Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 20, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Siete balas

Siete balas
acabaron con tu vida,
las mismas
qué arrasaron con la mía.
Año tras año he vivido tu muerte.
Ya no pienso
en tu rostro desecho
en esa acera,
o en la sangre qué se mezclo
con la ceniza del tiempo.
Ya no recuerdo
el estar postrada allí
sin poder arrancarme de tu cuerpo.
Me queda el pendúnculo
de la rosa que no logré
arrojar en tu féretro,
sus hojas secas
cayeron una a una.
Por más traicionera
qué dicen es la muerte,
le he rogado mil veces
¡a mí me lleve!
Mas ésas mil veces se ha negado.
Solo me lleva
de la mano moribunda.
Lamento amargamente
la mala memoria de mis años
que me ha robado
el sonido de tu voz,
escucharte llamarme el:
"mamá" que tanto amaba.
Me es inútil y ridículo
quererme abrazar del aire,
creyendo que es en él qué
me visitas. Mi corazón se
paraliza al ver tu rostro adolescente y a tus ojos color miel que me miran en ésa fotografía;
angustia, ira se acumula
en mis entrañas y solo
surge un llanto ahogado e invisible.
De mis labios ya no
salen las sílabas de tu nombre
¿Para qué?
Si van incrustadas a mí,
como segunda piel.
Dime hijo mío,
¿¡Cómo, cómo te olvido!?
De mi soledad eres mi compañero,
de mi alma, brazos y memoria,
mi añoranza perpetúa;
aún si no logro
escuchar tu voz,
y tu sonrisa.
Tu mano invisible estruja
mi corazón vacío.
¡No pude defenderte amor mío!
¡No estuve allí para que ésas balas en mi hallaran su blanco!
Perdón hijo mío.
Sé qué un día
te veré pero dime...
¡Dime cómo te olvido!
leer más   
15
3comentarios 54 lecturas relato karma: 139

Allí nos vemos

Hoy separaremos el alma de la mente,
Como separa un carnicero huesos y vientre,
Con una prosa desnuda y peligrosamente adictiva,
Sacada del loco sucio que me domina cuando desciendo...
Con la guitarra , una balada de "Pantera" y la certeza de encontrarte como siempre mirando al otro mundo...
Olvidando que fuiste amigo, te marchas sin ser amado suficiente, sin ser odiado lo justo y necesario...
No hay derrota en esta derrota, no hay más lagrimas ya para la muerte ni más gritos desesperados que alimenten su ego desmedido,
Ya no hay nada, y sin embargo todo sigue, tú mordiendo la tierra y yo caminando erguido,
Tu rostro, olvidado ya a fuerza de dolor y podredumbre, de laxitud en la condena y palidez de flor extinta, tu rostro que tantas sonrisas regalaba se encuentra ahora...¡cenizas! ¿Puedes creerlo? Sin parpadear el mundo soltó una bofetada asesina y maldita, -vaya si fue maldita- ,que rasgó tu espacio-tiempo dejándolo frío y sereno, neutro, eterno y cíclico.
Tú vives más allá , en otra espiral de vidas y sueños , donde las caracolas no dicen ya más tu nombre y la espuma del mar no ahoga los deseos.
Allí donde el Parnaso se mira hacia abajo, allí descansa tu noble ser de alegría infinita y de amor verdadero. Allí nos encontraremos, amigo que nunca consigue borrar el olvido...
Allí nos vemos , allí seremos de nuevo niños que juegan a ser famosos y dan conciertos y fuman porros para reírse y estar contentos. Allí nos vemos, querido amigo, allí nos vemos...
leer más   
4
3comentarios 37 lecturas prosapoetica karma: 68

Candidez Catilinaria... (Experimental)

CANDIDEZ CATILINARIA
(Experimental)

Sigue y sigue, sigue pues, asesinando,
al pino, al roble, al aire mismo,
ya mañana tus retoños serán polvo,
y en la caja sus cenizas.
Ya en la piedra el vino, se embriagará,
con la geometría en calcetines,
y un lápiz llorará, tierno acero,
en florido balcón y juventud,
sangrando los últimos refugios.

Ven, almacenista.
¡Vamos al almario dulce y frío!.
Con la grisura del aliento.
Aunque grisáceo vea todo blancura.
¡Vaya dulceza de dulcería barata!.

Porque persuadió al pañizuelo picudeado.
Paupérrimo patituerto perdulario.
Donde preciosura presuponía.
¡A los arácnidos persuasivos!.

Balidos, granadas, leones,
rojedad, tambores, estrellas.
Hierbamala sobre la tierra,
y cicuta sobre las pieles.
Espadas en la nuca,
plomo entre las cejas.
¡Asombro herido!.

Nulidad hecha zapatos y bicicleta,
en moribundos hospitales,
del cañón carne y orgullo,
del caracol del estiércol.
¡En la niebla del sudor y sangre!.
¡Caminos de lenguas mudas!.
Las hojas invisibles,
caen como la lluvia,
en gotas, chorros y cataratas.

Oscilando en la vida del péndulo impúdico.
Que deja una luz clavada en carne seca.
En la encina bajo el lago de inocentes,
del vino embriagador del embeleso.
¡Como amor adinerado rapaz avieso!.

En el destino lleno de secos labios.
Ecos largos que hierven en la eternidad.
Cuando la profundidad sagrada duerme,
con el desierto pétalo estelar pendiente.
¡Y el crepúsculo soñoliento enferme lábil!.

Cuando endeble enternece
Cuando
El olmo
Solo
Dé ciruelas
Y el higo mandarinas.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)
.
leer más   
12
6comentarios 59 lecturas versolibre karma: 127

Entre la angustia, el castigo y soledad

¡Tic tac! a golpe de segundero la hora se aproximaba,

el tiempo como justicia inexorable, como carcelero en palas

atenea ígneas en derredor, los cuervos picaban

mi enjuta puerta, con inquina, y en el interior la presencia de Penelope…

esta vez el que fruncía era yo.

¡Oye!, escucha mi balada, la gesta de mi pasión

el corazón ya me late a tiempo, las penas son venas

de musicalidad y abrí las alas al ritmo de este compás,

anduve donde los ángeles no se atreven a entrar

entre la angustia, el castigo y soledad.

Abrí las alas para volar y de nuevo renacer

entre cenizas sacudidas en mi resurgir,

abrí las alas antes de partir, y abatir al querubín,

el cielo aguardaba las alas tronchadas de otro ángel;

pero el cielo siempre puede esperar, el final para los cobardes.

El punto final siempre puede esperar, siempre a tiempo de rubricar

no está escrito el final sino el principio en otro curso de mi universidad,

donde se doctoran acordes de mi latir, por el principio de los valientes

allá donde retumban en pecho firme y caletre,

cuando se abandona la partitura de un réquiem, el silencio

por plisar, esa inesperada melodía ausentada

que a cuchillo el romancero se abrió en canal

para destripar al penitente, el que sintió pena, angustia, y soledad.

Abrí las alas al ritmo de este compás,

entre la angustia, el castigo y soledad.

Gracias a ti no hay muerte sino mudanza,

allá donde vivo la vida, la de la esperanza…

Hacer posible lo imposible, es poder con esto y con mucho más;

y confieso que te amo no por amarte

incluso por ti amo como a mÍ mismo debo amarme,

como profundo credo ancorado que se encontraba

en el lacustre fango, de mis penas que tú ahogaste.

Confieso que podría amarte hasta lo inconfesable.

Incluso algún día, el de mañana, cuando ni vocales

ni consonantes rimen, confesaré que te amo, no por amarte.

Confieso que perdí mis memorias del pasado por presenciar

ya soy presente auxiliado, y a dentelladas

muerdo y trabajo en mi remedio de no ausentarme

con el fin de no aburrirme, porque solo se aburre el pasado

el presente ya es posible, el pasado olvidado, y el futuro por rubricar.
leer más   
5
3comentarios 58 lecturas prosapoetica karma: 59

Sinsabores ajenos

Me encuentro
perdida en el tiempo
barriendo el silencio de las esquinas,
como si fuese gratis vivir
ocupo un espacio en la nada
gasto lo que no tengo
en sinsabores ajenos.

Grito al cielo
al verme marchitar
en el reflejo de su ocaso.

Tras las sombras
me hago cenizas
de lo que un día fui
sin más culpa que la mía,
soy cómplice
dejo la puerta abierta
las balas en la recámara
enmudezco los pasos
apunto yo misma.

Entre dolor y frío
hago de este atardecer
el cielo más nublado.
leer más   
15
3comentarios 83 lecturas versolibre karma: 105

La piedra de Venus (con @Sarrd8r)

La neblina me cubre,
la arrastra
una bandada de lubinas
ladrando a un vacío
perseguido por un gato
que hace sonar la flauta
del mundo silencioso.

Suena el coro
de coral gris de voces
cuál manto de hojas cenizas,
saltamontes de Hamelin
que bailan al son de la flauta,
violines y demás música
tarareada por el sombrero
huérfano de conejo.

Se abre la madriguera
perforando el cielo,
la cavan setenta y tres mariposas
que me aspiran
con sus espirotrompas desplegadas
como matasuegras de feria.

Huracanes aleteados
en el pecho de los buenos días,
margaritas con olor a camelias
dibujando sonrisas en las nubes
que balan lluvia entre los rincones
de éste prado donde tumbado
sobre tu sombra,
mis ojos dibujan tu recuerdo
entre ranas cantarinas y lagos de alegría verde.

Me fundo con tu sombra
a la luz de las luciérnagas,
somos oscuridad brillante,
manchas negras
en la piel de una salamandra,
seres anfibios,
puntos de fuego bajo aguas
que respiran a través de lirios.

Purpurina de sentidos en peregrinación,
cual procesionaria funambulista,
tu rostro envuelto en mantilla
tejida por las libélulas de mis silencios,
manto tupido en planetas fugaces
donde los dos fundiremos nuestros futuros
amalgamando el acero de la memoria
con la esmeralda de nuestro deseo.


Be3Al2(SiO3)6

.*.*.*.*.*.*.*:*.*.*.*.*.*.*.*,*.*,*,*,*.*.*.*.*.*.*.*.*.*,*.*.*.*.*.*.*.*.*.*,*.*.*.*.*.*.*.*.*.
***********************************************


En colaboración con Santiago (@sarrd8r) para quien en el mundo sobra mundo y falta cielo, y con lo que no puedo estar más de acuerdo. Gracias por permitirme cavar este cielo sobre el mundo con tus letras.

.
leer más   
19
27comentarios 160 lecturas colaboracion karma: 106

Cantos

Las victimas perecen y los corazones se pudren, los cabellos se caen.
La bandera hondea, el grito y su eco a lo lejos suena ¡Oh Patria eres ceniza!
Balas de rojo y bocas con hambre, manos de maíz y pasos de guerra.
Gendarmes y escudos, cuerpos en el asfalto y seducción en las palabras.
Tronos de oro y casas de madera ¡Patria me dueles!
Fronteras internas, proletariado ciego de nacimiento y colonias de adobe y lamina.
Monarcas que emigran al norte; en el sureste, hojas de palma como cobijas.
Soles nuevos, lunas viejas, días de siempre, ríos de noviembre.
Montañas escondidas a la vista del buitre, metáforas del azteca.
Mayas exiliados, cristianismo florece en los burdeles del epicentro.
Ciudad desprotegida, pueblo resignado, morenos de canela olvidados,
bolas de algodón para curarnos, fuego del imperio para llorar con nuestros cantos.
4
2comentarios 131 lecturas prosapoetica karma: 45

Amanece Europa, Europa oscura

INTRO

Empieza el día,
un nuevo día.
Vuelve a salir el sol
y las nubes.

Amanece Europa, Europa oscura.

Empieza el día
en la tierra empapada en sangre de siglos.
Demasiada sangre para tan poca tierra.
Alquitrán no es tierra.

Amanece Europa, Europa oscura.

Guerras mundiales, española,
Primavera de Praga, Mayo francés,
Balcanes, Chechenia, Grecia, Tarajal, ...
Mare Mortum: mortaja azul estrellada.

Amanece Europa, Europa oscura.

Primavera árabe,
invierno de sangre,
esperanza,
traición.

Amanece Europa, Europa oscura.

‘Miré al mar podrido
y de él aparté los ojos;
miré la cubierta podrida,
y allí los hombres muertos descansaban.'*

LA HUIDA

Amanece Europa, Europa oscura.

Huyen para encontrarnos,
huimos y no nos encontramos.
Su presencia, nuestra ausencia.
Su suerte, nuestra muerte.

Amanece Europa, Europa oscura.

Angustiados,
asustados del porvenir,
desalojados del presente,
¿de 'nuestra' casa?

Amanece Europa, Europa oscura.

Viento frío tras sus nucas,
brisa gélida a la llegada.
¿Quién eres tú, Europa,
para decidir su destino?

Amanece Europa, Europa oscura.


'Cerré los párpados y cerrados los mantuve,
y sus globos latían como pulsos;
porque el cielo y el mar y el mar y el cielo
yacían como un peso sobre mis ojos cansados,
y los muertos estaban a mis pies.'*

EL VIAJE

Amanece Europa, Europa oscura.


La sórdida luz de la mañana ilumina
rostros sin ojos y sin boca,
rostros que nos miran y preguntan,
rostros sin.

Amanece Europa, Europa oscura.

Esa temprana luz refleja en el Mediterráneo
momentos oscuros de vida,
luminosos como el sol.
¿No temes la oscuridad?

Amanece Europa, Europa oscura.

El tranquilo murmullo del mar distante
nos habla de tu silencio culpable.
Tripulación espectral
al albur de ninguna brisa.

Amanece Europa, Europa oscura.

'De sus miembros se deshacía el sudor helado,
no estaban podridos ni olían:
la mirada con que me miraban
nunca se desvanecía.’*

LA MUERTE

Amanece Europa, Europa oscura.

El cadáver y ella buscan la costa
en el océano sin brisa.
¡Si ella supiese qué camino tomar!
Él, sí.

Amanece Europa, Europa oscura.

Ella grita
sangre y dolor
desde el útero.
Sordo eco de las olas.

Amanece Europa, Europa oscura.

La luna escupe una mínima luz
que impregna en silencio la inmóvil estela.
Ella se aferra al cuerpo del niño muerto; él llora.
Iluminados.

Amanece Europa, Europa oscura.

Los niños se ahogan
con ojos abiertos de inocencia;
Tú, Europa, observas
con ojos cerrados de vergüenza.

Amanece Europa, Europa oscura.

¡Tantos hombres y mujeres!
¡Tanta hermosura vibrante!
Muertos bajo el lastre
de la esperanza y promesas incumplidas.


Amanece Europa, Europa oscura.

'Desperté y navegábamos,
como con buen tiempo:
era de noche, noche calmada, la luna estaba alta,
y todos los muertos juntos seguían.'*

LA LLEGADA

Amanece Europa, Europa oscura.

En la playa del Tarajal
cada brazada entre las olas
difumina la esperanza
asesinada por disparos de pelotas.

Amanece Europa, Europa oscura.

Ignoras el cuerpo blanco de mujer escupida en la arena,
lamentas las lágrimas de hombre en la playa, vacío,
cantas nanas a niños gaseados,
robas bebés recién llegados.


Amanece Europa, Europa oscura.

En las afiladas concertinas
bañadas en sangre
cuelgas llorando, habibi,
frente al campo de golf marca España.

Amanece Europa, Europa oscura.


'Todos seguían juntos en la cubierta,
y mejor hubieran estado en un calabozo sepulcral:
y todos me clavaban con sus ojos de piedra,
que a la luna brillaban.'*

ECOEUROPA


Amanece Europa, Europa oscura.

Ni viva ni muerta.
Oscuro recuerdo de lo que fuiste.
Ruinas de ti misma.
Campo santo amurallado, vallado, alambrado.

Amanece Europa, Europa oscura.

Ecoeuropa.
Ecomuertes recicladas en el Mare Mortum.
Arbeit macht frei. Take Back Control. On est chez nous.
Economía.

Amanece Europa, Europa oscura.

El coste de la vida
sube y sube.
El valor de la vida
baja y baja.

Amanece Europa, Europa oscura.

El pirata financiero os vende, nos vende
cada vez más caro.
El pirata multinacional os compra, nos compra
cada vez más barato.

Amanece Europa, Europa oscura.

Recién llegados con derecho solo al eco de su voz.
Retórica europea de solidaridad
marchita.
I+D: Indiferencia y desprecio.


Amanece Europa, Europa oscura.


Tierra de cenizas y escombros,
sangre y lágrimas bajo la arena
para no ser vistas.
¡Apaga el televisor!

Amanece Europa, Europa oscura.

Alambres de espino
construyen nuestro futuro: la hipoteca
marcan nuestro territorio: prohibido el paso
señalan nuestro nicho: propiedad privada.

Amanece Europa, Europa oscura.

La Europa de los judíos, maricones y gitanos gaseados
ahora
es
la Europa de los ahogados.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa,
asfixiada y sofocada
por tus propios desperdicios eco-ideológicos
y el hedor de tus muertos.

Amanece Europa, Europa oscura.

Invisibles
que luchan por sobrevivir
y les niegas
su condición de personas.


Amanece Europa, Europa oscura.

Europa hipócrita,
Europa cobarde,
Europa traidora,
podrida de melancolía.

Amanece Europa, Europa oscura.


La solidaridad europea
no descubre, encubre;
no revela, esconde.
Eco-engaña dentro y fuera.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa blanca
que escupe a los que llegan.
Europa que bosteza
mirando hacia otro lado.

Amanece Europa, Europa oscura.

El exterminio no es solo del cuerpo,
sino del pensamiento,
de la conciencia,
del alma.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa estiércol de una nueva cosecha
abonada con sangre.
Cruces de huesos y lápidas de chalecos
sobre la arena de las playas.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa, sombra de muerte,
grito de silencio,
hogar de muertos vivientes,
dóciles consumidores de nuestra desaparición.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa, ecosupermercado light.
Europa, puta compartida.
Europa, rotonda de muerte.
Europa, ecocementerio.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa sin norte,
Europa sin rumbo,
Europa sin vida,
Europa sin.

Amanece Europa, Europa oscura.

Europa marchita,
Europa espejismo,
Europa preñada de sangre,
boca putrefacta desdentada.

Amanece Europa, Europa oscura.

A pesar de tus remiendos,
las costuras del chaleco de fuerza
en el que estás embutida
saltan por los aires.


DESPEDIDA

Amanece Europa, Europa oscura.

En la noche oscura de lo humano,
amanece Europa,
Europa oscura.
Europa, no en mi nombre.

Amanece Europa, Europa oscura.


estás
anocheciendo.
¡Amanece en las páginas de tus recuerdos!

Amanece Europa, Europa oscura.

Donde solo expresan seguridad
los fanáticos.
¿Somos los humanos un error de Dios?
¿Es esta la Europa que queremos?




*Samuel T. Coleridge, Balada del viejo marinero, Visor de poesía, trad. de J.M.Martín Triana

(Tras la lectura de “La Noche de Europa” de Dionisio Cañas, Amargord Ed. 2017)
leer más   
10
2comentarios 196 lecturas versolibre karma: 59

Turín y sus recuerdos añejos

Una niebla densa como la lluvia
cubría los tejados donde dormíamos,
y los gatos maullaban
baladas de amor, y algún que otro recuerdo.

Se perdieron entre las nubes: el azufre del lamento
y la larga letanía de la escarcha
en un invierno que quema la ceniza
y que de herrumbre lo envuelve todo.

Juntos, tú y yo, y la absorta mirada
de los semáforos en rojo, callados,
en un rubor aurora que maquilla
las heridas del corazón poeta.

La plaza sigue mojada,
y entre los charcos, tus pisadas
llenas de barro y remordimientos
se alejan dando brincos por las rutas del cielo.

Llena la calle queda de pena,
y de entre el lamento y la amargura
nace una azucena blanca
que muere, gris, en la siguiente primavera.

Todo el invierno mudo se queda
en el llano del recuerdo y el azufre;
el infierno más frío en esta noche
de luna llena, que sin ti, se queda vacía.
leer más   
5
5comentarios 52 lecturas versolibre karma: 68

Palabras

Palabras

Palabras,
eternas balas de plata
que se clavan en la memoria;
en el alma negra y gris
y la convierten en oro de treinta quilates.
Quién tuviera el don de la palabra,
y ser capaz con ella de ahogar el mundo
en un leve suspiro de agonía;
y después consumirlo todo a las cenizas
y hacer borrón y cuenta nueva,
como si las palabras no tuvieran fuerza,
como si fueran meras metáforas
que se diluyen en el espeso mar
de la hipocresía y el raciocinio humano.

Me gustaría ser palabra,
de esas que tienen algo que decir,
sustantivo de poder, de acción,
de actuar en el aquí, el ahora;
y cambiar el tiempo verbal
y construir desde el pasado
un futuro para nosotros
sin tener que cambiar de conjugación
y olvidarnos del nosotros.

Me gustaría ser palabra,
de esas que remarcan lo que es nuestro,
adjetivo de necesidad, de esperanza,
del corazón que se calla y no sabe hablar;
adjetivos mudos, pero adjetivos,
que connoten lo que no denotan,
que denoten lo que no se alcanza;
alejarnos de la mera nieve blanca
y ser polvo de estrellas fulgentes.

Palabra, al fin y al cabo;
como un verbo, adjetivo, sustantivo,
contigo como deixis personal,
en el firmamento, espacial,
y una estructura encuadrada
donde el mero pensamiento
se convierta en un eje cíclico
que se reitera hasta el final del texto
donde ya nada queda que decir;
donde las palabras mueren por un punto
Y final.
leer más   
3
sin comentarios 33 lecturas versolibre karma: 29

Eres escribir diario

Ya llovieron tus ojos en mí,
ya no puedo esperar llovizna peor.
Si ya me deshice en ti.

Granizo salió de mis párpados.

Eres tú con las manos entre las hojas y
eres tú con el amor en balas
soy yo con las cenizas tuyas y eres tú con el cuerpo mío.

Siempre he pensado que la vida es el recuerdo que a uno se le escapa de la mano, es la soledad con lentes para vernos mejor
son los suspiros viejos de ese cansado reloj y,
es todo el alfabeto de tu nombre y yo aún seguir con sed.

Es la puerta y la mano
es escribir todas las palabras que podía caber en tu cabello
Y es todos los “siempres” que yo deje morir en tu habitación.

Es el te que la vida nos da gracias a vos

Es la pólvora que agregas a la imaginación del niño y es los “haría cualquier cosa por ti ”relleno de un tintero sin tinta.
Y es los “te quiero” ocultos regados en las macetas vacías.

Y es la misma sangre que obedece a una guerra de un patrón diario
eres tú con la violencia de las palabras y eres tú con los suspiros de uno mismo.
leer más   
5
2comentarios 44 lecturas versolibre karma: 61

41 Refranes y 1 Poema

La tercera es la vencida
y este gato lleva siete
que no cambiará su vida
por salvar a alguna liebre,
que no muere de rodillas
por vivir contra corriente,

como un camarón en vilo
desvelado en madrugadas,
esperando a un ser divino
que lo lleve al mar en calma.
que, aunque no nació torcido
se doblega por tus ramas.
Por probar fruto prohibido
persevera y no te alcanza.
Suenan las piedras del río
pero no eres tu quien llama,
es el tema de delirio
de este loco sin amarras

Te busqué como a una hierva
por mil recuerdos de astillas.
De mi tronco hicieron leña
y te busqué por las cenizas

de un fuego que no existió,
pero resurgí del polvo,
caminé con pies de plomo
sobre el agua de tu adiós.

Peces vi arder en el fuego
con el juego del amor,
luego amor abandonado
de una tienda en bancarrota.

Diablo fue sabio por viejo,
pregunte por tu sabor
me mostró peces ahogados
que murieron por tu boca.

No lanzó palabra al viento
porque al buen entendedor
las palabras van sobrando
cuando a la vista se nota.

Pero es que el amor es ciego
y la razón no es corazón.
Las imágenes hablaron
menos que estas frases rotas.

Una imagen me dijera
mucho más que mil palabras
si en silencio no mostraras
emociones tan sinceras

En el juicio de tu corte
los ladrones me juzgaban
pues fui en hábitos de monje
y abrí el mar bajo tu falta.
Me acusaron en tu nombre
condenaron mi mirada
a cien años en tu escote,
y allí fui pez en el agua.

Se acercó un perro sabueso
Y en su boca trajo el hueso
Que de tu boca provino.
No aceptaste la verdad.
Ya no vengas con un cuento
Ya de ti no quiero un beso.
Al pan no lo llame vino
Al vino no llames pan.

Con mi estómago vacío
probé sopa de venganza
con cubiertos de oro y plata,
pero frío estaba ya.
Por el oro de tu río
yo mate mis esperanzas
Y ahora el hierro en tu cuchillo
me apuñala por detrás.

Una raya más a un tigre
qué más da si es martes trece,
Aunque vengan nubes grises
mi sonrisa está presente
y un zamuro, aunque aterrice,
de mis balas no merece.
mil consejos mis raíces
me inculcaron muchas veces,
viejo y sabio así me hice
y ahora sé por qué la gente
dice tanto eso que dice:
"hierva mala nunca muere".
leer más   
3
sin comentarios 44 lecturas versoclasico karma: 46

Solo un día con tu ausencia

Heridas supuran
Y la pus de tu ausencia
Me ahogan dejándome
inconciente.
Te miro partir
Lentamente
Palabra
A palabra.
Estiró mi brazo para atraparte
Intento, trato e insisto,
Por favor...
Solo quiero que acaricies
La yema de mis dedos.
Los músculos de mis brazos
Se desgarran,
Alaridos flotan por el aire
Cómo una aguja
Te pinchan los tímpanos.
Mi garganta quema
Por gritar, prendida fuego
Pide de rodillas:
-¡Sácame de esta hoguera!
mis ojos, se secan
Volviéndose un cristal
Tan frágil, como una delgada
Rebanada de grafito;
Mientas observan
Reirte en tu propia confusión.
Mis huesos se rasgan
Por que se arrastran por el suelo
Y el frio de tu distancia
Hace que se quiebren,
Qué estallen en millones
De astillas,
luego como balas
Se insertan en mi propio
Corazón, al igual que tus palabras.
El vacío me sujeta los pies,
O lo poco que quedan de ellos,
Las plumas de mis alas
Son arrancadas una por una
Para adornar Tu traje de esmeraldas.
Caigo al abismo que me llama,
La oscuridad me rodea
Junto con el llanto
De los amores perdidos.
Al chocar contra el suelo
Mi columna vertebral
Siente el impacto.
Los discos se rotan
Provocándome
Un ardiente escalafrio
Que recorre mi espalda
Hasta mi nuca.
Solo me encuentro aquí.
La tormenta de arena me arraza,
Las cenizas de lo que fui me cubre
Dejándome paralizado.
Seré una estatua más
Olvidada en tus recuerdos.
leer más   
3
1comentarios 45 lecturas versolibre karma: 42
« anterior1» siguiente