguera y la sepultura de almas
en pena

y que el viento apostilló en el atril de la insipiente comuna.

Libertad…
Le diste sosiego al jornalero y sediento labriego
y al desterrado iluminaste su herrumbroso camino.
Son tus ojos tan profundos como la luna estacionada en el tiempo
convenciste al letrado, al guerrero y al siervo

que la silla del monarca estaba tallada con clavos de destierro
de agonía y sufrimiento.

En aquella tarde del Paris melancólico el verdugo hizo de cabezas girar
y la sangre derramada puso fin a la servidumbre.
Ahí estabas con tu entramado rostro en pleno festín
de castillos y mazmorras
de reyes y reinas
de príncipes y princesas
con el vulgo de testigo
con la noche atrevida y corriente
gozosa por el placer que te da ser una heroína ejemplar
Diosa encarnada
de luz y sombra.

Son tus pendones brotados del ancho mar
del vértigo y la pluma del pintor que calló postrado
y te hizo pintar en la acuarela parisina.

Luchadora y poetisa
llegaste en un carrusel de sonrisas
para sembrar fe en los oprimidos

contra el miedo, la tiranía
y la falsa democracia.

www.youtube.com/watch?v=qEXhPSEdBAE

Ramón Pérez
@rayperez
01/08/2016
Cabimas, Venezuela
leer más   
19
11comentarios 82 lecturas versolibre karma: 142

Debate frente al espejo

Que decír si todo esta dicho
como mentir si ya se saben todas las verdades
hacemos boto de silencio acaso
construimos muros y fronteras

¿Que nos lleva a chocar estrepitosamente
en la autopista de las razones?
señores si somos más que nuestras aseveraciones
carne y hueso sentidos enmarañados
el debatir y refutar no solo nos agobia
nos tiene engañados


No podemos forzar el venir de la aurora
menos mentir sobre su fragilidad
así son nuestras posiciones y líneas
sostenidas por nuestra llamada verdad
víctimas de la ilusión del libre albedrío

Diluimos este trago amargo
de realidad y melancolía individual
tropezando sobre la marcha
convencidos de no estar mal
apretando el puño al hablar
borrachos de una cinica certeza
yo gane yo venci me impuse
lejos de aliviar y limar asperezas











1.
leer más   
3
sin comentarios 37 lecturas versolibre karma: 19

Deslumbrado

Hoy contemplé tu imagen cegadora,
nimbo de luz en tu cuerpo radiante,
claro fulgor de un neón delirante,
flama del sol cuando asoma la aurora.

El ardor de una efigie embaucadora,
el cálido contorno deslumbrante,
la aureola candente de un diamante,
luciérnaga febril que me enamora.

Vi el tórrido candil incandescente,
el halo que irradiabas cual centella,
la corona que llevas permanente.

El resplandor brillante de una estrella,
un quinqué que chispea fluorescente,
vislumbré entre todas..., a la más bella.
20
10comentarios 86 lecturas versoclasico karma: 130
« anterior1234517