Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 2280, tiempo total: 0.010 segundos rss2

Batlle siempre me ha recordado a batalla, supongo que por su espíritu incansable de luchadora

"Nosotros no somos de madre capitalista. Nosotros somos de madre obrera."


Avanza por el pasillo con el sumo cuidado de los pasos indecisos que buscan pisar sin caer, sin perder el equilibrio al borde del precipicio que es el vacío del fin de la memoria. Y yo, al verla alejarse así cada vez que me da las buenas noches, como que intento hacer memoria por ella, y recordarle continuamente a qué día estamos, qué instante de la semana es mañana y preguntarle si ha tomado las pastillas, los polvos y el jarabe, en ese orden, pero al revés, consciente de que si no la regaño cada día por la cantidad de comida que sobra nadie lo hará, pero intentando hacerla entender y razonar, porque los gritos nunca sirvieron de nada para educar y ella, tirando de refranero popular lo sabe y me mira y me lo recuerda: Que por un oído me entra, y por el otro me sale.

Que la nevera nunca esté vacía, y la despensa siempre llena, supongo que es la herencia directa de una posguerra que dejó más miseria que toda la grandeza moral que nos vendieron que iban a instaurar durante la última cruzada de la cristiandad, que por desgracia, tuvo que tener lugar en nuestro país. Cuando nos sentamos a cenar y ve alguna noticia de actualidad y me pregunta que este de quienes son, y yo le digo que es Garzón, que es de los rojos, de los nuestros, de los del Padrí; y ella sonríe, se ríe, y asiente con la cabeza, y dice, como me dice cada vez que voy a una manifestación, que al Padrí le habría gustado conocerme, que era de los suyos, de los que creen que vale la pena cambiar el mundo, y yo sonrío, y le digo que lo sé, que a mí también me habría gustado conocerlo, y es verdad, a veces echo de menos no haber conocido a ese bisabuelo del que solo tengo como recuerdo un recopilatorio de prensa soviética que se llama como el satélite Sputnik, pero en castellano -los artículos, no el nombre-.

En momentos como ese, ella hace memoria y me cuenta como iba a ver a su padre a los campos de concentración, a mí me llama la atención su conciencia de la situación vivida y como no llama cárceles, sino campos, a esos lugares en los que internaron a todos los luchadores por la democracia y la libertad que cayeron a manos del franquismo. Continúo, que me voy por las ramas. Ella recuerda, y entre esos instantes de su niñez, siempre me cuenta como a veces a los presos los dejaban nadar en la playa y me cuenta, con la ilusión de una niña, como lo veía saltar desde lo alto de una cala y zambullirse en el mar. ¿Pero tú sabes la altura qué era? ¡Como diez metros! ¡Y saltaba y hacía CHAF! Acompasando la explicación con grandes gestos, para ensalzar la magnitud de la hazaña.

Otras veces hablamos de la política y me pregunta que qué ocurre en Venezuela y yo le digo que gobierna el pueblo y a los ricos eso no les gusta y ella me dice que claro, que a esos nunca les gusta, que por eso hubo una guerra civil aquí, porque los que mandaban querían seguir siendo ricos. Y se queda pensativa mirando el infinito, y como pasándolo mal al recordarlo, pero consciente de que debe contarlo, me explica como un día vinieron unos con camisas azules a buscar a su padre. Que petaron en la puerta, y su madre, les mandó a ellas y a sus hermanas esconderse bajo la cama en la habitación. Vieron sus pies, y en medio de la noche se llevaron al Padrí. Y a ellas les tocó pasar hambre, más de la que pasaban, hasta el punto de tener que comer las mondas de las patatas si no siempre, sí con frecuencia.

Cuando me lleva al cementerio yo la sostengo del brazo, sé que necesita llevarme de vez en cuando, como mostrándome los procedimientos de esa especie de ritual con el que rendir cuentas con los que ya no están, y a ella eso le hace ilusión. Y cuando lleva mucho sin ir porque ha estado mal de la pierna o de la cadera, pide perdón y les lleva las flores más bonitas que encuentra, como excusándose por haber faltado a su cita semanal. Camina con calma, me pide que coja una regadera y se dirige a la tumba de su marido, la riega y la limpia, como cuidando todas las arrugas que no pudieron envejecer juntos, hablándole en catalán y en voz baja, contándole todas las novedades, y que mira, que ha venido el vigués, el nieto de Manolo, que que grande está y cómo cuida de su abuela, que qué bien que lo pasamos juntos, que la espere una miqueta, que todavía le falta para reunirse con él.

Después recorremos el cementerio, a mí siempre me han parecido lugares fascinantes y me pierdo observando los mausoleos, las fechas de las tumbas y respirando todos los recuerdos perdidos que viven entre los que ya no están por acá. Giramos en una esquina y luego en otra, y llegamos a la antigua zona republicana, ahora es una zona más, pero siempre me ha parecido bonita la idea de que mi bisabuelo esté allí, como una forma sencilla, pero importante, de recordar que se dejó la piel en el Ebro, en la cárcel y que se salvó de la muerte por un azar del destino, porque las celdas estaban llenas y porque España necesitaba mano de obra y Franco decidió que era mejor el indulto, que ya habían aprendido a callar, aunque siguiesen gritando en voz baja y escupiendo cada vez que pasaban al lado de los del club de Hípica, que eran todos falangistas de los de camisa azul en domingo.

Y nos detenemos frente a la tumba, y otra vez la conversación en catalán, que mira tu bisnieto, que es como tú, que ojalá lo hubieses conocido, porque es de armas tomar. Y que me riñe siempre, pero lo hace por mi bien y porque me quiere, y que lo pasamos bomba juntos y que está con una chica muy riquiña y muy maja, que viene mucho de visita. Que en muy poco estoy con vosotros, pero esperad unos años más, que los quiero ver juntos. Y no lo dice, pero yo estoy seguro de que lo piensa, que no se quiere ir hasta que me vea mayor, porque para él sigo siendo un niño, de 24 años, pero un niño al fin y al cabo, y que no se puede ir hasta que hayamos reído tanto como para no olvidarla.


Y luego volvemos, y vamos para casa, o al médico, o a la farmacia, y subimos las 95 escaleras de su casa -se sabe bien ese número y siempre que puede nos lo recuerda, sobre todo al doctor y a los otros viejos que se encuentra por la calle, entre quejas que más bien son muestras de orgullo propio-.


Otras veces vamos a por helados a la Torre, uno de chocolate para mí y uno de limón para ella, nos sentamos en un banco y vemos el cielo de Coruña despejado, mientras hablamos y disfrutamos, de los cucuruchos, de las pipas, de las vivencias, de los años. Y cuando volvemos estamos agotados, sobre todo ella, pero sonrientes y pensando en qué cenar en un rato.


* * *


La Yaya, que así siempre he conocido a mi abuela, pasó muchas penurias durante la posguerra, por eso yo cuando veo la nevera llena me enfado un poco, pero no mucho, porque me doy cuenta de que todo lo sufrido bien vale el tirar de vez en cuando algún yogur caducado, que lo importante es soportar las heridas del pasado y como siempre, intentar que el olvido no nos engulla la dignidad, que bastante nos hicieron sufrir como para que hoy en día tengamos todavía que callar.
2
sin comentarios 12 lecturas prosapoetica karma: 18

En mil pedazos de un olvido

Lo han destrozado
la luna bajo la sombra es testigo
se esconde en la penumbra
enmudecido por el ruido de la lluvia bajo su sombra.

La tierra está triste por esos sueños perdidos
el alba ha caído en la batalla
en la vana noche lejana
con un reloj despuntando el tiempo que calla.

El polvo que fue piedra
ahora vuela hasta hasta la memoria
llora en su desasosiego
es soberbia irreversible en una tarde oscura.

Queda una joven muerte, sin belleza
sin la esperanza de aliento de los mortales
ciega y fugitiva
como el recuerdo eterno de un día que acaba.

La noche ya no rinde tributo como antes
está cansada
en los ojos refleja su cansancio
son sueños pasados que no volverán jamás.

Solo el verdadero amor no se olvida
por su sonrisa, sin un corazón traicionero
por pedir lo que busca
como si de veras no sintieras el tiempo.

Sin misterio y perdón, solo un pasado
perdiendo el ancla y navegando hundido,
la brújula la ganaste ayer
al juntar mis pedazos de un olvido.

El Mute
16/10/2018
14
9comentarios 100 lecturas versolibre karma: 137

Mi soledad

He llamado a mi soledad
como compañera de paseo
paseo por la calle melancolía
visitando los escaparates de mis ruinas

Escucha con devoto silencio
y con ojos ebrios de oídos
todas mis lentas agonías
guardadas bajo el candado de su boca

No pregunta el porqué de mis huellas
ni me arropa con un abrazo
aún sabe que es mi almohada
en esas noches de lunas rotas

La quiero allí dónde la busco
para bucear en las voces de mis mares
la detesto cuando impone su aliento
cubriendo mi vida de vacíos
leer más   
14
10comentarios 90 lecturas versolibre karma: 132

La esencia de la vida

Permíteme enseñarte el alma al descubierto,
verás que no tiene mucho peso ni valía.
Los envoltorios engalanan la imagen,
el pulido de las capas,
las líneas suaves,
el contorno bello…….
pero en el centro está la esencia viva.
Lo que cuenta,
lo que vale,
lo que pesa su peso, no por su masa
si no por lo que abarca.

Permíteme mostrarte los acantilados
donde vengo a buscar las ráfagas de viento
que me limpian los ojos y airean los besos.
El abismo me regala un eco
que yo atesoro en cada susurro gritado.

Permíteme enseñarte las calles angostas,
los caminos viejos, entre viejas casas y viejas puertas.
Llenitas de pasados, repletas de tiempos añejos
y desprovistas de tiempos venideros.
Me recreo en sus relatos guardados
entre las piedras y las maderas carcomidas.

La esencia de la vida está donde tú quieras buscar.



Hortensia Márquez



Imagen: Dibujo hecho por mí.
20
15comentarios 70 lecturas versolibre karma: 127

Ladrones (microcuento)

Ella era ladrona, ladrona de profesión, robaba todo a su paso sin nublarse ni un poco la razón, la razón la sostenía, la coherencia la olvidaba hasta llegar a la puerta de su casa…
Ladrona que roba a ladrón tiene 100 años de perdón, asi que robaba a ladrones esos sin corazón, esos que por la noches roban coches o suben por un balcón… pero la noche de una anoche, que al fin pudo dormir soñando como gastarse lo robado la mañana del día anterior, un ladrón entró en su casa, y mientras dormía la miraba y miraba, y tanto le había gustado que se iba sin robar (sin robar más que robado eso que sintió: amor) y fue cuando la ladrona de ladrones cuando se marchaba, por la espalda lo golpeó…
Lo llevó a su cama, y lo miró, y lo miraba, tenía cara de ángel, piel de niño, boca de esas que cuando duermen hace casi trompa… y lo miraba, no tenía arma, y lo miraba y le gustaba…
Y Despertó!!!
Y flor de grito pegaron al mirarse los ojos los dos, le pidió que se callara, su familia dormía, le preguntó que buscaba, que su casa era humilde y se quedo hipnotizada en el oscuro encierro de su joven y avergonzado mirar. El, él calló un rato y levantó la mirada, le explico y contó su historia, y ella embelesada, boca abierta, quietas sus pestañas, sólo atino a decirle una cosa: si, quiero robar tu amor cada noche y hacer nuestros sueños perfectos, que asaltes mi alma, me quiero casar .( Lola)



soundcloud.com/lola-bracco/ladrona-que-roba-a-ladron
.
7
sin comentarios 45 lecturas relato karma: 92

Impostor

Hágase
lo que dicen todos;
el impostor
carcelero no miente.

De hecho,
las llaves
no cierra ninguna puerta,
y nadie cruza la otra calle
espontánea.

Entre yerros,
es estar bien a medianoche,
antes,
pegar una cruz
en un papel importa.

en lo oscuro
fantasmas arden
en el fragor inmutable;
mordiendo el rincón de tres equinas
seremos cicatriz,
en la misma dirección un
motín salta al vacío
-Lima, espónsor de milagro-

pequeño héroe
de todas partes y mi única
ciudad.

Vestido de harapos, del mismo barro y sin alas.

Lima, tú eres mi ciudad, donde me esconderé de todos mis actos.
leer más   
13
2comentarios 61 lecturas versolibre karma: 145

"Coordenadas"

A veces camino en la deshora
por el humeante recuerdo
la alameda flotante
de los pasos hundidos
te busco perdiéndome
en tu incienso profundo
entre tus hojas lánguidas
soy la tumba de tu segundo
el cadáver de los siglos.

Oropéndolas que se despiden
en tu cielo de horas muertas
mi hálito azul se desmadeja
en la laxitud de tus sombras
como una oda gris de sirenas
muriendo en la encrespada roca
en el acantilado triste
en la ola letal de tu boca.

En la fragancia del misterio
trabajan ancestrales hadas
deconstruyendo el perfume
de tu fresca piel de lavanda
soy de los romeros
soy de los jaras
¿por que me sembraste el destierro
de tu sierra callada?

Un lengua bífida sin coordenadas
se incrusta en la fe de mi garganta
por el este santifica a mi corazón
por poniente maldice a mi alma.

www.youtube.com/watch?v=LuQrLsTUcN0 Bon Iver - Flume
leer más   
5
5comentarios 42 lecturas versolibre karma: 79

Mundo de adosadas

Europa, hipocresía que no cesa,
mundo contaminado de adosadas.

Bajo un cielo testigo,
niños refugiados vendidos,
niñas forzadas,
adultos esclavizados,
mujeres violadas.

Mundo contaminado de adosadas.

Tú en casa,
en el gimnasio.
Conciencia anestesiada
sin aventurarte por las calles
para no morir de vergüenza.
Mirando para otro lado
en este mundo libre
de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Mundo contaminado de adosadas.

Una pelotilla blanca
retoza libre y alegremente
por un campo de golf
junto a la valla de Melilla.

Campo verde, joven, terso, pulido y suave

vs

Concertinas brillantes, afiladas y desinfectadas.

Bajo un cielo testigo,
mujeres porteadoras/mulas,
piel de barro mordida por el viento y la resignación,
se rompen el espinazo.
15
1comentarios 91 lecturas versolibre karma: 138

Un Romance por Morente (a Enrique Morente)

En silencio baja el agua,
de la sierra a la fuente,
triste dobla la campana,
de la Vela por Morente.

Alma del carmen vacío,
que derrama entre la piedra,
una voz de luna rota,
florecida entre poemas.

Bandera de la verdad nueva,
de tono incomparable,
donde cruzan los misterios,
del talento con el arte

El aire gime herido,
en un pellizco de esencia,
¡viva el rey de los reyes,
y de los tronos de anea!

Cien cantes de fuego tienen,
las duras sienes del alba,
y un bordado de oro,
con los hilos de Granada.

¿Qué importa el tiempo al tiempo
medido en arena y olas?,
latiendo vive tu herencia.
en los centros de la Aurora.

Bebiendo la acequia clara,
los toros de la dehesa,
sueñan lances naturales,
en armonía y cadencia

Duende de amor y nácar,
ni más grande ni más genio,
sangre lleva tu historia,
por las venas del flamenco.

En trece la calle duerme,
y a San Nicolás se asoma,
una libertad de viento,
que en los bríos trae tu forma.

Maestro de propia escuela,
brillante irreverente,
credo revolucionario,
de la memoria en suerte.

San Miguel enamorado,
al que Lorca conociera,
llena radiante tres copas,
y te da sitio en su mesa.

Fiebre fría de metales
nace escuchando el eco
no queda cabal ni fragua,
que no temple tu acero.

Ceñiste al compás la seña,
de tu gloria infinita,
nunca habrá grito que calme,
el dolor de tu partida.
leer más   
11
6comentarios 97 lecturas versoclasico karma: 120

Madrigal...

Madrigal, rásgame la dulce vida
tú piel bronceada de escarcha mora,
pero no! no te quemes en mi ¡ llora,
y bésame con tu boca encendida.

Poesía, la pasión me despierta,
Alcanza la noche para dragarte,
el elixir candor y así ofrendarte,
un rosario de lirios de mi huerta.

Lírica, las auroras se han marchado,
por calles secas con aromas dulces,
llevan en su aliento un pesar marcado.

Dónde el céfiro sur viaja en zancada,
de un mar seráfico que lo recuerda,
como la lluvia se vino en cascada.

www.youtube.com/watch?v=bILQoikzFZo

(Soneto endecasílabo)
leer más   
13
7comentarios 96 lecturas versoclasico karma: 132

Ella

Ella la poeta
la de mente inquieta
la de sutil pensar
y difícil amar
ella la de cabellera oscura
de la que uno que otro murmura
ella la soñadora
que no sabe ser perdedora
ella que sabe escuchar
pero es de pocas veces callar
ella no tiene una pizca de malicia
con cada palabra brinda una caricia
ella por la escribo
ella por la que aun vivo...
leer más   
19
6comentarios 70 lecturas versolibre karma: 125

Descontado... (Pseudoanticuento)

DESCONTADO...
((((Pseudoanticuento)))

____ ¡ Largo de aquí, cuento infeliz !.
La tristeza en maceta ya se siente jardín. Bien sabemos que carga el mar,
con las pestañas en las alas, y las noches frente al espejo quebrado.
Y a lo lejos está el cielo que cuelga como el milagroso ungüento... Más las
espadas blandas son ante las cósmicas entrañas hurañas como las noches
sin marido, en la luna enloquecida con el fervor espumoso del piélago ligero.
¡ Ah, cuento sin principio, historia inexistente, fraude vil a conveniencia !

___ ¡ Ondas ingenuas que entre sus muecas perece !... Sí, sí, mira con atención:
Allá está la luna montando la tarde, y recorriendo tardía la calle curiosa,
por no haber aceptado el sombrero ofendido, empecinado en agacharse
contando las estériles monedas con sus íntimos gusanos. ¿ Y lo cuentas ficticio ?.

___ No, sólo es una oferta. Real fantasía para los incautos... ¡ Oh, albergue pobre
de la gris materia !... Pálido recuerdo perdido poco a poco, en la urna helada de
los bolsillo ajenos.
__Pienso, me dices, aunque lo dude con frecuencia... Que quizá sea el momento
donde se sienten cercanas las fronteras del silencio que tratan de recoger todo
el contacto preocupado por el cambio... Por la ciencia desnuda con sus metálicas
veredas, en la humana estupidez que con ironía se regenera, y fabrica la insigne
inocencia huyendo.

___¡ No lo cuentes con calma !... Me dicen los silencios y las sombras que nada sé
de ellos, que nada es igual de peor en la mínima falsedad transformada en elíxir
veleidoso de lo verosímil sólo... ¡ Qué no lo cuente quitándole !... Ni ofertado.

Las gotas en la tormenta se elevan con el sol que se expresa desamparado en luz,
suplicante, y en la danza ritual de los gestos... ¿ Qué estoy diciendo ?
Dices callando... ¿ Acaso que he dicho algo ?. Y sobre todo, bajo esas figuras...

En los claros muros que murmuran, sin duda, y sólo a veces durante unos instantes
en los nidos de nieve que vuelan bajo el hielo con virginal rubor en las ánforas de arcilla
del aliento que se tiende acariciando lo que no se cuenta, lo que se quita de verdad,
lo que se confunde con gracia y se enreda sutilmente...

___ ¿ Qué tipo de vida hace la escena mortal del abuso más lleno de armonía ?
___Me dicen que digo, que la libertad de matar al débil y engañar a los ilusos, en
la razón incólume del engendro sin freno que se agita porque nadie lo quiere... Y que
sólo nadie debería contarlo, quitándole poco a poco la esencia que le evidencie en
la maceta que se ha creído jardín... Pienso, casi creo sentirlo, porque escucho que
en la lejanía lo dicen las montañas en la opaca quietud donde duermen los campos
de rodillas en la penumbra incierta que decora las ventanas abiertas...

No obstante, en este cuento, y no contando con mi ausencia momentánea que hace
bien a las cosas ya dichas, y que parecen iguales para que podamos distinguirlas
en cuanto están lejos los subterráneos urgentes, y que del sudor un trozo se derrumbe
como un sueño que se seca en las pasiones cotidianas, prolongadas y perennes.

__Dices sobre todo cuando duermes y no sueñas, y lo callas destejiendo los silencios
en el ramaje sonoro de los anónimos... ¡ Un simple pórtico de las puertas falsas realmente
colosales en el abismo de los rumores inventados en la impúdica certeza ! .

Hacía frío bajo la frente cálida de una vigilia pescadora de linternas... Y pensó: ¡ Tal vez
es mejor no contarlo !... Desdecirlo con desdén y desdoro, desdoblarlo hasta hacerlo
repugnante, como se pugna por descuajar la más mínima razón que esté en desacuerdo...
Se sentó, hizo un gesto que viajaba en un agujero angosto excavando cuatro horas en el techo
y luchaba a sus espaldas el terreno con la palidez de los obscuros fulgores...

Al final se fué feliz, soñando no haber dormido, tan despierto como la razón del último siglo.
Y muchos supieron que estuvo ahí nadie, como siempre, obligado a no decir nada.
¡ Y fué el mismo nadie de siempre !.
El que calla cuando la ausencia lo escucha y el que habla en la presencia de la nada.

***********

All rights belong to its author. It was published on e-Stories.org by demand of Joel Fortunato Reyes Pérez.
Published on e-Stories.org on 08/27/2017

Autor: Tanto del texto como de la imágen
.
leer más   
15
12comentarios 95 lecturas relato karma: 138

Silencio…oh, silencio

Silencio…oh, silencio
tenue silencio, mutis
sutil silencio, mudez
exiguo silencio, callada
y leve silencio, elipsis.

Existe en la frontera de mis ojos
con los tuyos y palidece el viento
en las cálices del olvido.

el atardecer se ha ido por rumbos incierto
como Alma en pena vaga por el mundo
y rompe a llorar.

Igual llora el sauce cuando en invierno
sus hojas gravitan esperando el soplo
del universo.

Parecen de cristal
y hacen enormes agujeros
en los ásperos laberintos del suelo.

Así está el Alma mía
cuando leo tus cartas

con sabor a despedida…

www.youtube.com/watch?v=Ly6Rdi9dCXw

Ramón Pérez
@rayperez
Venezuela 
13 de octubre 2018
leer más   
16
7comentarios 79 lecturas versolibre karma: 136

¿Amar de esa manera...?

Despiertas,
te invade una sonrisa
cómplice y embriagadora.

Sonríes,
te pierdes en el infinito y
la imaginas en tus brazos.

Respiras,
te atrapa su mirada y aún
saboreas en los labios el
aroma de su piel.

Suspiras,
te detiene el tiempo en
el infinito de su mirada.

Callas,
te tiembla el alma mientras
revives en la mente cada
uno de sus gemidos.

Desesperas,
te mueres por estar a su lado,
por abrazarla, por besarla,
por hacerle el amor.


¿Cómo amar de esa manera?



Si despiertas y sonríes

Si respiras y suspiras

Si callas y desesperas



Entonces... si sabes amar de esa manera.



@Un_Fool
leer más   
16
4comentarios 93 lecturas versolibre karma: 121

Hoy frunces la mirada...

Hoy frunces la mirada
con atisbo senil,
hay frieldad en tus ojos.

El polvo
de las estrellas
convertido en cenizas.
Muestras el desgano,
ya ni hablas,
solo mascullas palabras,
sin aliento contenido.

La lluvia
de esta mañana
trajo aromas y fragancias
huyen de mi piel,
de mi cama,
del escritorio,
de mi risa
la pluma ya no escribe
y me doblega el silencio.
Es la sensación
que un animal afronta
cuando le invade la rabia.

No te lo calles,
dilo de frente.
La verdad lastima,
es un trago amargo
yo sabré sostenerme
en ese tramo.

Preguntas y respuestas…
no buscaré
ni tus secretos hablaré.
Las hojas del calendario
se detienen
entiendo…

Una mirada de indiferencia
es peor
que una borrasca
en alta mar,

mueve cielos
y montañas.

solo dilo...
que me vaya de tu vida
tu mirada fría lo dice...

todo

y eso haré...

Foto tomada de la pelicula Ninotchka, dirigida por Ernst Lubitsch
para la Metro-Goldwyn-Mayer, con Greta Garbo y Melvyn Douglas
como actores principales y estrenada en 1939.
leer más   
17
7comentarios 71 lecturas versolibre karma: 131

Siempre Vuelo

Vuelo,
siempre vuelvo a él
con los mismos hilos en la piel,
con los mismos trapos deshechos
de tiempos, de ilusiones y miel

Vuelvo y vuelo con la sonrisa
de una luna
que tímida entre neblinas,
a veces
es rima ofrecida

Vuelvo como los vagabundos
de calles frías,
amnésicos y desterrados
de sueños marchitos,
vuelvo... y vuelo a él

Vuelvo nadando
en tinta apasionada,
durmiendo
si pide que lo sueñe,
y si pide que lo viva,
existiendo
en su lecho de sal
y siendo esponja que él
pueda moldear

Vuelo perdida
entre las montañas volcánicas
de su fuego,
aunque eso destruya
lo que no seré,
pues en su llamarada
mis alas derretiré

Vuelvo y vuelo endemoniada
por ser de su predicación
y hecha pregón;
en sus besos,
en sus manos,
intentando que en su amor alado,
planeen mis latidos condenados

...SIEMPRE VUELO,
y vuelvo al asecho de su alma...


© ™ أريادن
leer más   
7
1comentarios 48 lecturas versolibre karma: 75

No Vengas A Decirme

No vengas a decirme
la verdad,
ya no es necesario.
Además,
tengo una grieta
que me aprieta
la garganta,
y siento que… no sé…
que nos pertenecemos poco.

No te preocupes,
aquí llueve desesperadamente
por dentro,
el silencio mide lo mismo
que un océano oscuro,
y anochece en una mañana
de carbón y hiedra.

No ocurre nada más.

A veces, todo es tan sencillo…
Un cielo oxidado
se funde con el agua encharcada,
la ceniza arrugada de las calles
nubla la luz caída del atardecer,
una soledad hecha pedazos
regresa a casa antes que nadie...

Pero sucede
que si pudieras verte
con mis ojos,
comprenderías
que no hay peor tristeza
que la que no puedes llorar.



©Alejandro P. Morales. (2018)
leer más   
20
8comentarios 89 lecturas versolibre karma: 131

El viejo árbol de mango

La calle de las flores solía estar tapizada con el fruto de los ciruelos,
en aquel entonces la calle parecía estar tapizada con un amarillo tenue, todavía lo recuerdo.
Hace unos días volví y no vi más el fruto de los ciruelos que embellecía la calle, las personas que conocí se habían ido,
me dirigí a casa de mi madre y el pasado fugazmente se posó junto a mí, entonces a mi mente llegaron los días nublados en los que solía correr por el patio, trepaba el viejo árbol de mango que mi madre cuidaba como si fuese oro.
Asomé mi vista y por fortuna el árbol estaba allí, entonces lloré y lloré, porque no era sólo un árbol, sino un baúl de recuerdos que fueron guardados para mí, él sabía que yo regresaría a ese lugar, porque ahí se esconde todo lo que soy y lo que fui,
el árbol me acuñó entre sus ramas, no podía contener el llanto y entonces sentí el rocío fresco que solía sentir cada mañana cuando mi madre daba de beber agua a ese bello árbol.
leer más   
6
2comentarios 29 lecturas prosapoetica karma: 82

Suaves cuerpos desnudos

Suaves cuerpos desnudos de jóvenes mujeres fluyen entre la hierba y las flores que flotan,
jóvenes mujeres, están
fluyendo a través de decenas de miles de kilómetros, donde fluyen miles de siglos.

Estoy buscando el mar.

Estoy buscando un pirata que hace una linterna.
Buscando una criatura llamada hippocampus.
Buscando un besó de agua hexagonal.

Estoy buscando la cresta del caballo en el océano.
El verde encanto de los árboles.
El sol a través de mi pecho.
La arena sobre las raíces.
Busco oro en la arena.

Estoy buscando una promesa.
El caballo en la piedra que cantará más.
Tu canción está en las calles vacías del mar.

Escucha el poder del mar azul en medio de la noche.
Si soy rocosa
¿Qué es el agua en mi corazón?
Y qué clase de persona será la piedra del mar en el abrigo oscuro.

Lo que la voz del milenio nos cuenta.

Como la tormenta en el mar de miles de años.

Según el camino accidentado.
Rutas robustas.
Estoy buscando un océano de coral.
Es azul en la mente.
Un pescador le mostró la oscuridad de mi padre.

En mis ojos melancólicos más adecuados será como una alondra para vivir en el viento.
Como un cinturón en mi pequeño jardín al final de la cintura.

Cuando camino, me llevas al fondo de la sombra,
en sueños pequeños, eres mi sueño del
sueño de la vejez del frío.

Bloqueando el
sueño de la chica aferrada al cordero, la pradera tenía nieve a la deriva y, entonces, yo era un sueño de primavera.

Cuando camino de vuelta a la navegación de las veintidós estrellas
que me pediste, me reí del cielo ...

Como de la niebla,
golpeando los aretes en el pelo denso, para encontrar el camino,
con el más fino siseo, soplando las pestañas abiertas, alineadas a la luz del sol.

Cuando camino por el ecuador; es un rastro de la línea roja, usted ríe cuando no ve el
meridiano, es una cadena de perlas azules oscuras
cuando usted falta, cuando el tiempo se separa y gotea.

Cuando cincuenta y cuatro campanas en las nueve iglesias estaban repiqueteando en la ciudad, celebrando la nueva flor
en el corazón de la ballena, lo medite, lo pensé.

Voy a dedicar el tiempo de mi vida, para pedir perdón
a los dioses o al diablo.

Voy a declarar la paz a mi alma.

Che-Bazan.España

pidiendo perdón por sus pecados.

É tão frágil a vida,
tão efémero, tudo!
(Não é verdade, amiga,
olhinhos cor-de-musgo ?)

www.youtube.com/watch?v=ftyPAFt5RVs
leer más   
12
3comentarios 85 lecturas versolibre karma: 129

Solo debieron amar

Bendito es el día en el que te conocí
no te escuchaba, había perdido la voz
era el silencio que aturdía
en el ocaso del amor.

Ahora escribo cuartetos
que solo se saben unas cuantas notas,
¿cuánto necesitas para soltar ese vicio
que solo huye de tu realidad?.

Escucha la música
es un remedio infalible
cuando has olvidado hablar
no importa que se te acabe la noche de tanto soñar.

Es corta la historia
cuando no se tiene nada que contar
es más sencillo voltear la vista ha otro lado
y dejar de mirar.

Yo solo quiero que aprendas a volar
sin caerte de tan alto umbral,
siempre tuviste miedo
de no saber callar.

Ahora solo escuchas voces
que no dejan pensar
es sencillo decirlo
solo tienes que respirar.

Todos los días nace una Estrella
solo es cuestión de observar
el mundo no tiene tiempo de amar
es por eso que yo te amo de verdad.

Es fácil dejar de girar,
conocerás esa mirada
que te intentó conquistar
fuiste una osada belleza que no me dejo respirar.

Bendito fue el día en el que te deje de ignorar
ese día descubrí en el cielo gaviotas
y nunca estuve junto al mar,
es la tierra que me habla y me enseñó a cantar.

Ya no canto ahora
los puedo despertar
es preferible no ser desierto
y en el agua nadar.

Algún día seremos prados verdes
una simple canción cantar
es más sencillo que olvidarlo todo
y un triste poema ignorar.

Miguel Adame
13/10/2018.

A todos esos artistas que ya no están, que no supieron cómo olvidarse de lo menos importante y solo debieron amar.
21
16comentarios 181 lecturas versolibre karma: 130
« anterior1234550