Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 1272, tiempo total: 0.008 segundos rss2

¿Poeta?

¿Poeta?
Yo pensé que era poeta,
cuando, en los arrabales de una fiesta,
un suspiro de tus labios
con palabras de mi boca
bailó un tango.

¿Poeta?
Yo pensé que era poeta,
cuando, una tarde de domingo,
de un otoño tras llover,
nos rimaron los latidos
en los poros de la piel.

¿Poeta?
Imaginé que era poeta,
cuando, en un tenue amanecer,
desde una estrella observé,
a dos nubes en el cielo
que empujadas por el viento
con un beso hacían tormentas.

¿Poeta?
O trovador, bardo o juglar,
o alguien al que una lágrima
que brote del corazón,
que duela como el amor
cuando te llega al alma,
le consiga emocionar.

¿Poeta?
Yo pensé que era poeta,
cuando, un vistazo de mis ojos
tropezó con tu sonrisa,
y el fulgor del carmín rojo
intuyó que era poesía.

¿Poesía?
Yo creí que hacía poesía
al sentir la melodía
que flotaba en cada estrofa.
¡Qué osadía!
Si eran solo fantasías,
y es el verso ahora el que llora,
porque yo no soy poeta,
ni lo que hago yo es poesía.
19
8comentarios 114 lecturas versolibre karma: 117

Hay que ser muy poeta

El poeta es un fingidor.
Fernando Pessoa
Todos somos casos excepcionales. ¡Todos queremos apelar a algo!
Albert Camus


Vuelvo a otro lugar cuando le escribo, aunque sea el cuaderno mismo, misma hoja que dejé sin acabar en otro día. No hace tanto y hace un siglo ya de aquello. Yo que siempre fui heliotropo buscando esa luz que desprendía su mirada, enredándola a conciencia casi en todos mis poemas, busco ahora que es de noche y me parece que deambulo por un páramo baldío.

¿Ya es invierno? Quedan hojas de un otoño de arcoiris adornándole las ramas a los árboles que veo. Hay un manto amarillento que gobierna todo el verde de la hierba, tan crujiente de tan seco. ¿Es posible? Me recuerda a eso que late —o latía— por debajo de la ropa de mi pecho. ¿Qué le pasa a estas letras? ¡Que me enseñen el disgusto, la demanda, la protesta! ¡Que me hablen! Ya estoy harta de vaivenes que me mueven sin firmeza de un miércoles a otro, de este otoño que me enfría como invierno, de la falta, de la ausencia, del silencio. Es verdad que el otro yo se reafirma cuando dice ya no quiero comprenderlo, pero el trozo que me ocupa es la parte más rebelde y esa quiere... esa quiere. Me ha tocado ser la lengua que se inventa las palabras que agonizan, falseando el dolor que está doliendo, realmente. Soy el resto de la otra, su cansancio. Soy la ira que no hierve en sus venas, la tristeza que provoca comparar lo pequeña que es ahora con lo enorme que podría haber sido, si quisiera.

¿Dónde está la que vivía y respiraba en azul? Menos mal que tengo ojos para ella... Vaciado el corazón, llevo el miedo repicándome por fuera y no me importa que lo vean los demás. ¿Qué me puede herir a mí siendo fragmento de la sombra que camina a través de un cuerpo ajado que repite una vez más que no es poeta?

¿Todavía sigues leyendo? Nace la complicidad cuando menos se la espera. Hay que ser muy poeta, de los que saben mentir, para salir cuerdo de esta locura que juega al despiste conmigo sin que me sepa las reglas.
27
15comentarios 100 lecturas prosapoetica karma: 123

Poetas

Llueve
y asoman los poetas,
dispuestos siempre a cargar melancolías
a embellecer los despojos.


Qué hacer con las manos henchidas
y las pupilas opacas?
lo andado se tambalea,
algo cambia y no es la hora.


La lluvia lo llevará calle abajo,
quizá a algún portal
con numeración imposible,
remitente libertino
con otros abalorios.


Cuanto más inclemente es el cielo
más dulzura en la sonrisa,
el corazón en la tormenta
y alas en cada latido.


Legión de nobles tambores
recibiendo un invierno anticipado,
mañana ya no será tarde
un día antes simple pretérito.


Pero llueve
y despiertan los poetas,
unos por otros recogiendo trizas
salvando sueños de desagües.
19
10comentarios 101 lecturas versolibre karma: 145

Poeta: Que la trinchera sea nuestros versos

Llamo a esa Generación Rota,
a ese grupo de poetas que buscan dominar las letras,
un hueco en esta España yerma,
un arrebato de sueños entre difuminadas izquierdas.

Llamo a Eleutheria
y a Marta Synés
para que me muestren
la fuerza de todas las mujeres.

Llamo a Bolibic
y a Saudade
porque la resistencia y las libertades
van de la mano de los sentimientos personales.

Llamo a esa Generación Rota
que busca al calor de sus notas
un rincón entre tanta soledad para que les acoja,
un refugio para huir en ciudades que nos abandonan.

Llamo a Kosti y a Escerezan
porque no hay revolución sin ideas sinceras,
no hay belleza sin la soledad que nos apresa,
no hay alegría sin levantar trincheras.

Llamo a Grecia y a Lura,
al amor, a la amistad, al sol y a la lluvia,
a la naturaleza y los barrios, a quien trabaja y a quien estudia,
a quien realiza donde y cuando puede contracultura.

Llamo a esa Generación Rota,
a ese grupo de poetas que logran luchar con todas sus fuerzas,
que construyen poesía a pesar de que no sea de altas ventas,
que todavía tienen esperanzas para aspirar a que la libertad sea nuestra.


Gracias por evadirme tantas veces con vuestra poesía.
13
8comentarios 94 lecturas versolibre karma: 136

Como todos los poetas que sueñan con ser caballos

Como todos los poetas que sueñan con ser caballos.
Es una suerte sostener tu mano y morir.
Este es el pulso del silencio, del día y la noche.
¿Lo has oído?
¿Oyes?
Ese tono.
A menos que todos los vientos sean desviados,
se quiten las campanas, se derritan las torres.
Es una suerte sostener tu mano y morir.
Hay primaveras después de la muerte de la primavera, pero al menos, hubo un mayo que nos perteneció.
Cuando el sonido de las olas incomode al mundo,
suavemente convertido en un sueño: el barco en el puerto,
en la calle bajo la montaña, la asfixia en el caso de ser sonido del agua.
Conmigo por una larga noche;
donde quiero contar los secretos del mundo,
como un susurro crítico, que se ahogara en el viento que ronca,
para explorar el mundo perdido durante mucho tiempo, acompáñame al filo de los sueños.
Este fuego es grande,
florece en la patria sagrada.
Toma el fuego de tu cuerpo desnudo para pasar mi vida en la noche oscura.
Como todos los poetas que sueñan con ser caballos.
Corriendo por los campos de trigo verde, los rayos de nieve y sol; poeta, si te lo puedes permitir, el sabor del campo de trigo y la luz, un deseo, una amabilidad, una estrella brillante solitaria abriéndose sobre tu cabeza.
O simplemente soy una rama, que solía dormir en un caparazón oscuro, en el techo del otoño amargo y fragante.

Tu debes ser mi corona.
de laurel abierto y almendra amarga.
La llevaré como los grandes poetas del mundo,
que sueñan con ser caballos.
Ahí es donde nunca he soñado, no preguntes, ve a la tierra
de trigo, a la virgen, a los osmanthusde olor dulce.
Apaga la antorcha delante de la estatua.
Estamos en silencio juntos.
Eres un hada que vive en las profundidades de la mansión.
La luna, tu llama fría, vestida como una flor, en el cielo del sur.
Che.Bazan.España
www.youtube.com/watch?v=OHx4SyN7UWc&t=488s
leer más   
17
19comentarios 411 lecturas versolibre karma: 122

La poeta

Estirada
medio desnuda
frente a la hoja de papel,
busca sueños imposibles
que son la razón de su (nuestra) existencia,
sin hacer nada
o sí,
depende.

Un nada que abraza
todos los mundos posibles.
19
8comentarios 146 lecturas versolibre karma: 118

"Poemas, refugio de Poetas"

En las tempestades del alma humana,
Surgen como hormigas a las migas
de pan, pequeños seres llenos de luz
e inspiración que evocan con cada
suspiro, versos de incalculable valor,
valor humano que no es negociable
ni transable, pero si es palpable a los
ojos del universo, que se une de forma
astral a las refulgentes constelaciones
para inspirar a los poetas en sus más
sublimes y estremecedores poemas, esos
poemas que suelen tener vida propia y
cabalgan libremente por mundos letrados
utilizando como puentes la figura humana
para ser evocados en el tiempo y en las
generaciones venideras, recordando que
los poetas son como los cactus, nacen
crecen y se desarrollan aún contra la
corriente y las inclemencias de la vida.
leer más   
10
14comentarios 111 lecturas versolibre karma: 129

"Aprendiz de Poeta"

Mientras miraba el fulgor de las estrellas
Un manantial de fugaces sentimientos
Se abalanzaron sobre mi indomable pensar
Invitándome a descubrir nuevos horizontes
Donde poder fragmentar cada sentir cada
Pensar y evocarlos con especial dulzura
Y transformarlos en letras que reflejen mi
Ternura a través de una exquisita escritura,
Escritura que delataba la esencia de ser
una aprendiz de poeta ansiosa de ahondar
en esta forma artística de ver la vida,
a través de las majestuosas letras.
Fui el diamante en bruto que a tu pluma
Inspiró apaciguando tu furtivo apetito
Por erigir los más sublimes sentimientos
Que nacen del poeta experimentado que
Con un solo pensar y actuar puede generar
Los más bellos versos que saben cautivar
A más de mil poetas, poetas que nacen
De la sensibilidad de sus plumas, plumas
Fabricadas con una exquisita perceptibilidad
Por producir poemas que abran mentes
Y enamoren a los más esquivos corazones.


------------------------------------------------------
Un aprendiz de poeta crece con la sensibilidad
De aquellos poetas experimentados.
leer más   
11
8comentarios 89 lecturas versolibre karma: 104

Poeta

Se alivia
la espera,
repasando
sus letras.

Y atesoran
mis ojos,
quimeras preciosas.

Cual rosa
en un libro
perfumando
sus hojas. .
leer más   
27
25comentarios 177 lecturas versolibre karma: 152

A ti poeta

A ti hombre de mis sueños concebido,
Un cántico hecho de un amor con flores.
aferrada te busco en mis autores,
mi piel en letras has ya sometido.

Amor cautivo volará embebido,
Mientras te adueñas de mis esplendores,
entre fugaces sueños de colores,
con un lamento desapercibido.

A ti que con el alma siempre plasmas,
que todo amor emanas con tus letras,
que me has hecho que olvide mis fantasmas.

Me converti en la musa que perpetras,
mi vida con poesia tu entusiasmas,
Mi gran poeta, mi alma tu penetras.
13
12comentarios 100 lecturas versolibre karma: 102

Calíope y el poeta

¿Porque me siento poeta?
oigo el susurro del viento,
las voces en el silencio
siento tu actitud coqueta.


En charla muy emotiva
Calíope entusiasmada,
con su discurso animada
disertaba muy altiva.
Dirigió muy alusiva
como si fuera una treta,
una mirada repleta
de una ambigüedad sin par,
y me vino a preguntar
¿Porqué me siento poeta?.


Atónito y sorprendido
por la pregunta tenaz,
de una musa perspicaz
que piensa haberme vencido;
Le respondo persuadido
porque como dios,ostento
estar vivo y con aliento
veo el mar, manto de ensueño,
y cual si fuera su dueño
oigo el susurro del viento.


La irrefutable verdad
de la certera respuesta,
varió la actitud expuesta
por la elocuente deidad.
Y con insigne bondad
preguntó ¿como sentencio,
si es que acaso diferencio
lo que puede o no inspirar?,
le respondí; -Al escuchar
las voces en el silencio.


Mi argumento satisfizo
a la impoluta beldad,
que con grácil sobriedad
mi voluntad ahí deshizo.
Con apolo rivalizo
en enemistad secreta,
no es la norma de un poeta
me reclama la deidad,
le digo -es que en realidad
siento tu actitud coqueta.

Osvaldo B. Páez ©

Copyright ©
leer más   
14
7comentarios 102 lecturas versoclasico karma: 87

Senryu (Poeta)

Entre sus manos
Fulgurantes luceros
Son letanías
leer más   
17
6comentarios 125 lecturas japonesa karma: 117

Entre el poeta y la rosa

Un redondel infinito
azota segundo a segundo
la consciencia de que el mundo
se esfuma en lo fortuito.

El tiempo dice
que es hora de callar la victoria.
Ya no yacerá en la memoria
de un espíritu afligido que maldice.

Las ideas se me esfuman
cual helio en los globos,
se esfuman en retobos,
de puñales se esfuman.

El poeta se retracta
de sus palabras de amorío.
El poeta se retracta
de ser del llanto testigo.

Encéfalo que entiende
que las yardas son infinitas,
que no hacen más que dar vueltas
entre oscuras margaritas.

Epifanías de olvido
que juegan a mano negra,
revoloteando entre sinsentidos,
sinsentidos en la jerga.

El recuerdo petrifica
y 99 angustias diagnostica.
Entre desidias de otra vida,
juegan, juegan en la mística.

Sabiduría inconsciente
viaja en busca de lo nuevo.
Viaja buscando en lo nuevo,
lo escondido en la mente.

Como pastas caceras
sucumbe de placer tu luminoso recuerdo.
Anonadado de hieles dulces
se asoma a espiarle mi entrecejo.

Un derrame de lamentos,
teatrales obras escritas.
Un derrame de lamentos,
hecho de panes y espigas.

Respira tu deseo,
respira dormido.
Respira en detrimento
mi inoportuno amorío.

Excelencia de sonrisa
bajo la luna entrometedora,
y desvistiéndose la aurora,
se unen nuestras brisas.
Sopla tu brisa,
sopla la mía.
Soplan ambas y juntas,
en un sueño poetizan.

De azul pintoresco,
como tinte en un tintero,
que no sirve al poeta grotesco,
sino al poeta pintoresco.

Suaves texturas
en todos los rincones de la piel.
Suaves texturas,
en cada sitio y cada palabra de miel.

Soraya la estrella,
que juega con la oscuridad,
que dignifica a la soledad,
que soporta toda adversidad.

La persa mujer,
dueña de mi redacción.
Descalza camina el atardecer
con su maquillaje a la perfección.

El redondel infinito,
en tu vida de doncella,
me toma como hombre que delito
provoca al sentarse al lado de una mujer tan bella.

El redondel infinito
me acechó antes de tiempo.
Me quebrantó el hospedaje
en la poesía del enamoramiento.

J.D
leer más   
10
4comentarios 136 lecturas versoclasico karma: 92

Poeta I

Poeta I

Hay un fulano que veranea aquí. Que escribe muy bien, por cierto, y del que se dice que su vida y su obra van unidas a su sombra. Desde el principio de los tiempos. Incluso cuando llueve. Es glorioso en su creación literaria. De rima intensa sólo comparable al mar en ocasiones de tormenta. Un maestro que ha sabido domar su pluma y la tiene adaptada a su mente. Piensa y escribe. Vive y vuelve a escribir. Habla y sigue escribiendo. Su pluma se enamora del papel. Se insinúa. Se desliza sobre el folio con trazo firme. Como cuando acaricias. Ha llegado a afirmar que está enfermo de letras y rimas.
Pues resulta que Don Fulano, cuyo nombre no me ha permitido desvelar, a venido a recalar en el ya famoso pueblecito costero y pintoresco donde yo tengo una casita con porche y tumbona. Y Pepe regenta el bar desde el que puedes tomar café mientras ves amanecer. Ha sido mi vecino y ha estado viviendo un poco más cerca del mar que yo. Un lugar con mar, amanecer, montaña y bosque con acantilado. Donde se puede contemplar la puesta de sol porque el mar sí te deja. Con permiso de las olas y las nubes que no siempre colaboran.

Se ha hospedado en casa de Eugeni. Vecino mío. En la última casa antes de que empiece la orilla del mar. En el otro lado hay un solar de chumberas que ahora mismo están los higos para comer. Don Fulano va de poeta porque es poeta. Los poetas van de poetas o no lo son. En una de las tertulias a la sombra de una encina, que aquí abundan mucho, y el mediterráneo actuando de testigo, sorbió un café acompañado de una generosa copa de Brandy Suau. Al poco rato su mente se paseaba perdida tranquilamente entre tinieblas y penumbras. La lengua no le respondía y más que desenvolverse con soltura se arrastraba entre dientes y labios agarrotados.
Así las cosas, Don Fulano poeta, empezó a largar sin miramientos y sin rima. El resto de contertulios haciendo esfuerzos para entenderlo. Que lo que decía tenía que ser interesante. Los jubilados todavía hablan rumores de él porque fue memorable. Decía Don Fulano que había estado de contertulio en el Gran Café de Gijón. Hace tiempo. Después de venir del otro lado del atlántico y pasar por el Ministerio de Cultura de asesor. Soltero como concepto de algo natural y necesario para no perder espacios de libertad. Estuvo enamorado de una actriz de cine y que cantaba coplas en un corral. Y sigue enamorado de las letras de Chejov. Poca cosa más.
Tiene unos cuantos libros que llevan su firma. Ahora escribe columnas y colaboraciones en prensa. Tiene su punto de fama entre los círculos literarios. Habla y actúa mientras el sol se pone a sus espaldas. Una vez leí que Umbral había escrito de él que había dicho que leía las críticas un años después de haber sido publicadas. De tal forma que ya no le importaban tanto si eran buenas como si eran malas. Una forma de sobrevivir.
Sólo estuvo con nosotros poco más de una semana. Un día lo metimos en la barca y pusimos proa al horizonte. Al salir del puerto vomitó tanto como pudo. Lo devolvimos a tierra firme en estado agónico. Lo paseamos por el bosque de encinas, olivos y pinos. Algunos algarrobos y pocas higueras. Percibió el susurro del aire cuando pasa entre las ramas. Lo escuchó y le gustó. Más que el de las olas. Que es un poeta de tierra adentro. Tomó notas. Le procuramos una vida intensa. Escribió tanto como quiso o tanto como le dejamos. Pero eso fue cuando le escondimos el Suau. Que así son algunos poetas de fama. Dijo que también había hecho teatro. Sin duda. Hay una crítica que dice de él que el personaje que interpretó era mejor que el personaje del guión. A ver.
Hemos descubierto que es un clásico y un romántico. Un creador de textos con rima muy imaginativo. De izquierdas, claro. Ha venido a descansar invitado por Eugeni. Pero no le hemos dejado. Un poco de siesta en el momento en que el calor no te deja otra alternativa. Eugeni también tiene porche y tumbona. Y se la ha prestado. Los chavales más gamberros le tiran bolitas de papel ensalivado con un canuto de bolígrafo Bic. Él levanta la mano inconsciente como quien escampa moscas que no ve. De pequeño fue monaguillo. El cura se rompió un pié y las campanas de su pueblo no tocaron las horas durante veinte días porque él no tenía fuerza para moverlas. Los jubilados miraban al cielo como hace el pescador. Salud.
5
1comentarios 25 lecturas relato karma: 74

Poemas ( A vosotros/ustedes Poetas)

Los poemas cruzan confines
navegando por mares de sueños
o volando por cielos de ilusiones
como palomas mensajeras
que acunan el amor en sus alas
para ojos que sienten la vida
algunos ahogados en sombras
otros rebosantes de alborozo

Poemas que paren versos
amamantados por corazones
que crecen entre espinas y rosas
y depositan una indeleble estela
en aquellos nuestros alientos
saboreando su néctar
que embriagan con su esencia
leer más   
10
4comentarios 82 lecturas versolibre karma: 99

El poeta triste

No quiero escribir una palabra amarga
que evoque el miedo y el frío
de no saber aún qué pasa en una desolación marchita
al derretir mis versos como si nada.

No quiero angustiar con mi silencio
a la última Estrella que nos ama,
con una luz en el infinito
todo un cielo nos ampara.

No quiero que las lágrimas
causen una lástima feliz
en el ego de un enemigo
que en su ignorancia llevan su martirio.

No quiero ser un poeta triste
que en la flácida noche se consuela,
quisiera alzarme vagabundo
y en una sonrisa sincera darte todo lo que sueña.

No quiero recordarte el montón de cadáveres
que en el mundo ahogan mis ruegos
prefiero ser como un niño inocente
y levantar flores silvestres en un campo verde.

No quiero ser un verso
que no sabe otra cosa que escribir
abrazos imperfectos
en un estéril delito que abandona.

Prefiero ser un poeta alegre
que sueña con la esperanza
de componer canciones que abrazan
con la frescura de amar en un mundo extraño.

El mute
23/09/2018.
24
23comentarios 187 lecturas versolibre karma: 125

En mi vida siempre está nevando

Quisiera ser poeta

Antes de la nieve, era una mirada soleada.
Miré hacia atrás y vi que mi hogar estaba a la deriva en una fruta, y el grano de la tierra ardía en mi cuerpo.
La belleza del palacio de jade blanco y nevado está profundamente escondida y es amada en secreto.

Mudarse a otro verano. Antes de moverme,
yo estaba rígido y mi cara estaba estancada.
Entonces la nieve cae ante el cielo.
El desnudo olor de las plantas se cuela en el día,
cargando mis sueños diarios, el fuego de lo pálido, el libro del fuego.

¡Es maravilloso ver cómo cae la nieve!
¿va a nevar allí y nunca volverá?

Me escucharon con otro nombre antes de nevar.
La tormenta hizo rodar mis sueños por mi mejilla.

En mi vida siempre está nevando,
siempre hay una especie de olvido que no puedo decirle al mundo, donde el sol siente el frío innato.

Su mirada en la noche es triste.
Él podría ahuyentarlo por un tiempo,
pero aún así dejarlo quedarse detrás de mí.
Vejez y juventud, tanto reales como inocentes.

El paisaje se enfrió frente a la ventana abierta.
El llanto y las perlas deben estar unidas, y los veranos caprichosos alrededor de los bancos nevados.

El viejo poeta todavía está atrás, no es arrastrado por el viento.
El niño en el viento inclinó su cuello hacia la noche, yo
abrazó la puesta de sol.

En la oscuridad, lo que veo es al anciano, que llora la luz.
Antes de que nevara, nada era blanco.

Che-Bazan.España
leer más   
17
8comentarios 88 lecturas versolibre karma: 149

Poetas

Entre sus manos hilan
Las letras
Entre versos escriben poemas
Gloriosos

Llenos de amor por este arte
Con una gran creatividad
Y mucha creatividad
Al escribir con tinta y un trozo de papel
Lo que sienten

Llenas de sentimientos
Que marcan el antes y el después
De edenes lejanos
Y dunas áridas
Como la crisálidas
De
Una mariposa
Hecha de cristal


Una pequeña ilusión
llena de pasión
una razón
por la que escriben
Es que por dentro son unas
De las grandes poetas
Llenas
De sueños
Y esperanzas

Ellas son poetas
Que demuestran que los poemas
Son mas que letras...
leer más   
16
8comentarios 85 lecturas versolibre karma: 150

Somos (31 de Octubre Día del Poeta Virtual)

SOMOS

Somos amantes de la poesía
somos escribanos sin tiempo
somos poetas y soñadores
eso somos los poetas virtuales
que escribimos sin tiempo
lo que refleja nuestra alma
lo que siente nuestro corazón.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama
Panamá
Derechos Reservados
Octubre 2018
leer más   
16
6comentarios 74 lecturas versolibre karma: 145

Nacen los poetas...

Por entre canales y surcos del suelo rugoso
Las semillas se abren paso, gritan por salir
De su delirio tosco y salvaje, de su pasado abolir
Roca fundida. Del establo circense relumbroso.

De su letargo ondulante, mudo y sombrío 
Huracán de sueños que rompe las olas
Las desnudas cáscaras el mar las abemolas
En la noche pétrea se pasea un lucero umbrío

Del cerril y hermético cuchillo que la empuña
Cortante cuchillo de hoja fina y lacrada
Emana su ingenio dulce eco y rimada
Encarna su poesía divina y la desempuña.


Y brota el fruto encarnado por el rocío
Nacen las espigas, los poetas han Renacido.

Soneto polimétrico
leer más   
21
20comentarios 130 lecturas versoclasico karma: 125
« anterior1234550