Verso clásico Verso libre Prosa poética Relato
Perfil Mis poemas Mis comentarios Mis favoritos
Cerrar sesión

encontrados: 85, tiempo total: 0.006 segundos rss2

Haiku 3

Menuda joya
de cuero azabache.
Su voz: un filo.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
5
sin comentarios 29 lecturas japonesa karma: 66

Al igual que al tocar mi pecho, escuché los latidos de tu corazón

Cerré los ojos y me obligué a olvidarme de mí mismo.
Y el halo de la tinta desdibuja los límites de tu rostro.
Al igual que al tocar mi pecho, escuché los latidos de tu corazón.
- "Tú y yo siempre estaremos juntos, nunca separados" -
Y extiendo cuidadosamente las hojas que han sido cortadas y arrugadas.
Hasta que apareció otra carta delante de mis ojos (incluso el horizonte.)
También falta la otra mitad de la carta inferior. Un cielo estrellado completo y hermoso..

Siempre escuché el eucalipto cerca del estanque en el lado sur del patio.
Siempre puedo escuchar el crujir una rama en lo más profundo de mis sueños.
Coquetear con un par de mariposas es indiferente.
Las flores revelan tu piel joven.
Pero los dedos del viento no van a tocar.
Las abejas tienen el talento de un geólogo.
Y prefiere lucir su graciosa danza.
En el pensamiento de un pez pequeño, un estanque.


Por supuesto, puede albergar innumerables galaxias extragalácticas.
El tigre chupó suavemente la sangre en el cuello del antílope.
Tiene un precioso color dorado que en mi espalda me quema la retina.
¿Es este mundo realmente ilusorio?
¿A dónde vamos a buscar una escalera para subir?
El cielo es demasiado puro, tal vez no sea adecuado.
¡Las nubes en el medio del cielo no pueden deshacerse del ajetreo y el bullicio de la tierra!
Estoy ansioso por un cielo que se despliega en las nubes.
Una mariposa que vuela fuera de mis ojos.


www.youtube.com/watch?v=olTJf8OyD7A&t=991s




Che-Bazan.España
leer más   
13
5comentarios 70 lecturas versolibre karma: 103

Cazador del mar

Cazador del mar

El sol modificó las aguas, y a tu piel
la hizo cuero con el salitre a cada hora.

La mar concedió el espacio a tu aventura
de redes en puertas, boya auxiliar, línea o deriva.

Te enseñó sus colores, la espuma, la planicie de paz,
la inquietud, la marejada en indómita bravura.

Las aguas errantes, el viento en susurro,
la niebla agolpada, las estrellas ausentes.

Imágenes, paisajes que atrapó tu retina
en esa soledad de sal y humedad…


También te acompaña la irradiante Luna,
el tórrido solar y la grave gaviota.

Lobo, señor del mar, cosechero de las aguas,
el muelle y el hogar velan tu regreso.

El flujo, la marea, te invitan al hacer.
La marcada y dura hora te condenó a partir.

En marcha, el destino es el ruidoso mar
que Dios te signó y lo ciñó a tu oído.

Tu figura se dibuja en cada proa,
en el mástil la bandera es anhelo y es porfía.

El tesón se hace garra, tu esfuerzo espíritu,
y la bravía pasión es tu coraje.

Tu alma reconoce el atracadero, el muelle y la caleta,
del río, sus orillas sin tiempo y el verde.

El descanso teje redes de faenas ya pasadas…
…buscando un después con el alba.

La humeante pipa trae los sueños
que despiertan la mañana del mañana.

Horacio F. Rodríguez Porto
Libro: “Amanecer Crepuscular”
leer más   
5
1comentarios 21 lecturas prosapoetica karma: 78

La poema

Loca por esencia
poesía quiere que la llames
Libertad grita que la apellides,
Independiente y serena
recorre todo bar.

Mareada por historias
que atenta apunta,
Sólo el amanecer
aquieta su indomable pesar.

En toda sombra
reposa silenciosa,
Escucha, comprende
Escribe, llora
Brinda y se duerme.

Sigilosa felina
quieta observa,
No demoran sus obras,
No calla la musa,
Florece alabando a la lluvia.

Zurce de verbos las rimas
con heridas y penas,
Sabe la receta
del caramelo de cada risa,
Sufre el consuelo
agrio de los perdidos amores,
Esconde maternalmente
recuerdos que olvidan errores.

Destella gracia,
Atrae a quien poeta
dice ser,
Si tu mirada con ella cruzaste
desafía tu destino,
Su beso es, del ajenjo, el veneno.

Bajo su capa silente inhalaste
lo que siempre rechazaste,
El grillete lírico te emborrachó,
Convoca a tus demonios
que de algo tienes que hablarles,
Fúmate tu estima siendo, de tus sentimientos, un dictador.

Vicio inquietante,
Imposible escapatoria,
Su fango te atrapa, te chupa
No sales y te rindes a sus pies;
Eres, asumes, en voz alta declamas,
Toda existencia por tus ojos pasa,
Desde este punto, hasta el fin, así será.

Nadie sabe si la eternidad merecerás.
14
10comentarios 94 lecturas versolibre karma: 111

Perpetuidad

Sé que toca su guitarra distorsionada,
porque provoca una lluvia gótica
y el alma danza al ritmo de Lachard D' Noir
sobre plataformas estrambóticas, con su corset negro,
cabello punk de mechones blancos
y pintalabios de morados intensos.

Impresionar a tu espíritu vago, alto y endemoniado quiero.
Introducirme por los agujeros de tu campo santo anhelo.
Extraer lo maligno que recorre por tus venas púrpuras
y escudriñar tus adentros, hasta lograr el blanqueo
de tus ojeras de ángel panda enfermo.
Restar continuidad a la pasión de anticristo abyecto deseo.

Inyectarte fluidos de belladona y musgos en versos.
Activar las estrellas ambarinas
que nunca enciendes en la oscuridad del averno.
¡Darte luz y fe! ¡Qué se encandile Lucifer!
Verter todo lo macabro y algo de tus perversiones.
que contamina tu chaqueta de cuero
y oxida sus tachuelas negras.

Arrebatarte el corazón y trasplantarte uno pulcro;
porque de tanto amarte, corazones nuevos reproduzco.
Cantarte por dentro, hasta la imploración del silencio.
Manosearte intrínsecamente que ni las picaduras
de los cuervos rascarlas puedas.
Lograr la expulsión de la savia putrefacta
que reproducen los murciélagos y hongos descompuestos.

¡Qué bebas de la misma tósiga de tus lamentos!
¡Qué implores la detención del llanto de tus sauces tristes!
¡Qué frente a mi alma enardecida en tu purgatorio te arrodilles,
hasta el arrepentimiento!
¡Qué mi nombre conjurado honres
y ante el jurado pactes tu condenamiento!
¡Qué bajo las parcelas del necrópolis,
tu voz grite afónica de remordimientos!
¡Qué tus pensamientos egóticos no te gobiernen más!

Mío eres, como tu música sacra, tu voz babosa,
tu sombra ceniza y las blasfemias que vomitas.
Mío, como tu definitivo aliento y tus palabras turbias.
Mío, como la mugre de caricias que tus uñas afean
Mío, como tu tétrico y último pensamiento.
Nuestros, como el petricor de las lágrimas.
Mío, hasta el más allá de tus inmundas creencias.

Tan mío, como quien idolatra bajo la luz de las luciérnagas,
a ciertos organismos mágicos y extraños.
Tan tuya siempre será mi alma; la que espera frente al ponto,
con su vestido de viuda negro, sucio, transparente y untuoso.
Mío, la horma de tu cuerpo, hasta las próximas reencarnaciones;
porque nacerás para mí -para nosotros-las veces necesarias
y hasta mis escritos más remotos reconocerás.

Almas mielgas opacas y brillantes.
Te cantaré, te defenderé y aborrecerte no prometo.
Estarás aquí, para corromperme el alma de adoración,
con tan pocos resultados sorprendentes.
Me brindarás oscuridad para ver estrellas en los espejos;
Te surtiré de claridad para contemplar cielos abiertos.
Exprimir tu sangre para vaciarte de mí es imposible;
pues mi propia linfa te proporciona anticuerpos,
absorciona todos tus nutrientes
y procesa la información de tus recuerdos.



5 de noviembre de 2018.
leer más   
17
10comentarios 166 lecturas versolibre karma: 107

En la haima (microrrelato)

Noche en el desierto, voy al interior de la haima. Me meto entre las ásperas y gastadas sábanas, finas de tanto uso. Parece que van a romperse en cuanto las roce la uña del pie. Noto un agradable frescor.
A media noche tengo sed. Asomo la cabeza por entre la rasposa manta que hace de puerta. No hay nadie. La noche oscura me engulle y me siento seco y arenoso. Ni siquiera hay estrellas. Mis manos pasan de ser cálidas a frías, sudorosas, de tacto calloso como las del tejido de la puerta a la que continuo agarrado. La vista se me va nublando poco a poco hasta que me desmayo.
Despierto en el rugoso suelo de la haima cuando un hilillo de agua humedece mi mano. Llueve en el exterior y un lento gota a gota se desliza sinuosamente por la espinosa textura de la pared. Intento cogerlas. Siento el frescor del agua atravesando mis dedos. Los chupo ávidamente dejando que mi seca lengua recupere su nivel de humedad vital y me duermo placenteramente.
12
10comentarios 118 lecturas relato karma: 124

Amor a distancia

Contigo yo busco un amor sincero
Que no nos importe el color de piel o lo arrugado que esté el cuero
Te quiero, y a decir verdad es poco
Contigo a mi lado cada día me siento más loco

Por tu cabello , por tu sonrisa
Por tus gemidos tan sensuales que mi piel erizan
Te amo, es verdaderamente natural
Es algo que ni el tiempo ni la distancia podrán borrar

Eres arte, en toda tu esencia
No eres un objeto pero eres digna de apreciar
A pesar, de tu vida distinta a la mía
Si me llevas contigo no me molestaría

Anda, toma mi mano
Demuéstrame que todo lo que he vivido ha sido en vano
Que no hay mejor momento durante todo el día
Que estar junto a ti y estallar de alegría

Abrázame, una, dos, tres veces
Se que cada que lo haces nuestro amor crece y crece
Te siento conmigo, me haces sentir vivo
Por toda la energía que de ti yo percibo

Te amo, y las palabras te quedan cortas
No podría describirte ni aunque escribiera mil hojas
Y pueden pasar años, pueden pasar meses
Volveremos a estar juntos, y se nos pagará con creces
leer más   
7
2comentarios 57 lecturas prosapoetica karma: 88

Destintado

La noche se hace papiro
en los eternos sueños de mis manos,
entre los dedos con los que te amo,
por los orígenes de estas orillas de mi suspiro.
Tinta, ella escribe cuando te miro
en el espejo del blanco durmiente,
ahí él, esperando que mis palabras
rebusquen la musa de la que me inspiro.
Tú, escriba femenina que tanto admiro,
haz que el sol reluzca por los bordes
de esta saga que sobreexcede lo imposible,
lo mágico, lo llano y todo lo que respiro.
Mis velas se tornan en un vampiro,
me chupan el sueño para poder dedicarte
tantas palabras como el Libro de Dios tiene,
tantas como el cielo azul zafiro.
Mi almohada, ahora mesa de mi ancestral retiro,
en ella soporto el peso de mi intelecto,
de mi filosofía, ciencia, matemáticas,
ética y pobres letras de gran poeta al que aspiro.
Pero en todas estas noches que deliro,
por cada una a la mente me llegas,
me vienes hasta vestida de primera humana,
por tu amor, con el que siempre conspiro.

© 2018 Elías Enrique Viqueira Lasprilla (Eterno).
España.
8
1comentarios 85 lecturas versolibre karma: 132

Yo te amo (poema HIndi) હું તમને પ્રેમ કરું છું

EN CASTELLANO

Tanto amo,
tanto amé
y tanto amaré,
que de tanto amor
yo te amo.

Por no ver tus ojos ocultos
que verdean al sol o al mar,
brillan de tanto mirar
y lloran por tanto amar.

TRADUCCIÓN AL IDIOMA HINDI

Huṁ khūba ja prēma karuṁ chuṁ,
huṁ khūba ja prēma karatō hatō
anē huṁ khūba ja prēma karaśē,
tēṭaluṁ ja prēma
huṁ tamanē prēma karuṁ chuṁ.

Tamārī āṅkhō chupāvī na jō'ī
tē sūrya athavā samudra līlā,
tē'ō khūba ja jōvāthī camakavuṁ
anē tē'ō khūba prēma māṭē raḍē chē

CARACTERIZACIÓN IDIOMA HINDI

હું ખૂબ જ પ્રેમ કરું છું,
હું ખૂબ જ પ્રેમ કરતો હતો
અને હું ખૂબ જ પ્રેમ કરશે,
તેટલું જ પ્રેમ
હું તમને પ્રેમ કરું છું

તમારી આંખો છુપાવી ન જોઈ
તે સૂર્ય અથવા સમુદ્ર લીલા,
તેઓ ખૂબ જ જોવાથી ચમકવું
અને તેઓ ખૂબ પ્રેમ માટે રડે છે

Alfonso J. Paredes
Todos los derechos reservados S.C./Copyrihgt
Imagen tomada de internet, cuya fuente es: www.google.es/url?sa=i&rct=j&q=&esrc=s&source=images&a
37
13comentarios 192 lecturas versolibre karma: 146

Mi tentación

Me despierto agitada a media noche. Sé que estás ahí abajo. Sé que eres lo que deseo. Siento escalofríos en el cuerpo, y me muerdo los labios para no gritar tu nombre. Doy vueltas en la cama. Trato de pensar en otra cosa, pero la sensación de ti, me quema por dentro. Empiezo a sudar… mis piernas me tiemblan… y no aguanto más. Debo bajar. Debo encontrarte y decirte de cerquita lo que siento: que este deseo por ti, de sentirte dentro, hace que pierda el control completamente.

Bajo despacio. No quiero que tu dueña se dé cuenta del pecado que juntos viviremos. Quiero saber que eres mío, y que yo soy capaz de enfrentar todo… por tenerte. No me importa el qué dirán, ni las críticas, ni los señalamientos con el dedo… Solo deseo tenerte a ti, y vivir apasionadamente el dulzor de mi mayor pecado resbalando por mis labios… Porque eres miel que acaricia mis sentidos. Me satisface... Me desequilibra, y me saca de contexto. Muerdo mis labios otra vez y acaricio mi cuello al recordarte, que esto, tú y yo lo hemos vivido antes: esa emoción, el saber que solo contigo he sido la mujer más satisfecha… Solo tú, me haces sentir así.

Por fin estoy a pasos de ti. Abro despacio la puerta, y estas ahí... solo, quieto. Te acaricio suavemente, y empiezo a quitar lo que te cubre en silencio, para que nadie se dé cuenta… Sí… Sí… ¡Sí! ¡Te deseaba tanto, mi pecado! Eres la razón por la que no duermo. Eres mi desvelo más hermoso, y solo al sentirte dentro puedo saciar estas ansias locas de vivir nuestro encuentro. ¡Sí! Mmmmmm… Que rico… Te amo… A tu lado no me importa nada, ni nadie. Ni los prejuicios, ni los límites, porque solos estamos aquí, tú y yo, hasta que quedes vació... Beso a beso. Chupada a chupada. Lamida a lamida. Solo al acabar contigo podré recobrar la cordura… Esta noche será única, porque nos tenemos.

Te disfruto salvajemente. Luego despacio voy acariciándote, y oliéndote para tragarme con todos mis sentidos la esencia que sutilmente despides para mí. Terminamos agotados… Tú, vacío. Yo, satisfecha. Es entonces cuando me debo retirar, y regreso a mi habitación, con el sabor de ti, aun impregnado en mis labios. Mi amor secreto. No hay nada que ame más, que tener estos momentos. Satisfecha me acuesto a quedarme completamente dormida, aun saboreando con mi lengua el sabor que dejaste en mí.

Te amo, mi mejor pecado… mi locura… mi tentación por la que mi cordura claudica… mi amado helado de avellanas con chocolate.

Las letras de mi alma.
13
8comentarios 87 lecturas relato karma: 129

A mi zapato derecho (colaboración con @Letizia)

De tela o de cuero
te voy a ser sincero:
antes que andar descalzo,
usarte a ti yo prefiero.

Correr contigo en mi pie
aunque me quedes apretado,
sin ti no voy a ningún lado
por muy apurado que esté.

No importa si eres caro:
lo que ven cuando salgo
no es que hayas sido barato
sino si te traigo atado.

También miro al de al lado
para verlo lustrado
porque a veces sucede
que puede estar manchado.

Hoy tengo que ir a la oficina
usando los mocasines mejores
que a veces uso para ir al cine
o salir en busca de amores.

La marca para mi es lo de menos
a mi me interesa que juego hagas
con el pantalón y la corbata
y que no estés lleno de agujeros.

No hay inconveniencia
si estás en el pie diestro,
sí hace la diferencia
si estás en el siniestro.
leer más   
12
14comentarios 132 lecturas colaboracion karma: 125

Madre de tierra

De punto a punto

hasta llegar a antojo.

Saltos entre estrellas

y en medio mi mundo.

Dos alas cortadas

por sueños desgastados,

y de color la pasión

entre cuero y tejado.

Tajada de coral

flexible, por su alma.

Pura, hecha trizas

cicatrizadas y maduras.

Todo junto sumando

la quemadura.
11
1comentarios 49 lecturas versolibre karma: 114

Hombre fosilizado

A: La que me enseñó a mentir
y a comer con palitos.

Fuiste tú, la que me cargo las venas con promesas
La que me convirtió en inmigrante en mi propio cuerpo,
Fuiste tú, la que me dibujo paisajes grises
y noches con estrellas falsas.
Fui yo, quien se dejó abandonar a la deriva
El que caminaba descalzo y no sentía las piedras que me acechaban.
Fuiste tú, la última nota de mi partitura
y la gota inexistente en el vaso;
Fui yo, el conejillo de indias y el bosque incendiado en verano.
Preferí saltar al Gran Cañón y no a tus brazos,
- para que si ya estaba allí-
Asumí una culpa sin disciplina o enemigos,
una emoción sin cambios en el rostro.
Solo me queda agradecer el látigo de cuero y las malas acciones,
La flor sin pétalos que te regale y el cuadro sin fotos en la pared,
Las horas que duermen a mis pies
y las uñas que me he comido esperándote.
Te agradezco haberte dejado amar,
-al menos a modo de experimento-
Te agradezco los techos agujereados
y las estaciones que no cambian;
Te agradezco que hayas existido
y no me dejaras el cuerpo inconcluso.
Fuiste tú quien me amo, a la manera más estrafalaria
Y yo te lo agradezco;
Aun cuando mis antojos parecen un dinosaurio fosilizado.
Y carezco de notas musicales para completar mi utopía.
leer más   
4
4comentarios 33 lecturas versolibre karma: 78

Voluntad

Lo sucio del cuero de mitómano:
duele en el cuerpo de mujer.

Hay otras, mientras desentierran,
encuentran huesos de un pasado megalómano
en los ojos.

y sí, en el corazón,
el temporizador fotográfico en medida
de primaveras fuera de memorias.

Las puede hacer doler en la orilla de un mar,
en el rincón de un universo muy lejano, en la sonrisa
de una criatura,
en lo femenino de sus manos
y la desproporción sonora de sus pensamientos.

Entonces, arde desde la chispa de un invierno
y se prohíbe no bajar la guardia.

Desde cierto pueblo escondido, una mujer sonríe de verdad.
leer más   
10
sin comentarios 88 lecturas versolibre karma: 105

Una obra de arte

Apareció y sólo era silencio, pero acabó por convertirse en una obra de arte. Con cuidados matices en la voz que le daban el color justo y apropiado. Su mirada era un emblema, un homenaje a la verdad y a la virtud. Sus manos removían todas las palabras que caían entre sus dedos; les daba la vuelta y las devolvía, con las palmas abiertas, a quien antes las había pronunciado. Le gustaba oler. Cualquier cosa nueva susceptible de ser conocida, tenía que pasar por su nariz antes de serlo. Pero lo mejor de todo era su sonrisa. Y es que no sonreía con los labios; su sonrisa era un conjunto de rasgos que se unían al unísono en su rostro, para crear la sonrisa más amplia y sincera jamás vista.

Pero no siempre fue así… al principio, sólo era silencio. Paseaba por los varios caminos de la vida sólo con sus pasos y sus ecos. Decía que oía voces que le hablaban, alejándolo de la soledad que le rodeaba. En realidad, no estaba solo, jamás estuvo solo, pero siempre lo creyó así. Quizás lo que quería era estarlo de veras. Así como algunos niños crean un amigo imaginario, él creaba su soledad imaginaria. Y esas voces que oía, eran sus sueños, decía, que lo llamaban a gritos para irse con ellos. Pero se tenía por cobarde; por un cobarde sin armas suficientes como para dejar atrás su vida y seguir sus sueños. Hasta que un día se cansó de ser silencio y decidió soñar…

Y ese día todo cambió. Recogió las pocas cosas que le podían caber en un bolsillo y decidió cerrar la puerta para jamás volverla a abrir. Ese día, caminó. Caminó hasta bien entrada la noche. Y al día siguiente siguió caminando. Y al otro día, y al otro…. Las piedras y el polvo del camino le fueron animando a seguir. Las mariposas contribuyeron a que su voz tuviera tantos matices hasta entonces desconocidos. Y poquito a poco, paso a paso, la obra de arte se fue creando. Sus ojos se vaciaron de lágrimas y se envolvieron de vida; una capa profunda de vida se iba formando poco a poco, vibrante y ansiosa, cada vez que abría los ojos. Y aprendió a sonreír sin esconderse. Descubriendo que a menudo, si se entrega una sonrisa, se recibe otra. Y decidió coleccionarlas.

Adquirió una bolsa de cuero de color marrón que antes olió. Cada día iba metiendo en ella todas las sonrisas que le devolvían. Cuando una brizna de tristeza se acercaba a su ánimo, no tenía más que abrir la bolsa y dejarse llevar por todas las sonrisas que guardaba. Y entonces decidió adquirir una caja. Una caja para guardar las palabras que iba encontrando por el camino, pero quiso insistir en que la caja no tuviera cierre; las palabras son libres, decía, no tenemos derecho a encerrarlas. Y así, a medida que iba recorriendo camino, iba recogiendo las palabras que encontraba y las iba guardando en la cajita. Pero un día, acabó el camino y se vio frente al mar. Un mar amplísimo y limpio; azul como su esperanza, inmenso como su alma. El alma de una obra de arte hecha sonrisa, hecha mirada... y saltó.

Hay quien dice que en el lugar más alejado del mundo hay un camino de arena que lleva al mar. En ese camino hay, desde hace muchos años, una bolsita de cuero y una cajita de madera que jamás el tiempo ha logrado cubrir. Y hay quien dice que a veces, si el viento lo permite, se pueden oír palabras y sonrisas entre las olas del mar.




(Aviso: a todos los que hacéis tan magníficas prosas....... Ze os pide mil disculpas. He querido hacer un experimento con esta pequeña historia. Sed benévolos, pues es sabido que Ze y la prosa no son muy amigas....... Mil gracias. Abrazos a todos.)
leer más   
29
27comentarios 327 lecturas relato karma: 113

Dentro

Vivo en paraísos de piedra
por cuyas paredes gotean
las lágrimas del tiempo.
Tres abismos por donde dejarme caer
y sin embargo
los pasos arrastrados en plena estupidez
siempre hacia el mismo lago;
el que nunca fue azul,
el que se cubrió de hielo
dejando mis pulmones justo debajo
de la primera capa de tristeza
al borde del suicidio premeditado
que nunca tuvo sentido,
ni palabra,
ni respuesta.

Tantos tiempos revueltos
intercalando años lluviosos,
viviendo noches eternas,
peleando contra días densos,
y todo sin dejar de tejer incertidumbres
para construir certezas
que aún no comprendo.

Pero no me escondo,
no me aporta nada el dejar la puerta abierta
pero no me escondo;
simplemente dejo un velo opaco
en todas las puertas y retengo dentro de mí misma
el alma en cueros.


Es demasiado frío el acero de la argolla
para mi cuerpo.
leer más   
20
6comentarios 89 lecturas versolibre karma: 101

El Cano menor

Nacho en el "Descanso..."
parecía un Sol acotufado
exhibiendo guapo esa melena leonina
todo redondo
chupando plano.
Él sabe...
y se cree su rol de astro
pues con la misma mirada te lo hincona.
Nacho se tuerce y danza
como una liebre-serpiente
sabe esquivar el tiro desde su esquina
posa ante la cámara
brollero e irreverente
tal como lo haría una desnuda maja vestida.
Nacho es un genio y él lo sabe;
pero se lo traga pa' adentro...
él es como una esponja
una fina telaraña
busca y caza en cada hecho
el rastro oculto de una musa escondida
como si un par de moscas le pasasen "Por la cara"
y eso sólo le inspirara "Los amantes"
con ese primer intro a lo más bestial
y de ñapa: un grito electrónico.
Nacho es un pez que le urge fuego
para avivar el agua de su piscis
él es de esos
que siempre lleva en el bolsillo
unas cuantas semillas de culo inquieto.-


@ChaneGarcia
...
leer más   
7
sin comentarios 44 lecturas versolibre karma: 93

Diluvio de gatos negros

¿Ruleta /o ensalada/ rusa?
¿infierno, paraíso,
o un espacio en el cobertizo?
¿un revólver, un tridente
o un tenedor?

¿o una bala bien puesta
en las sienes
del mejor postor?

¿me haces la guerra
o mejor
me haces el amor?

Con este diluvio
de gatos negros
no hay paraguas
ni hay un arca
que aguante.

Y al que le venga el guante
que se lo plante.

Estoy harto
de camaleones monocromáticos
(y esto no va por ti mi amigo Peter)
y de las ratas de dos patas
que duermen de día en mi ático.

Y si los vampiros chimuelos
me chupan la sangre
dejándome cual piltrafa
en el suelo,
ojalá y venga mi abuelo
a bañarme en bloody mary,
o ya que me llueva sangre
del cielo,
y no culpo
quien pique el anzuelo.

Dame dos onzas de consuelo,
y unas tiras de cecina
para el asador.

¿qué si me siento cazador?
pues ando en cacería
de brujas
y que la que mal me hechiza
que se vuelva lienzo
para mi pincel,
o ya de plano
que mejor me haga el amor.


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~
@AljndroPoetry
2018-mayo-10
leer más   
17
25comentarios 174 lecturas versolibre karma: 114

Llegará el día, llegará

Llegará el día, llegará.

Llegará el día en que nos unamos
a las almas de pies doloridos y bocas secas,
a los que caminan cada noche,
durante horas, días, meses y años,
con pasos lentos siempre hacia delante,
atravesando mares, montañas y desiertos,
sin comer ni beber,
sin porvenir ni presente,
sólo pasado arrastrado en sus cuerpos transparentes,
sólo el pretérito que lleva cada uno de ellos en su memoria.

Llegará el día, llegará.

Llegará el día que chupemos guijarros,
que los chupemos para engañar la sed,
y que soñemos para seguir viviendo,
que veamos relumbrar sus almas desnudas
y la muerte que los empuja hacia la vida,
que sintamos como por aquí y allá,
por todos los rincones del planeta,
ascienden los sueños de los humanos.
Todos diferentes, todos aspirando a lo mismo:
al deseo de la supervivencia y
al deseo del futuro arrebatado,
la obsesiva búsqueda de lo desconocido.

Llegará el día, llegará.

Llegará el día en que nuestros ojos lo verán,
verán con sus párpados fruncidos,
nos veremos con ellos escrutando el horizonte
lo descamaremos de espejismos,
el horizonte retrocederá,
retrocederá hasta el infinito,
y tras el horizonte, se perfilará el sueño,
claro y concreto,
y ese día no retrocederá,
no dejaremos que el sueño, el horizonte,
retroceda para perderse para siempre.
Porque no podemos,
no podemos dejarlo perder, por eso,
por eso…

llegará el día, llegará.

Llegará el día en que salgan del agua,
veremos salir los esqueletos de niños y adultos
que recogerán sus pieles,
se vestirán con ellas y se irán hacia su casa cantando,
y los abrazaremos
y lloraremos,
lloraremos de vergüenza por verlos de nuevo,
por no haberlos visto,
por no darles un espacio en nuestra memoria,
por negarles el abrazo,
por impedirles que envejezcan,
que se marchiten delicadamente con el tiempo,
por los años, dulcemente, como nosotros,
por no abrirles la puerta de los privilegiados.
Por todo ello lloraremos
nos desesperaremos
y pediremos perdón
en un gran abrazo que llegará,
que ya debería haber llegado,
que ya tarda,
que debería estar aquí,
donde acaba la historia del hombre
y asalta la crecida de los sueños.

Se abren los cielos
Se abren los brazos
Se abre el mundo
Y ojalá muera el imaginario

Que el llegará sea un llegó,
llegó el día, llegó.
leer más   
15
21comentarios 166 lecturas versolibre karma: 109
« anterior12345